Diálogo

19/8/2018 | 11:51 |

   En el fondo no hay nada nuevo en torno al escándalo de los cuadernos K. Los funcionarios corruptos, el sistema corrupto, los empresarios de toda estirpe corruptos, la patria contratista, la política como negocio, los partidos voraces, la justicia activa a veces y a veces inmóvil.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   La Argentina de los últimos cincuenta a sesenta años. Nada nuevo. Simplemente, que todo eso que circulaba por cañerías subterráneas que muchos conocían y la mayoría sospechaba voló por el aire y tiñó nuestra realidad con el olor oscuro de la histórica tragedia nacional. En este sentido, solo puede decirse que ojalá rindan cuentas frente a ley.

   El problema de fondo es, como siempre, en la Argentina, el futuro. Y aquí es donde será necesario que los principales actores políticos, económicos, sindicales y sociales de todos los niveles de gobierno no sigan siendo oportunistas espectadores de esta tragedia, sino gestores de un gran acuerdo que permita seguir adelante. El país necesita de dirigentes capaces, de empresarios productivos, de sindicalistas defensores de los trabajadores y de organizaciones sociales que ocupen lo espacios que abandona el Estado.

   Hoy, la Argentina atraviesa una profunda crisis, una crisis transversal que no es solo moral, sino política y, por supuesto económica y de la que no sea sale sin diálogo, porque en la grieta no hay hay otro camino más que seguir yendo hacia el fondo.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias