Gran marco de público y pilotos

El Enduro de Monte Hermoso vivió su séptima maravilla

16/10/2017 | 07:20 | Con una jornada espléndida, se completó la edición 7 en el Complejo Americano. Sebastián Sánchez (motos) y Luciano Van Doorn (cuatriciclos) repitieron el título conseguido el año pasado.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com

   Una verdadera fiesta se vivió ayer con el cierre de la 7ª edición del Enduro de Monte Hermoso, que fiscalizó la FEBOM (Federación Bonaerense de Motociclismo), y que tuvo su jornada de clausura en un Complejo Americano que lució a pleno.

Video: cómo se vivió el Enduro de Monte

   Corredores, turistas, organizadores, aficionados, todos pudieron disfrutar en familia de un clima óptimo, que permitió ponerle un broche de oro a la tradicional competencia en la arena montermoseña, con la final de motos y cuatriciclos.

   En ambas categorías, los ganadores se repitieron en relación a la prueba del año pasado. En las dos ruedas, el primer puesto fue para el campeón argentino, el pampeano Sebastián Sánchez; y en quads, volvió a coronarse el maragato Luciano Van Doorn.

   “Pude ganar una carrera muy complicada. La pista se rompió bastante, pero hicimos una buena estrategia y nos funcionó: decidimos parar a cargar combustible en la 5ª vuelta, cuando venía primero. Después quedé segundo y pude recuperarle en esa misma vuelta. Eso me tranquilizó porque sabía que Ezequiel (Fanello –fue 2º-) tenía que parar a reabastecer y yo podía sacarle una diferencia”, contó Sánchez.

   La acción principal en "cuatris" se inició con un claro adelantamiento en la largada.

   No obstante, Cristobal Mulet (Presidente de la FEBOM), avisó ni bien finalizó la prueba: "Los que llegaron primeros, no son los que se adelantaron. Los dos pilotos que rompieron el corral (sic), van a ser sancionados duramente a nivel Federación. Porque no se puede hacer esa 'pillería' y arruinar el espectáculo. Porque después largan todos. Y una vez que pasa eso, no se puede parar; reengrillar todo nos hubiera llevado una hora, más el riesgo de volver a largar. No nos podíamos cruzar”, explicó.

   Van Doorn, de 17 años, no pudo ocultar su felicidad una vez que recuperó el aliento y se abrazó cálidamente con su madre Natalia (ver aparte).

   “De a poco va pasando el cansancio y voy cayendo. Fue muy duro. Pude mantener el ritmo, excepto en la última vuelta que me cansé y me mareé. Es un orgullo haber hecho el 1-2 (Lucas Estomba fue segundo)”, contó Lucho.

   En motos, Sebastián Sánchez ratificó lo demostrado en los entrenamientos.

   “La moto se portó increíble todo el 'finde'. Ahora, a disfrutar. Ojalá que el año que viene esté Felipe Ellis (NdR: es tetracampeón, y no pudo estar en esta ocasión por una lesión), que es uno de los referentes en la arena”, admtió Sánchez.

   Otro actor principal fue el calor, que rondó los 30º de sensación térmica.

   “Influyó muchísmo, sobretodo en la última vuelta (se desvaneció al llegar a boxes). Es una excelente pista pero no pensé que se iba a romper tanto”, contó Van Doorn.

   “El calor se sintió en las primeras vueltas, después me aclimaté. El problema es cuando paras a cero, ahí lo sentís”, cerró Sánchez.

   Así, en una especie de bienvenida a la temporada estival que se aproxima, el Enduro, con un cielo y sol radiante, vivió su séptima maravilla.

Calor, pilotos y mucho color

   Un fuego. “Vas a necesitar un regador”, le bromeó un banderillero en la largada a un piloto que se refrescaba. “Nos mojamos con 15ºC, imagínate hoy (por ayer)”, le respondió.

   266. Fue el número del parque automotor que rugió ayer en Monte: 129 motos y 137 cuatriciclos salieron a pista en la jornada de cierre, sumándose a los UTV del sábado.

   Lorena Sabo. Fue una de las dos mujeres que corrió en motos. “Fue una carrera durísima, estoy destruida pero feliz por haber terminado”, dijo.

   Mucha onda. Jorge De Rodda fue el encargado de hacer “estirar” a todos los pilotos de cuatriciclos. “Manos arriba, manito para allá y un fuerte aplauso”, dijo. Y cerraron al grito de “¡qué sea una fiesta!”.

   Doble festejo. Luciano Van Doorn le dedicó el triunfo a su madre Natalia, quien el sábado cumplió años. "El regalo es para ella y la alegría es doble”, dijo Lucho. "Siempre es muy lindo y un orgullo que gane, pero hoy un poquito más”, agregó Natalia.

   A todo color. Con puestos de comida, cerveza artesanal, juegos y más, el Complejo Americano fue el escenario ideal para disfrutar un domingo 5 estrellas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias