En el Día de la Madre

Mujeres en acción: les dan a sus gremios el toque femenino que precisan

23/10/2018 | 09:50 |

En su actividad diaria despliegan todos sus conocimientos al servicio de los afiliados. Ocupan espacios importantes y se manifiestan como personas con capacidad de saber escuchar y resolver problemas. Y también son madres.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

   Son madres, abuelas y trabajadoras. Con capacidad y voluntad acompañan las gestiones gremiales desde un óptica diferente, y cumplen un rol fundamental.

   La referencia es para Susana Vera (SMATA), Rosana Modarelli (ATSA), Sandra Ponce (Petroquímicos), Alejandra Araya (Empleados de Comercio), Liliana Cañadas (Municipales), Viviana Marfil (ATE) y Alejandra Pretini (Petroquímicos).

   --¿Cuándo y porqué tomaron la decisión de sumarse a la comisión directiva?

   --Susana Vega: "Empecé de muy joven. Tenía 22 años cuando me sumé como delegada. Fueron años de ir a reuniones sola y de aprender. Esto es una vocación, porque si no es prácticamente imposible poder equilibrar el trabajo y la familia. Y de a poco me fui incorporando a la vida diaria del sindicato, hasta que en 2008 Carlos (por Moreno Salas) me propuso ser parte de comisión directiva".

   --Rosana Modarelli: "La influencia de mi padre (Hugo, actual secretario general) tuvo mucho que ver, porque en mi casa se respira gremio y se habla permanentemente del tema. Estoy desde 1990 a su lado, primero cumpliendo funciones técnicas, ya que soy contadora. Y luego me fui involucrando en el día a día, donde hay que tomar decisiones en cada momento".

   --Sandra Ponce: "En 2007, con Julio Leguizamón, se logró la afiliación de las mujeres al gremio. A los 2 años fui elegida delegada, pero antes hubo luchas muy duras, en las cuales la empresa en la que me desempeñaba no nos dejaba afiliar".

   --Alejandra Araya: "Era delegada en el último período de Ezequiel Crisol y luego me convocaron para participar de la comisión directiva en la lista que presidía Miguel Aolita. Para mi fue un orgullo".

   --Liliana Cañadas: "En 2014 empecé a trabajar como delegada en el gremio. Me fui integrando de a poco, luego me invitaron a participar de congresos y cursos de capacitación. Me gustó la propuesta que me hizo Miguel Agüero. Soy secretaria de actas desde el 28 de diciembre de 2016".

   --Viviana Marfil: “Empecé como delegada, seguí como miembro de comisión y ante una intervención asumí como secretaria general de ATE en 2004, y me fueron ratificando en posteriores elecciones. Al principio tenía mucho miedo, mucho por aprender y mucho que caminar. Por entonces estábamos en una oficina que nos prestaba el Hopital Penna; hoy tenemos casa propia, dos escuelas y un gremio abierto 12 horas por día. De 280 afiliados pasamos a casi 2.000 actualmente".

   --Alejandra Pretini: “La propuesta me la hizo el Sindicato de Petroquímicos y accedí porque admiro el trabajo que llevan adelante. Será mi primer período en la próxima conducción de Julio (Leguizamón)”.

   --¿Qué rol cumplen actualmente?

   --Susana Vega: "Soy secretaria administrativa. Estoy en la oficina de afiliaciones, tanto de sindicato como de obra social. Y a cargo de toda la comunicación con SMATA central".

   --Rosana Modarelli: "Soy secretaria de turismo, pero ATSA tiene una particularidad, que es que todos hacen de todo y que los cargos no son relevantes para tomar decisiones. Tenemos una comisión con mucha diversidad y eso es bueno para que el debate fluya.

   --Sandra Ponce: "Soy secretaria de organización, así que tengo mucho trabajo, porque todos los eventos pasan por mi espacio. Por ejemplo, fiestas de fin de año y actividades deportivas y sociales, como el Día del Niño, el de la Tradición y de la Mujer. También integro la subcomisión de mujeres. Participamos de encuentros y distintas actividades benéficas y deportivas.

   --Alejandra Araya: "Trabajo en Acción Social y mi rol es mantener un contacto directo con el afiliado para evacuar sus necesidades. Preguntarles cómo están siendo atendidos o agilizar un turno en caso de urgencia, entre otras cuestiones. Una especie de intermediaria entre la Obra Social y el afiliado.

  --Liliana Cañadas: "El rol de contener y ayudar. La realidad indica que muchos compañeros nuestros no están bien en este momento. Se intenta paliar la situación y dar respuesta a las necesidades en materia de contención del afiliado. Por suerte el Sindicato brinda ayua, mediante un kit, para chicos de jardín y estudiantes de todos los niveles, incluyendo los universitarios".

   --Viviana Marfil: “Al principio pensé que no estaba capacitada, pero hemos crecido mucho conformando equipos de trabajo, donde día a día hay discusiones, y donde hemos logrado sumar jóvenes. No acepté ir a la Provincia, porque para mí siempre falta algo por construir. Hoy estoy esperando poder jubilarme, pero me siento muy feliz por lo realizado”.

   --Alejandra Pretini: “Trabajamos en conjunto en distintas tareas asignadas, ya sea eventos culturales, deportivos o trabajos internos. También colaboramos con los comedores aledaños ayudando en diferentes campañas y donaciones. Estamos juntando productos alimenticios par la campaña ' Una leche por una sonrisa', para colaborar con un comedor de Villa Esperanza, unos 70 chicos”.

   --¿Qué aspiraciones gremiales tienen?

   --Susana Vega: Yo ya estoy en vías de jubilarme, así que mi ciclo dentro del gremio está por cumplirse. Mi idea es seguir colaborando desde otra perspectiva, porque realmente el sindicato es un sentimiento.

   --Rosana Modarelli: La verdad que estoy muy cómoda en el grupo de trabajo, porque, más allá que hay un líder que marca el camino y le da su impronta, se puede trabajar libremente, sin condicionamientos.

   --Sandra Ponce: Me gustaría seguir creciendo. Me encanta la función que cumplo, porque es muy intenso y me llena de satisfacciones. Pero siento que puedo dar un paso más, aprovechando que Julio (por Leguizamón) le da muchísima participación y libertad a las mujeres.

   --Alejandra Araya: "Resolver cuanto antes un problema para que afiliado se sienta cómodo con la utilización de su Obra Social. Empleados de Comercio siempre está encima del afiliado, se preocupa y ese ejemplo lo pone de manifiesto el propio Miguel Aolita. De ahí para abajo todos estamos conectados en una misma función y tenemos un lineamiento muy claro".

   --Liliana Cañadas: "Seguir mejorando en el aspecto laboral y adquiriendo mayor capacitación".

   --Viviana Marfil: “Se logró que todos en el gremio tengan consciencia trabajadora, aunque no fue fácil. Hoy cada uno sabe cómo desempeñar su rol de la mejor manera e intentamos seguir creciendo”.

   --Alejandra Pretini: “Mi intención es aprender todo lo relacionado con Acción Social. Capacitarme para poder brindar una mejor ayuda en todo lo que se necesita”.

   --¿Cómo lograron complementar el trabajo gremial con la educación de sus hijos?

   --Susana Vega: Fue una labor ardua, porque mi marido falleció y quedé a cargo de Joan, que hoy ya tiene 20 años. Siempre fijé prioridades, para poder desempeñar bien tanto la función como gremialista como la de mamá. Tuve mucho acompañamiento de mi familia en este camino recorrido.

   --Rosana Modarelli: Tengo dos nenas (Lara, de 13 años, y Victoria, de 8) y me acompañan en este camino que emprendí. Siempre procuré no descuidarlas, por lo que me las ingenio para tener tiempo para ellas. Creo que pasa más por una organización familiar. Obviamente que hay cosas que se resignan, pero siempre estoy cuando ellas me necesitan. En el gremio hay muchas mujeres y casi todas pasamos por lo mismo, así que nos vamos ayudando unas a otras.

   --Sandra Ponce: "Tengo cuatro hijos (Romina, de 30; Juan Manuel, 28; Micaela, 26 y Celeste, de 11). Comencé como personal de maestranza y teníamos un sueldo miserable. Con mis compañeros presionamos para poder afiliarnos y allí nuestra vida cambió. Hasta allí, esos momentos fueron muy duros, porque me iba muy temprano y volvía muy tarde. Mi hija mayor fue la mamá de sus hermanos, porque yo debía traer el pan a casa. Incluso, a Celeste la he tenido que llevar a muchas reuniones sindicales, porque no tenía con quién dejarla. Por eso estoy orgullosa de este presente, tanto de ellos como mío.

   --Alejandra Araya: "Por la edad de mis hijos se facilita bastante. Gonzalo ya tiene 28 años y Bruno, 23; ellos tienen sus respectivas familias y eso me permite poder dedicarle mucho tiempo a mi vocación.

   --Liliana Cañadas: Soy abuela; la etapa dura de crianza de mis hijos ya la superé, aunque siempre fueron maravillosos y dieron una mano en el hogar. Tengo 3 hijos (Jorgelina, Natalia y Sebastián), además de Mauricio, que es hijo del corazón. Y mis nietos son 5: Brunella, Juanse. Blas, Joaquín y Sofía.

   --Viviana Marfil: “Soy madre soltera, pero tengo un hijo (Jonathan, de 33 años) y 2 nietas (Luz, de 11 años, y Lola, de 5 meses). El no está conmigo, trabaja en marketing, pero igual discutimos mucho las cuestiones políticas y sindicales. Verlo crecer y cómo avanza en su proyección es lo máximo”.

   --Alejandra Pretini: “Tengo una hija (Oriana) de 16 años. Ella me acompaña a todos los eventos, porque somos muy compañeras”.

Los mejores regalos

   --"Mi hijo tenía 12 años y desde Tiro se fue en bicicleta hasta el centro para comprarme, con sus ahorros, un masajeador para las contracturas que yo tenía". (Susana Vega).

   --"Un desayuno casero. Les salió muy parecido a los que venden en confiterías. Y a eso le sumaron una carta hermosa". (Rosana Modarelli).

   --"El mejor regalo es tener a mis cuatro hijos reunidos alrededor de la mesa”. (Sandra Ponce).

   -- “Muchos. El nacimiento de mis hijos y luego el de mis 3 nietos: Benjamín, Milo y Elunei". (Alejandra Araya).

   --"Todos fueron lindos y especiales. El primer dibujo de cada uno de mis hijos y nietos los conservo con mucho amor. El nacimiento de cada uno de ellos también fue especial”. (Liliana Cañadas).

   --"El día que mi hijo me dijo que estaba orgulloso de la manera en que ejercía mi rol, tanto de madre como de trabajadora; mencionaba la transparencia y honestidad en mi persona”. (Viviana Marfil).

   --“El nacimiento de mi hija y lo del último año, cuando me sorprendió con un perfume producto de sus ahorros. Eso me emocionó, porque hubo momentos en que la pasamos muy mal”. (Alejandra Pretini).

Supieron ganarse un lugar entre los hombres para dar el toque femenino necesario

   Compromiso, dedicación, responsabilidad y presentismo...

   Todas esas palabras se ponen de manifiesto diariamente en la labor que realizan las dirigentes gremiales bahienses.

   --¿Qué opinión tienen sobre la presencia de las mujeres en el mundo laboral, político, deportivo y gremial, entre otros?

   --Susana Vega: "Yo no soy partidaria de tanto movimiento feminista radicalizado. Me parece que los extremos nunca son positivos. La mujer tiene que llegar a la par del hombre por su propia capacidad y se ha ganado un espacio muy importante. No considero que la vida sea una competencia entre hombres y mujeres, sino que uno debe ser complemento de otro".

   --Rosana Modarelli: "Fue un proceso largo, y se fue dando de a poco. Los contextos familiares cambiaron y eso también influyó para que las mujeres saliéramos al mundo laboral y pudiéramos demostrar que no somos menos capaces. Hoy muchas mujeres son sostén de familia y no les pesa. En nuestro gremio hay gran presencia de mujeres, con una gran participación".

   --Sandra Ponce: "Estuve en el último Encuentro Nacional de Mujeres y la verdad que volví un poco decepcionada. Más allá de que se ha logrado que la mujer sea respetada y escuchada en ámbitos que eran privativos de hombres, no me gusta que ese espacio que fue tan nuestro, hoy esté un poco politizado. Desde hace 33 años, el encuentro siempre fue para tratar problemáticas y buscar soluciones en conjunto. Pero hoy es cada vez más difícil debatir, porque aparecieron opiniones muy radicalizadas. Obviamente que hay talleres muy positivos, pero en general no fue lo que esperaba".

   --Alejandra Araya: "Todo evolucionó y hoy la mujer está a la par del hombre. Tiene capacidad para estar al frente de una familia y cumplir con sus obligaciones laborales. Al ser más sensible está atenta a cuestiones sociales y los resuelve rápidamente. Ese sacrificio siempre es bien recompensado y una se siente contenta porque lo gana con el sudor de su frente".

   --Liliana Cañadas: "Muy importante, porque hemos sabido desarrollarnos en un ámbito donde no teníamos mucha cabida. Nos ganamos un lugar y tal es así que nuestro Sindicato, por ejemplo, cuenta con una Secretaría de Género, donde se resuelven problemas como contención, capacitación y casos extremos de separación o violencia. Por suerte disponemos de muy buenos profesionales en la parte legal".

   --Viviana Marfil: “La mujer es fundamental en el mundo laboral. Tiene una visión y capacidad de poder ver diferentes aspectos, sobre todo sociales; está muy atenta en todo lo relacionado con salud y situaciones específicas o límites. Somos excelentes administradoras, sabemos arreglar problemas y administrar nuestra realidad. Nos falta ocupar más espacios. En 62 Seccionales distribuidas en la Provincia, 20 cargos principales son ejercidos por mujeres como secretarias generales. Hemos ido avanzando porque somos capaces y honestas. La primera secretaria general de ATE de todo el país, cuando se fundó la Seccional de Bahía Blanca en 1944, fue Clotilde de Cuadrado. Y fue la primera comisión íntegra de mujeres, siendo ellas costureras del ejército”.

   --Alejandra Pretini: “Estoy muy identificada con el trabajo de Sandra (Ponce), quien no abrió las puertas y nos ayudó mucho. Logró un reconocimiento, un espacio y un respeto que antes no estaba tan presente”.

   --¿Han sentido discriminación en algún momento?

    --Susana Vega: "No es fácil ser mujer en un gremio, pero en SMATA encontré mucho respeto hacia mi persona. Carlos (por Moreno Salas) nos da mucha participación y nos permite tomar decisiones. Siempre hay actitudes que molestan, porque se subestima el potencial de las mujeres, pero nunca me detuve en esas cosas ni me afectaron. Procuré evitar las asperezas para tener una mejor convivencia.

   --Rosana Modarelli: Los gremios eran un espacio de hombres, pero yo nunca tuve dificultades. Los tiempos han cambiado y la opinión de las mujeres se respeta de la misma manera que la de los hombres.

   --Sandra Ponce: "Me costó mucho que me aceptaran. Fui la primera mujer dirigente y me costó ganar el espacio. Petroquímicos fue un gremio que durante 65 años fue manejado por hombres, hasta que Julio logró la apertura en 2007. Al principio sentí que tenía que demostrar permanentemente. Hoy estamos totalmente integradas, e incluso en las elecciones de este año se van a sumar otras dos chicas a la comisión".

   --Alejandra Araya: "Gracias a Dios nunca me pasó. Integré grupos de trabajo muy abiertos y respetuosos. Seguramente mi carácter contribuye mucho con eso".

   --Liliana Cañadas: "No. Empecé a trabajar cuando me separé y ya tenía una mentalidad diferente. Cuando tenés que aforntar la situación de tres hijos sacás fuerzas y un espíritu que te ayudan a ser más fuerte".

   --Viviana Marfil: “Sí. Es una de las formas para coartarte la posibilidad de seguir peleando. Los dichos: chorra, vaga; un trato continuo del trabajador estatal para con las mujeres. O te paralizás o seguís peleando. Las compañeras auxiliares trabajan y ponen lo mejor de su voluntad sin los elementos; en salud lo hacen con los insumos viendo de qué manera pueden acompañar el dolor del paciente. Y nosotros que trabajamos en Niñez estamos en lo mismo”.

   --Alejandra Pretini: “Sí. En mi anterior trabajo, en una empresa, me discriminaron, me sentía desprotegida. Ahora el Sindicato me valora, tengo un respaldo gremial y gente en quién confiar”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias