Sergio Hernández: "Siempre me gustó este equipo porque ha hecho las cosas muy por encima de lo imaginable"

Básquetbol

Sergio Hernández: "Siempre me gustó este equipo porque ha hecho las cosas muy por encima de lo imaginable"

17/3/2019 | 07:00 |

Oveja y una charla con La Nueva. a 166 días de su tercera Copa del Mundo. Corea del Sur, Nigeria y Rusia serán los primeros rivales de la Argentina.

Fotos: FIBA

Por Mauro Giovannini / mgiovannini@lanueva.com

(Nota publicada en edición impresa)

   La calma de quien tiene todo controlado. La paciencia de quien sabe esperar. Y la ambición de los que no les da lo mismo trascender o pasar inadvertido.

   Sergio Santos Hernández está a 166 días de anotar su nombre en la tercera Copa del Mundo, tras alcanzar la cuarta posición en Japón 2006 y la quinta en Turquía 2010.

   "Nunca miro mucho para atrás, pero sí tengo claro que con este serán tres mundiales y tres Juegos Olímpicos, uno como asistente. En definitiva, es mucho más de lo que uno imagina que puede vivir en toda su carrera. Si cuando vos empezás querés ser muy optimista, creo que no llegás a imaginar esto. Quizá, cuando decida no dirigir más, haga un poco un balance y les cuente a mis nietos lo que pasó", sostuvo.

   El sorteo, llevado a cabo ayer en Shenzhen, determinó que Corea (sábado 31/8), Nigeria (lunes 2/9) y Rusia (4/9) serán los rivales de la Selección en el grupo B (Wuhan).

   -¿Fue un buen sorteo?

   -No es que el grupo sea accesible, sino que a priori es menos difícil que si nos hubiese tocado Australia, por ejemplo. Pero todo es relativo. Tanto Corea como Nigeria fueron primeros en sus grupos; entonces si nosotros vamos a subestimar la competencia africana como la asiática y si pensamos que un equipo que jugó 12 partidos y ganó 10, es débil… bueno, entonces no vayamos y que directamente nos den la medalla a nosotros. Si vos mirás el H decís ‘guau’, es el grupo de la muerte. Claro que si te toca Estados Unidos pensás ‘me queda una bala’. Si lo mirás comparándolo, podemos decir que nuestro grupo está bien; pero si nosotros los protagonistas pensamos que es fácil empezaríamos con el pie equivocado, subestimando y distrayéndonos. A final de cuentas, lo más importante que hizo Argentina fue seguir manteniendo el ranking. El Mundial se empezó a jugar cuando nosotros hicimos una buena Ventana y fuimos considerados para ser cabeza de serie. Después, el azar nos hizo evitar algún rival más difícil, pero nada más.

   -Ese sello propio que mostró la Selección en las eliminatorias, ¿se debe modificar o perfeccionar para ir a China?

   -Tenemos que tratar de seguir con nuestra idea. Porque si bien es diferente jugar contra equipos europeos, gracias a Dios tenemos varios jugadores en Europa y algunos lo hacen en la Euroliga. Veremos después qué nos depara el Mundial, porque por ahora tenemos uno solo de Europa en la zona. Como grupo, como Selección, salvo Scola, Campazzo y Laprovittola que vienen de torneos anteriores, para los demás son sus primeras experiencias a este nivel. No tenemos noción clara de qué nos podrá pasar cuando enfrentemos a equipos europeos o africanos.

   -¿Entonces?

   -Tenemos que conservar la idea de juego, que es lo mejor que estamos haciendo. Pero no tanto por la idea en sí, porque si no parece que encontramos una fórmula. Lo que tenemos es una identidad marcada: nos gusta ser intensos, dinámicos, verticales; defensivamente buscamos provocar al rival más que protegernos, para generarle la mayor cantidad de problemas posibles, porque después nos gusta correr la cancha y tener espacios. La idea es mantener eso más allá del rival. Por supuesto que después hay tácticas específicas para cada encuentro. Pero la estrategia, que es lo general, debemos mantenerla. Porque además de creer que es la manera, estamos tan enfocados en mejorarla y en perfeccionarla, que nos mantenemos focalizados ahí y no nos hace pensar tanto en el resultado de cada partido. Mi equipo debe estar focalizado en el juego, el resultado viene solo, como consecuencia. Cuando estás pendiente del resultado es cuando empezás a flaquear.

   -¿Qué cambia que, a la vez, el Mundial otorgue dos plazas a América en los Juegos Olímpicos?

   -Cuando vas a jugar no podés ir por un objetivo o por otro. Nosotros tenemos que tratar de jugar el Mundial como si lo quisiéramos ganar. Y tratar de todos los días estar enfocados en jugar cada partido lo mejor que podamos. Está claro que va a haber una plaza para los Juegos Olímpicos, porque la otra va a ser para Estados Unidos. Entonces, podemos hacer un gran Mundial y no ir a Tokio, o podemos hacer un Mundial más o menos e ir igual porque los demás no clasificaron. Lo que tenemos que hacer, para que la energía no se vaya para un lugar que no se tiene que ir, que es mirar a los demás, es enfocarte en hacer el mejor Mundial posible. Obviamente es otro condimento, pero sería muy malo que nosotros le agreguemos cosas a nuestra mente; sería sumar ansiedad. Aunque tenemos claro que es uno de los objetivos trascendentales de este torneo.

   -La gente está ilusionada, ¿vos también?

   -Estoy ilusionado como siempre. Soy un tipo ilusionado. Siempre me gustó este equipo, este grupo. Y cuando hablo de grupo hablo de Ginóbili, Nocioni, Delfino... Porque ha hecho las cosas muy por encima de lo imaginable. Nosotros jugamos la AmeriCup sin Scola, porque se lesionó, y perdimos la final con Estados Unidos en los últimos minutos con un grupo que en ese momento tenía 21 años de promedio. Esos mismos jugadores hoy tienen dos años más de experiencia. Entonces, ¿cómo no nos vamos a ilusionar? En las Ventanas estuvimos muy bien, jugamos con varios equipos diferentes y todos respondieron a la altura. Siempre jugando bien al básquet. No tenemos por qué no ilusionarnos. Yo estaba ilusionado antes de ver el grupo. Y el grupo no me puede desviar. Si nos hubiese tocado otro la ilusión la mantendría igual.

Faggiano, Redivo y el equipo que se perfila para ir a China

   De las Ventanas clasificatorias al Mundial participaron 28 jugadores: Delía (12 partidos), Saiz (11), Brussino (10), Laprovíttola (10), Fjellerup (10), Scola (9), Redivo (8), Deck (5), Flor (5), Giorgetti (5), Campazzo (4), Mata (4), Nicolás Aguirre (4), L. Vildoza (4), Faggiano (4), Mainoldi (4), F. Aguerre (4), R. Acuña (4), Garino (2), P. Quinteros (2), Piñero (2), Balbi (2), A. Cáffaro (2), J. P. Vaulet (2), Sandes (2), Schattmann (2), Berra (1) y Luciano González (1). 

   Los dos bahienses tuvieron protagonismo, aunque es marcada la diferencia: mientras Redivo tiene un pie y medio en China, el aporte de Faggiano parece haber quedado en las eliminatorias.

   "Lucas es uno de los mejores bases de Liga, estaban ausentes Campazzo, Vildoza y Laprovittola, que son los bases que juegan en Europa, y no había muchas dudas (para convocarlo). Podría haber sido De los Santos, fue Aguirre en su momento, pero todos sabemos quiénes son los bases que están en mejor forma en el país. Y Lucas es uno de ellos. Y lo demostró, porque jugó en gran nivel y fue unos de los jugadores que nos ayudó a estar donde estamos", contó Hernández.

   El conductor formado en Estudiantes disputó los dos partidos con Estados Unidos, el de México en casa y el de Puerto Rico de visitante. Allí, promedió 2,3 puntos, 0,8 rebotes, 3,3 asistencias y 2,0 recuperos en 15,4 minutos.

   "Redivo está agresivo como siempre. Es un anotador tremendo, un jugador de rachas que en pocos minutos te puede hacer mucho daño. A veces se diluye un poco porque hace mucho desgaste energético en ese ratito. Encima ahora está con fogueo internacional, acostumbrado a jugar a otro nivel todos los días. Eso es lo bueno que nos da el éxodo. Lucio fue una figura determinante del equipo, sin dudas", admitió Oveja.

   Redivo participó en 8 de los 12 partidos de las eliminatorias, promediando 14 puntos (34,1 % t3), 2,3 rebotes y 1,9 asistencias en 21,3 minutos.

   El escolta con raíces en Pacífico, Campazzo, Laprovíttola y Vildoza se perfilan para ocupar la media cancha. Brussino y Garino también armarán los bolsos. Y abajo son fijas Scola y Delía, por lo que quedan tres fichas para ir al Mundial. 

Historial positivo ante Corea del Sur, Nigeria y Rusia

   Rivales. Argentina jugó solo en Toronto 1994 contra Corea (victoria 105 a 83) y dos veces ante Nigeria: Atenas 1998 (triunfo 68 a 51) y Japón 2006 (ganó 98 a 64). Rusia le robó un partido, en 1994 (84 a 64). Los otros dos los ganó nuestra Selección: 100 a 81, en Indianápolis 2002 y 73 a 61, en Turquía 2010.

   A Futuro. Los dos mejores del grupo B accederán al I, midiéndose con los dos que avancen del A (Costa de Marfil, Polonia, Venezuela o China). De allí, dos equipos clasificarán a cuartos de final.

   Cruces. De avanzar, Argentina se medirá en el primer duelo mano a mano con una selección de los grupos C o D, en los que sobresalen potencias como España y Serbia. Con Estados Unidos recién se daría una hipotética semifinal.

   Se sumó el Che. Además de Hernández, habrá otros tres entrenadores argentinos en el Mundial. Ya estaban Julio Lamas (Japón) y Fernando Duró (Venezuela). Y ayer se confirmó que Rep. Dominicana contará con los servicios del bahiense Néstor García.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias