Postales de la tarde: entre mates, ocio y banderas

24/9/2017 | 20:02 | Unas fanáticas bahienses de Las Pastillas se contactaron por Twiter y alquilaron una combi para venir juntas el recital. Por su parte, las darregueirenses Julieta, Rocío, Jose y Nair no se perdieron ni un recital.

Fotos: Emmanuel Briane - La Nueva.

Anahí González / agonzález@lanueva.com

   Julieta, Rocío, Jose y Nair llegaron junto con Lorena, la mamá de Julieta, desde Darregueira (Puan) el viernes y alquilaron un departamento en el centro para disfrutar de los tres días de espectáculos gratuitos de la Fiesta Nacional de la Primavera. Y así lo hicieron: ¡No se perdieron ni un recital! Y esperaban el momento, en una hora, de ver a Las Pastillas del Abuelo.

   “Jose y Nair estuvieron en año pasado pero para nosotras es la primera vez. No pensamos que iba a venir tanta gente. Además ayer nos tocó un día espectacular”, dijo.

   Son alumnas del anteúltimo año de secundaria del Colegio San Martín.

   Salieron a bailar, disfrutaron de la playa y las peatonales y no quisieron contar si se fueron con alguna historia de amor que las haga regresar.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 

Mega fanáticas

   Catorce bahienses fanáticas de las Pastillas del Abuelo, de entre 17 y 21 años, se juntaron por Twitter para alquilar juntas una combi y arribar al balneario para ver el recital.

   Las organizadoras son amigas y se conocen, ya lo han hecho otras veces. A otras chicas no las habían visto antes, pero las unía una misión: cantar las letras de sus músicos preferidos y pasar un momento de comunión con seres afines.

   Antes de Monte Hermoso, algunas de ellas vieron a la banda en Ferro, Malvinas, Tandil, Carhué y Pigué.

   “En Pigüé pudimos estar con ellos. Nos levantamos muy temprano a recorrer la ciudad para ver donde estaban. Una kiosquera nos dijo donde se estaban alojando y fuimos hasta el hotel. Son unos genios. Nos recibieron con muy buena onda y se emocionaron al vernos llorando”, contó una de las chicas.

   La idea de organizar estos viajes es cuidarse entre ellas, ver el soy y volver a casa tranquilas y felices.

   Coincidieron en que su música les llena el alma y las hace sentirse unidas y “como en casa”, aún cuando no se conozcan entre sí.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias