Migrantes: acuerdo de fraternidad

7/7/2018 | 06:30 |

por Sofia Bouderbala

El Consejo Constitucional de Francia  dictaminó este viernes que las personas que ayudan de forma  desinteresada a migrantes indocumentados no pueden ser  enjuiciados, consagrando de esta manera el “principio de  fraternidad”.
“Al igual que la libertad y la igualdad, que son los otros dos  lemas de nuestra República, la fraternidad deberá ser respetada  como un principio constitucional por los legisladores y podrá ser  invocada ante las jurisdicciones”, dijo a la AFP Laurent Fabius,  presidente de esta jurisdicción que controla la conformidad de la  ley con la Constitución.
Por lo tanto, el Consejo Constitucional ordenó a los  legisladores modificar antes del 1 de diciembre de 2018 varios  artículos de ley que castigan la ayuda a la circulación y estadía  de extranjeros sin papeles, ahora considerados inconstitucionales.
En cambio, el Consejo Constitucional reafirmó que “la ayuda a  la entrada irregular” de migrantes sigue siendo castigada por la  ley francesa.
Esta decisión, que fue tomada en un momento de tensión en  Europa entorno a la inmigración, responde a un requerimiento de  Cédric Herrou, un agricultor que se ha convertido en el símbolo de  la ayuda a los migrantes en la frontera franco-italiana, y que  exigía la abolición del “delito de solidaridad”.
“Es una inmensa victoria (...) que prohíbe castigar actos  puramente humanitarios”, celebró el abogado de Herrou, Patrice  Spinosi, en declaraciones a la AFP.
Herrou y otro militante habían sido condenados por la justicia  por haber ayudado a inmigrantes en situación irregular que habían  atravesado a pie la frontera desde Italia.
Es la primera vez que el Consejo Constitucional consagra el  “principio de fraternidad”, recordando que “el lema de la  República francesa es Libertad, Igualdad, Fraternidad”.
“Del principio de fraternidad deriva la libertad de ayudar a  los demás, con fines humanitarios, sin considerar si su estadía en  el territorio nacional es legal”, reza la decisión.
La mayoría de principios generales del derecho francés fueron  aprobados después de la Segunda Guerra Mundial y es muy raro que  se aprueben nuevos.
Los dos activistas que recurrieron al consejo habían sido  condenados por la justicia francesa por haber prestado auxilio a  migrantes indocumentados en el valle de la Roya, en la frontera  entre Francia e Italia, cerca de una ruta por la que transitan  cada día migrantes que buscan refugio en Europa.
Desde 2015, varios habitantes de este valle prestan asistencia  a migrantes que llegan de Italia. Se trata principalmente de  africanos que huyen de la inestabilidad que reina en sus países.
Ante los tribunales, Herrou explicaba que lo hacía como un acto  “político” ante el “sufrimiento” de familias enteras frente a un  Estado “que puso fronteras” pero que “no asume en absoluto sus  consecuencias”.
Los legisladores tendrán por lo tanto que modificar el artículo  622-1, que castiga la ayuda a la entrada, circulación y estadía de  indocumentados con cinco años de cárcel y una multa de 30.000  euros.
En su decisión, el Consejo precisa que se puede ayudar a los  migrantes sin papeles con “consejos jurídicos, alimentos,  alojamiento y atención médica (...) o cualquier otra ayuda que  busque preservar su dignidad e integridad física”.
Esta decisión fue tomada en un contexto tenso sobre la  migración. La semana pasada, los dirigentes de la Unión Europea  (UE) adoptaron un abanico de propuestas para hacer frente a la  llegada de migrantes, incluyendo la creación de “centros  controlados” para migrantes, de carácter voluntario, en suelo  europeo.
No obstante, varios países han rechazado instalarlos en su  territorio.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias