Ratificó su versión

Abusos, golpes y vejaciones: el crudo relato de una de las víctimas del Clan Benítez

22/10/2019 | 11:08 |

Andrea Santa Cruz declaró durante 3 horas y se refirió a los vejámenes que sufrió por parte de Fernando Benítez.

Los imputados Nélida Llanos y su hijo, Fernando Benítez, en la jornada inicial del debate oral. (Fotos: Rodrigo García-LN.)

   Andrea Santa Cruz, una de las presuntas víctimas del Clan Benítez, declaró ayer durante 3 horas en la primera audiencia del juicio oral en la que brindó detalles de su presunto cautiverio en el domicilio de los procesados, y sobre los abusos sexuales y agresiones en su contra.

   Por los hechos en perjuicio de Santa Cruz y Aldana García, están siendo juzgados los hermanos Fernando y Gonzalo Benítez, y su madre Nélida Llanos.

   Gustavo Avellaneda, abogado querellante de la joven, indicó que su asistida "ratificó" la versión esgrimida durante la etapa de instrucción de la causa.

   "Le costó muchísimo hablar, pero habló y contó lo que vio. Se refirió a los daños que le provocó Fernando Benítez, los abusos sexuales a la que la sometió y que la obligó a consumir droga, la golpeó, la pateó, la lesionó en la cara y la fracturó", dijo Avellaneda.

   "Por los golpes sufrió la desfiguración de su rostro. Contó que Benítez hizo que sus perros la mordieran, y que no la alimentaban ni le daban bebida", agregó.

   Santa Cruz también relató frente al Tribunal en lo Criminal Nº 1 cómo se produjo su llegada a la vivienda de los acusados, en Güemes al 3700.

   "Declaró que al principio se contactó con Fernando por Facebook, salieron de novios 10 meses y se fue a vivir con él a su casa. Cuando la empezó a golpear, la madre de Benítez la ayudó a irse", expresó el letrado.

   "Un tiempo después Fernando la contactó por Instagram para devolverle una mochila con ropa y la hizo venir a Bahía".

Estaba "obsesionada" con él

   La chica, quien reside en Punta Alta, vino sola a esta ciudad sin avisarle antes a su familia y sin teléfono, según afirmó Avellaneda en base al testimonio de su clienta.

   "Ahí hay un espacio gris que no me lo creo mucho, porque para mí ella estaba obsesionada con el pibe. Ella relató que cuando llegó acá, Benítez no la dejaba irse. En ese momento empezó la segunda parte de esta odisea", explicó el patrocinante de Santa Cruz.

   "Se encontró con que Benítez ya estaba viviendo con Aldana. Él le dijo que era la novia y obligó a Andrea a quedarse; así comenzó esa convivencia de a tres", añadió.

   El entrevistado describió a su patrocinada como una persona "sumamente sumisa", quien no pudo oponer resistencia ante los vejámenes a los que estaba siendo sometida.

   Andrea comentó además que el sujeto la violó vía vaginal y anal, y la obligó a practicarle sexo oral.

   "Dijo que vio cuando Fernando también abusaba sexualmente de Aldana. Los tres vivían en la misma habitación", manifestó el vocero.

   "Andrea afirmó que en esos momentos Gonzalo Benítez y su madre estaban presentes en el domicilio, pero no participaban. Así quedó demostrado que el menor de los hermanos y su mamá tenían conocimiento de los hechos porque ambas víctimas gritaban, aunque nunca los impidieron".

Llanos llamó al 911

   La declarante refirió asimismo que en una ocasión Llanos le suministró "agua oxigenada" para desinfectar una herida en su pierna, producto de la mordedura de uno de los perros que había en el lugar.

   "Mi asistida declaró que la mamá de los Benítez fue quien llamó al 911 para pedir una ambulancia y que rescataran a Andrea, que fue hallada en el patio de la casa", indicó Avellaneda.

   Antes de escucharse el relato de Santa Cruz, la fiscal de delitos sexuales Marina Lara pidió al tribunal que se desalojara de la sala al público y la prensa, petición que fue aceptada por los jueces.

   En este momento está declarando Aldana y previamente el tribunal escuchó a los padres y la hermana de Santa Cruz, así como al padre biológico de García.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias