La Argentina, un país paranoico

6/4/2019 | 06:30 |

Por
Miguel Angel Asad

El engaño, la avaricia y la mentira, los "intereses creados" de Benavente campean en nuestra geografía copada por hijos que sin padre -Martín Fierro-   terminamos aconsejados por las conveniencias pícaras del viejo Vizcacha. Luego devino "la Argentina paranoica". En un mundo en el cual quien no tiene información carece de poder. ¿Los Estados más poderosos? Israel,China, Federación Rusa y el Vaticano tienen los servicios de informaciones más poderosos. Perón -que por algo leyó a los clásicos- decía, y decía bien: "Los hombres son buenos pero si se los vigila son mejores". En esta Argentina traspasada por "servicios", espías, cumpas, entristas, inteligencia de la Embajada de EE.UU., entrenamiento militar en el extranjero, agentes de allende la cordillera al servicio británico,suministro de armas en altamar, envío del ARA San Juan a una misión deleznable al servicio de una “multinacional aranguresca”, la asociación con un fiscal de "apariencia impoluta", espías disfrazados de periodistas, periodistas con disfraz de imparcialidad y moralidad corajuda del “gremio de las costureras”, se ha instalado lo que Lillian Helman (dramaturga) calificó muy bien como "tiempo de canallas".
En los "servicios", hay que distinguir al "pluma",  que es un agente que se forma en la escuela de Inteligencia; del "infiltrado" que se mimetiza con el ambiente a ser penetrado y espiado desde adentro. A los que sumar los del Mossad, del MI16 y varios más extranjeros del estilo D’Alesio. La Argentina ha devenido un pais paranoico: todo el mundo lo pasa espiándose porque "sospecha, persigue y se persigue”.Veamos. La primera SIDE la creó Perón en 1946 (Control de Información del Estado), con los "jefes de manzana" que después copiaría Fidel Castro.
Cómo seremos de propicios los argentinos con el tema del espionaje, la información, las escuchas, la inteligencia, etc, que ese control de parte del Estado -Gran Hermano para George Orwell en su libro “1984”- que todo lo escucha, lo ve, lo controla, terminó siendo la serie en la cual millones se ven en un espejo de ocio infecundo y exhibicionismo donde caen todas la barreras de la intimidad. Propiciado desde el Estado, es la política de “las cloacas o el criptoestado” -acuñado por el filosofo italiano Norberto Bobbio- y que en Argentina sirve para englobar a mas de 5.000 agentes de inteligencia, con mas de 3.000 millones de dólares anuales sin rendición de cuentas. Muerte de Pirker, la del Cnel. Seineldin, la de Aldo Ducler o Natacha Jaitt, como el encierro de Elaskar o el “arrepentimiento guionado” con propósito de enmienda de Fariña, o para que la lista de la CD de Boca (Mauricio, Angelici, Quintana, Stornelli, el Juez Lijo o el Fiscal Pollicita- no llamen la atención.
Tampoco que Claudia  Reston de Stornelli integre la planta permanente del Ministro Garavano. Todos entremezclados. Mefistófeles, dueño del caos, la confusión, la paranoia, los servicios y el hambre. "Notables que comienzan con marcialidad y terminan arrojados a las tinieblas”. "Época sin síntesis”, en que la sospecha de los excluidos no tiene res pública que los contenga. No alcanza con un psiquiatra para esta hipnosis fracasada, ni con golpear frenético la mesa para dar énfasis a un discurso disléxico ininteligible.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias