Gritos y dolor

Piden prisión perpetua para Jonathan Luna

13/10/2017 | 10:11 | Tanto el fiscal De Lucía, como la abogada de la familia Ortega. La defensa solicitó 20 años y tratamiento psiquiátrico.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

   El fiscal que investigó el femicidio de Micaela Ortega pidió hoy prisión perpetua para Jonathan Luna, en tanto que su defensor solicitó 20 años y tratamiento psiquiátrico. 

   Los jueces dispusieron ahora un cuarto intermedio y el jueves se hará la lectura de la sentencia por el crimen de la nena de 12 años que conmocionó a Bahía Blanca.

   Si bien el comienzo de los alegatos estaba programado para las 9:30, una sala repleta tuvo que esperar a que alrededor de las 10 de la mañana llegaran Luna y los jueces. 

Desde la izquierda, los jueces María Elena Baquedano, Claudia Fortunatti y Eugenio Casas.

   El primero en tomar la palabra fue el fiscal Rodolfo De Lucía.

   "Esta fiscalía ha logrado demostrar que Luna mantuvo comunicaciones electrónicas con Micaela para cometer un delito sexual, que le sustrajo pertenencias y que esa conducta de darle muerte lo convierte en homicidio agravado", señaló.

   El investigador mencionó decenas de conversaciones que Luna tuvo con otras menores y leyó varias, entre ellas la que el asesino usó para captar a su víctima.

El fiscal De Lucía

   "Está indudablemente acreditado que Micaela mantuvo una discusión con su mama por motivos diversos y que por eso le sustrajo el celular. Como no tenía ese teléfono, Micaela mantuvo comunicación con su novio y la hermana de él, con la cuenta Camilita Cid".

   "El novio contó que Micaela le dijo que se iba a ir a dormir a lo de una amiga y que él se quedó dormido. Ludmila (otra testigo que declaró) también reconoció esto en el diálogo que mantuvo con Micaela. Jonathan Luna usaba él usuario la Rochi de River."

   El agente fiscal apuntó a que Micaela estaba convencida que en realidad estaba tratando con una mujer que la iba a ayudar por sus sentimientos de "mala hija".

   El argumento del fiscal siguió con una descripción de los testimonios de los que reconocieron a Luna en los videos de las cámaras de seguridad, para luego continuar con la declaración de María Eliana Espinoza, expareja de Luna.

   De Lucía apuntó entonces a los datos que durante los días previos aportaron los peritos médicos sobre la peligrosidad de Luna. Señaló que esos resultados se enmarcan en la posible autoría del crimen de Micaela. 

   El alegato siguió con una descripción de las posibles maneras en las Luna primero apartó de toda ayuda a la nena y luego los modos que los criminalistas determinaron como causales de muerte.

   Tras finalizar, para De Lucía el homicidio constituye un femicidio y justificó su decisión con los paralelismos entre lo que establece el Código Penal y el caso de Micaela.

   "Hay una desigualdad de poder entre Luna y Micaela, porque uno sabía lo que pasaba y la otra no", agregó cuando justificó la alevosía del delito.

   Además utilizó como antecedente el caso de Ángeles Rawson y su sentencia.

   De Lucía aseguró que para la Fiscalía el móvil de Luna fue el de abuso sexual, pese a que no haya pruebas físicas.

   En tal sentido, el fiscal contó otro caso que ocurrió entre el 8 y 15 de abril donde se dio un abuso sexual de una nena de 13 años una semana antes de la desaparición de Micaela.

   "Por todos estos elementos voy a solicitar que se declare a Luna como autor penalmente responsable, y se le dicte perpetua y la reincidencia por haber sido condenado por la justicia de Río Negro."

   El segundo turno lo tuvo la abogada de la familia Ortega, María Fernanda Petersen, quien comenzó argumentando que Luna no es inimputable.

María Fernanda Petersen

   La abogada indicó que a Luna lo motiva su odio por las mujeres y que ante la negativa de Micaela de acceder a una relación sexual el acusado la atacó violentamente.

   "Luna es un personaje criminal, que pudo pensar cada uno de sus pasos y que estuvo esperando como un lobo a su presa."

   "Estamos de acuerdo con el pedido de alevosía de la fiscalía, agravante definido en la doctrina como el crimen del 'cobarde y traidor'."

   Petersen también apuntó contra la construcción social del machismo y pidió "no más muertas" mientras respaldaba el pedido de la fiscalía de calificar la causa como un femicidio.

   "Luna debe ser condenado ejemplarmente por ser responsable penalmente de homicidio agravado por alevosía."

   La abogada pidió, al igual que el fiscal, la prisión perpetua.

   Tras el pedido de Petersen, la mamá de Micaela se paró y pidió no más femicidios y le gritó a Luna que también "me mataste a mí".

   En ese momento, el hermano de Micaela le gritó al acusado que "me las vas a pagar, te lo juro por Dios".

El defensor

   Sebastián Cuevas, defensor oficial, reconoció la autoría de Luna pero señaló que haría una defensa técnica, para terminar pidiendo 20 años y atención psiquiátrica.

Sebastián Cuevas

   En una primera instancia el abogado dijo que no cree que el delito haya constituido un femicidio porque "es necesario también un vínculo entre las partes, donde se hayan demostrado actos de sometimiento y eso es femicidio".

   "Para que sea un femicidio se tiene que matar a la mujer por el hecho de ser mujer, las características de este caso no permite que se use esa denominación."

   En el argumento de Cuevas, el homicidio es motivado para ocultar el delito del robo e intento de abuso, por lo que también eso descarta el femicidio.

   "No niego que exista la violencia de género o los femicidios, sino que en este caso no se puede aplicar."

   "No estoy hablando ni de justificar ni de declarar la inimputabilidad porque nunca lo hice. Además los profesionales lo descartaron."

   Durante varios tramos de la exposición del abogado se tuvo que interrumpir la declaración por gritos por parte del público cuestionando a la defensa.

   "A Luna lo condenaron por llevar a mujeres a descampados para robarles", justificó tras decir que por su condición psicológica el acusado reacciona de manera inesperada ante estímulos imprevisibles.

   "Entiendo que la calificación tiene que ser homicidio en ocasión de robo."

   El abogado también negó la clasificación de alevosía, porque entiende que para ese agravante la víctima no tiene que tener capacidad de defenderse.

   Por eso pidió 20 años de prisión y tratamiento psiquiátrico durante toda la pena.

   Una vez terminada la exposición de Cuevas, la abogada Petersen cuestionó algunas de sus definiciones.

   Cuando Luna fue autorizado a retirarse, la sala estalló en cantos por "Ni Una Menos" e insultos contra Luna y su defensor.

   Lo mismo ocurrió cuando las autoridades tuvieron que sacar del Tribunal de la primera cuadra de Estomba a Luna, donde decenas de personas lo esperaban para insultarlo.

Transmisión en vivo

   La Nueva. transmitió todo el proceso en vivo, con miles de espectadores.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias