Un equipo maduro y competitivo

“Será un honor salir campeón con estos chicos”, dijo Daniel Correa, el DT de Villa Mitre

2/12/2019 | 16:20 |

Cuando los pronósticos aseguraban lo contrario, el tricolor de la Liga del Sur le dio una lección de fútbol a Liniers, lo venció 2-0 y forzó una final extra para dirimir al campeón del torneo Clausura.

Fotos: Pablo Presti- La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

   Son varios los saludables motivos futbolísticos que llevaron a Villa Mitre a forzar una final extra para definir al campeón del torneo Clausura de la Liga del Sur, después de ajusticiar a Liniers con un 2-0 que no llamó la atención si repasás el encuentro y comprobás la practicidad del tricolor para llegar al gol y quebrar al adversario.

   Yo digo: este Villa Mitre, con mayoría de pibes, demostró ser un equipo maduro, bien plantado y con una atildada generación de juego.

   Su técnico, Daniel Correa, le agregó: “es un elenco completo, pensante, ordenado, que cubre bien los espacios y que sabe perfectamente como ejecutar la estrategia de juego”.

   La “Villa”, con un plantel joven (la edad promedio es de 21 años) y educado futbolísticamente, fue valiente en cancha del “Chivo”, aunque Correa, medido en sus palabras, aseguró que la idea es la misma de siempre, la que, como cuerpo técnico, vienen pregonando desde principio de año.

   “El cuidado del balón es fundamental, aunque los jugadores entienden también que hay momentos donde se deben poner el overol y bajar alguna marcha. El equipo es súper intenso, pero no por eso tiene que ser siempre vertiginoso. Con las lesiones de Harnst y Bustos perdimos 24 goles, y sin embargo continuamos siendo competitivos. Mientras sigamos teniendo como referencia el arco rival, vamos a ganar más partidos de los que podemos llegar a perder”, sostuvo el “Tero”.

   “Antes que nada el orden, después la impronta de cada jugador. Desde 2017 venimos forjando el carácter de estos jugadores, y ahora los estamos disfrutando. Aunque estos chicos, sin la ayuda de los grandes, de los profesionales que actualmente componen la plantilla del Federal A, no podrían estar viviendo semejante presente. Recibimos muchas críticas sobre nuestra forma de proceder, pero jamás le soltamos la mano a estos pibes”.

   Y tiró una frase que lo identificó muchísimo con su etapa de formador, de su paso por Liniers, Olimpo, Tiro y ahora Villa Mitre.

   “Para que un chico aprenda a cruzar la calle lo primero que tenés que hacer es acompañarlo, para que sepa como es y para mostrarle el camino”.

   —Algunos chicos crecieron de golpe, como Braian Ramírez, Enzo Vallejos, Luciano Harnst...

   —En el Apertura llegamos a la final con futbolistas de peso y experiencia, los que ayudaron y mucho en el crecimiento de los jugadores que nombrás vos más Antón (Marcio) y Erbín (Marcelo). Estos chicos se hicieron hombres jugando al fútbol, respetando una idea y también un estilo de vida. Y están convencidos de lo que quieren.

   —Parte de la estrategia es forzar el error ajeno y a partir de ahí originar una situación de gol. ¿Estoy en los ciertos?

   —Parte del libreto es conocer los puntos flojos del rival para saber cómo y por donde lastimar. El equipo no puede estar estático y todo lo que hacemos es pensando en el arco rival. No siempre se puede, pero tratamos de defendernos lejos de nuestro arquero y con la pelota en nuestro poder.

   —Aunque Villa Mitre salga campeón liguista, tu mayor logro será que varios de estos chicos lleguen al Federal A...

   —Trabajamos para eso; sin lugar a dudas sería el mayor logro. Apelamos mucho a la mentalidad y al estado anímico del jugador, porque estamos hablando de saltar dos categorías. Para ser profesionales, además de jugar bien, deben prestarle atención a su físico, a la alimentación, a la idea de ir depurando errores y complementando su juego.

   —El domingo se juega la final extra, la definitoria: ¿de quién es la presión, quién va de punto y quién de banca?

   —Cincuenta y cincuenta. Villa Mitre viene jugando de una manera, ¿por qué cambiar? Liniers es un excelente equipo y tampoco va a modificar nada. La clave será que uno anule al otro, y por eso creo que los arrestos individuales y la fortaleza mental serán factores preponderantes.

   “Si nos toca, será un honor salir campeón con estos chicos, por el trabajo que se hizo y porque el rival es Liniers, para muchos el mejor equipo de la actualidad. Y si no se da, el premio al tremendo año que tuvimos será la evolución de estos jóvenes”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias