En defensa de los millonarios

16/7/2016 | 20:53 |

Por
Maximiliano Allica

Un minuto de sensatez. Ahorrar energía no es una necesidad de coyuntura económica sino un valor del siglo XXI. El tarifazo es lo que ya sabemos, pero no mezclemos. Cuando en Bahía Blanca escaseaba el agua nos bañábamos en dos minutos, ahora que sobra dejamos la ducha prendida, ponemos la carne en el horno, elegimos tres veces la camisa y después nos relajamos bajo la tibia lluvia. Hay que ahorrar agua, gas y electricidad porque no es nuestra sino de nuestros hijos.

Las declaraciones juradas de Macri son inconsistentes, según la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos. Las cuentas no cierran, pero no parece importar demasiado mientras sigan apareciendo millones de dólares K en bolsos y cajas de seguridad. Ojo: que la Patagonia no nos tape el bosque.

Florencia Kirchner acusa persecución política porque le descubrieron 4,6 millones de dólares en una caja bancaria. Contar plata no es delito, tener mucha no es delito, encanutar una fortuna que la gran masa del pueblo no va a juntar en la vida no es delito. Sí es delito que no la puedas explicar. Veremos.

Descolgado del siglo XXI, en Turquía hubo un intento de golpe. Dicen que el Ejército busca garantizar un Estado laico contra los arranques de islamización del presidente Erdogan. El país es, nada menos, la llave entre Oriente y Occidente. Detrás del levantamiento estaría Fettullah Güllen, exaliado de Erdogan, acusado de haber creado un Estado paralelo gracias a sustanciales aportes de empresarios que él mismo ayuda a crecer económicamente. ¿Laicos contra islamistas? Money, money, money.

En lucha desigual, Rosario Central eliminó a Villa Mitre de la Copa Argentina. El tricolor hizo un gol discutible y ante la duda el juez salió en defensa del más rico. La historia del mundo.

Exfuncionarios cercanos al expoder presidencial siguen defendiendo la intachabilidad de Cristina y su círculo íntimo. Lázaro Báez, José López, Sergio Szpolski y Cristóbal López no les resultan prueba suficiente. Son ciegos o son cómplices, pero eso no es lo más loco. Está lleno de laburantes, gente de buena fe, que no se indigna, que asegura que la corrupción es un problema casi secundario. No hace falta que defiendan a un millonario que no puede explicar su dinero, les dicen esos K a los macristas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias