Martes de máxima tensión en Villa Mitre: un barrio cerrado, una ciudad jaqueada

11/2/2020 | 19:22 |

Amenazas de represalia, temor y vecinos armados. La gente que vive o trabaja en la zona del enfrentamiento todavía no sale del estupor.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com

 

   Martes en Villa Mitre. Todavía se respira la tensión del domingo por la tarde, cuando un grupo de hinchas de Olimpo llegó al centro del barrio destrozando todo lo que se cruzaba a su paso. 

   La misma tarde en la que murió Sergio Emanuel Castillo y en la que otro aurinegro quedó tendido en calle Maipú, a metros de la sede tricolor, tras un enfrentamiento con una parte de la facción de Villa Mitre y varios policías. 

   Al grupo de WhatsApp que comparten vecinos de Villa Mitre llegan noticias de todo tipo e innumerables audios. Pero todos se quedan con la amenaza de que, después del entierro de Castillo, la barra de Olimpo va a volver al barrio para seguir rompiendo. 

   Todos se alarman. Las persianas de los comercios se cierran. Los vecinos se aconsejan no salir. Y las calles, que siempre están llenas de vehículos, se inundan de soledad.

   Pocos quieren hablar con los medios y los pocos que lo hacen confiesan que están armados: tienen miedo y están dispuestos a defender lo suyo.

   Sobre Falucho y Maipú, frente a la estación de servicio, una mujer se asoma con su bastón. Cuenta que se llama Raquel y que el domingo de la tragedia fue a tomar un helado a las cinco esquinas y a su hijo con discapacidad le rompieron el auto. Pese a todo, no tiene miedo: asegura que a sus 84 años no tiene nada que perder. 

   Raquel es la única mujer que se ve en la vereda. A ella también le llegaron los rumores de que “los de Olimpo van a volver”, pero igual sale a tomar aire.

   Enfrente no dejan de pasar patrulleros ante la mirada de los playeros de la estación de servicio, que sentados afuera esperan que algún cliente se anime a pasar. 

   Los trabajadores de la estación cuentan que el domingo la pasaron mal: tuvieron que esconderse dentro del comercio para escapar de los balazos y todo lo que volaba. Cuando lograron salir, todo fue peor: sangre, muerte, llantos, desolación e impotencia.

   --No podemos cerrar, tenemos que trabajar. Pero mirá cómo está todo: no hay autos, no anda nadie, no parece Villa Mitre.

   A media cuadra de la estación, sobre Maipú, la imprenta de Bocha Finucci cuelga un cartel que dice “abierto”. Al fondo, entre las máquinas y el ruido, se lo ve sentado, sereno, ajeno al temor que se respira en casas y comercios vecinos.

   --No tengo miedo y como tengo que trabajar vine —dice resignado y sentado sobre unas resmas de papel.

   Cuenta que la única precaución que tomó fue ir caminando a la imprenta y no agarrar la camioneta, como suele hacer habitualmente. Maipú siempre está llena de autos y el tránsito no corta nunca. Pero hoy la calle está vacía.

   --Con la angustia que pasaron el domingo y las consecuencias en las vidrieras, era obvio que los comerciantes no iban a venir. Ninguno de nosotros merecemos todo lo que pasó.

   El Bocha, como lo conocen en el barrio, fue uno de los testigos de los incidentes y la muerte del domingo: llegó al local después de los disparos pero lo tomaron como parte del procedimiento policía. Entre pruebas y firmas de papeles dejó Maipú a medianoche.

   --Fue una cosa muy fea. Ver a los vecinos llorando porque les habían roto las casas, porque los coches estaban demolidos. Gente de trabajo… A mí me rompieron un vidrio nada más, pero a la veterinaria de la esquina le destrozaron todo. Fue una desesperación, fue tremendo. Espero no vivirlo nunca más. 

   Se acuerda de la preocupación por sus hijos que estaban en la cancha, que poco pudieron disfrutar del clásico pensando que su padre estaba en el cuadra de la tragedia. 

   --No puede ser que unos 300 o 400 tipos tengan jaqueada a una ciudad. La prueba la tenés ahora: un barrio está cerrado a las 4 de la tarde porque amenazaron del otro lado.

    El Bocha cuenta que nunca vio así al corazón de Villa Mitre. Carnicería cerrada. Heladerías cerradas. Veterinaria cerrada. Solo él y la estación de servicio levantaron las persianas en ese sector.

   Pasada una hora, la peluquería también se anima a abrir y de a poco empiezan a llegar algunos proveedores a la imprenta. También se empieza a ver gente caminando. 

   El Bocha prepara unos mates y revisa el celular. Tiene mensajes de allegados que están preocupados por él. Responde que está bien y que no escuchó por las máquinas. 

   Se da media vuelta y vuelve a lo suyo: la imprenta de su papá, el trabajo que lo mantiene en pie y las máquinas que no piensa abandonar por los violentos que mantienen a una ciudad en vilo.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias