La Municipalidad y los geriátricos

5/7/2020 | 06:00 |

La comuna no aplica tasas, no sanciona ni cierra “depósitos” de viejitos, que están expuestos a una circulación letal del coronavirus.

Por
Miguel Angel Asad
Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

La pandemia, los motochorros, el cuento del tío, jubilaciones congeladas, fondos del Anses dilapidados y pocilgas ilegales -con el eufemismo de “geriátricos”- son un combo perfecto contra nuestros viejos. En la ciudad habría mas  de 300 “hogares” con unos 3.000 viejitos. El señor intendente Gay dijo que solo once serian los habilitados con contralor municipal. 
Recordé que hace  25 años atrás el extinto concejal Sabatini alertó -incluso hubo una causa penal- sobre una organización mafiosa que ostentaba el oculto -pero no tanto- titulo de “compro un viejo”.Eran unos médicos de familia que se encargaban de darles  diuréticos para que la familia, ante la incontinencia, aceptara una internación prolongada en algunos hogares o clínicas "amigas". Un juego macabro en el que a nuestros viejos se los movía o arrumbaba como “peones” en un “fabricado” tablero de ajedrez. 
Para el Municipio de hoy, pareciera que esta área cargada de anomia perteneciera a otra jurisdicción, y que todo pasará sin que nadie se despeine. Fui a la ley 14.263 que regula el funcionamiento de los establecimientos  geriátricos, “debiéndosela tener en cuenta (...) por parte de las autoridades de aplicación” y ”consideración del esencial y superior interés de los residentes de dichos geriátricos”; y que “geriátrico es todo establecimiento que brinde alojamiento, higiene, recreación, atención medica,y en general toda acción que haga al bienestar psíquico y físico de los adultos mayores de mas de 65 años”(Art. 4).
Cada geriátrico debe contar con un director de Salud (Art. 6) que controle estado y medicación del residente (Art. 16). El personal de enfermeras, mucamas, limpieza, con formación y equipos adecuados, barbijos, distanciamiento entre cada cama y  habitaciones amplias. 
El Municipio tiene competencia concurrente con autoridad provincial en la aplicación y fiscalización (Art 11)y en la inspección de los mismos conforme a la Reglamentacion (Art 13). Por decreto 1190/2012 se Reglamento dicha ley y en su Art 4. dice que “no podrán prestar servicios sin la habilitación previa e inscripción en un Registro Unico”. Cada Municipio (Art. 11) debe contar con un área especifica de Registro de Geriátricos. Pero "las inspecciones y fiscalizaciónes corresponden al Municipio junto con Zona Sanitaria o solo (Art. 13 inc. 4). Repárese en este "solo", porque el Municipio que hace alarde con que “en Bahía nos protegemos entre todos” no controla que los residuos patogénicos altamente tóxicos y contaminantes de más de 300 “geriátricos” están siendo mandados en su mayoría al basural municipal para peligro de pobres que, revolviendo la basura, contactan con tales focos infecciosos. 
No fiscaliza, no aplica tasas, ni sanciona, ni cierra “depósitos” de viejitos, expuestos a una circulación letal del virus, que  puede terminar siendo una bomba de mecha corta, tal como propiciaba la señora Lagarde, ex FMI. 
Antes de cerrar esta nota, busqué en una librería la obra  El intendente Gay y su lucha contra los geriátricos clandestinos. Me contestaron: "Perdone Ud, pero libros de ciencia ficción no vendemos”. 
Compré uno de Lao-Tse, que dice: "No hay nada que el no hacer nada, no haga”.

Miguel Angel Asad es abogado.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias