Tras la sentencia

"Ahora tengo que hacer el duelo", dijo la mamá de Micaela Ortega

20/10/2017 | 11:14 | “Me la pasé luchando”, contó la mujer.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

   Mónica Cid, la mamá de Micaela Ortega, habló un día después de conocerse la sentencia contra el femicida Jonathan Luna y dijo que tiene que "hacer el duelo" porque desde que desapareció su hija el año pasado "me la pasé luchando".

   La mujer conversó en LU2 sobre la causa desde la desaparición de la nena hasta la sentencia a perpetua de ayer y dijo que cuando escuchó la condena "pensé que no me iba a dar más el corazón".

   Cid describió su casa y dijo que hace más de un año que es una "oficina desordenada" y que no quería que la vieran leyendo porque "muchos me decían que me iba a hacer mal", pero que quería saber todo sobre el caso de su hija.

   En cuanto a la habitación de la nena, Mónica contó que la cama es su "santuario" y que el resto está lleno de documentos sobre el caso y el grooming. 

   "Su habitación es Micaela y mi lucha."

   "Tengo un hijo y cuando tenía que responderle como mamá guardaba todo y cumplía el rol", aclaró y agregó que "hoy tengo que ordenar todo eso, ya no lo necesito".

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Mónica contó que los dos peores momentos que pasó desde que desapareció la nena fueron "cuando siento la desconexión de mi hija, no podía entender qué pasaba. Ahí sentí que algo estaba muy mal" y "cuando encontraron el cuerpo".

Mirá también: La abogada de la familia de Micaela Ortega describió a Luna como "un criminal sistemático"

   "Llegué, yo quería pintarle las uñas, arreglarla, pero me dijeron que no tenía cara y que no era bueno que la viera", fue relatando la mamá de la nena que en el momento de su asesinato tenía 12 años y continuó que "al verla por una pantalla fue automático y separé el envase de mi hija".

   "Me pasa lo mismo cuando voy al cementerio, digo: 'Hija, vamos a casa'."

   Durante la entrevista, Cid señaló que puede "hacer que esto no pase nunca más", en referencia a su trabajo de concientización sobre el grooming.

   Mónica contó que va a seguir con ese trabajo y que va a buscar acompañar a los padres.

   "Los chicos tienen que tomar conciencia de que las redes sociales se pueden usar para bien, como para el mal", les dijo y agregó que "la culpa no es de los chicos, sino del adulto que está intentando sacarte la inocencia", por lo que ante la duda busquen ayuda en algún adulto de confianza.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias