SAAVEDRA / PIGÜÉ

El desarrollo como motor de crecimiento de las comunidades

3/10/2015 | 00:12 | En localidades pequeñas, las preocupaciones de la población giran alrededor de otros ejes, y son estos los que las gestiones de gobierno deben identificar. Guillermo R. Oustry / Secretario de Producción de Saavedra

Desarrollo es una palabra de uso común, incorporada a nuestro vocabulario en las últimas décadas, de manera no del todo acertada ya que se usa como un sinónimo de crecimiento económico. Si bien no es ilógico que se utilice de esta acepción, tampoco es hacerle justicia a un término tan profundo y cargado de contenidos, especialmente cuando lo utilizamos para referirnos a nuestras comunidades.

El gran desafío de los gobiernos locales ha sido darle al desarrollo una definición autóctona, que les permita trabajar en beneficio de sus comunidades tendiendo siempre al crecimiento económico, pero incorporando otros conceptos que amplían su alcance.

Esto significa que deben sumarse otros indicadores que resulten importantes para la sociedad en el contexto en que se desarrolla. En algunos países, la libertad es un indicador fundamental, mientras en otros lo es el acceso al alimento. Todo depende de la situación en que se encuentren, las carencias que sufran y las necesidades que surjan a partir de ellas.

En las pequeñas comunidades del Sudoeste Bonaerense, donde esas cuestiones que se citan más arriba están mayormente resueltas o cubiertas por parte del Estado, las preocupaciones de la población giran alrededor de otros ejes, y son estos los que las gestiones de gobierno deben identificar, para luego trabajar en la resolución de las problemáticas que giran en torno a ellos.

En el distrito de Saavedra se han identificado varios ejes, algunos de los cuales corresponden a las áreas de trabajo específicas de la secretaría de Producción, Empleo, Medio Ambiente y Turismo; y en ellos nos centraremos a lo largo de este artículo, identificando la problemática y explicando las políticas que se han puesto en marcha en pos de su resolución.

Como hemos dicho, el crecimiento económico no queda excluido de nuestra definición de desarrollo, pero hemos tratado de conseguirlo a través de políticas que contengan el concepto de distribución del beneficio económico. Para ello, los esfuerzos se han centrado en la generación de autoempleo y de pequeñas empresas familiares, ya que la experiencia demuestra que generan mayor cantidad de empleo genuino por cada peso correspondiente a la inversión, y que el beneficio obtenido se gasta o reinvierte en nuestra comunidad, por lo que suscitan también nuevas fuentes de empleo.

Según estadísticas internas, durante 2014 y lo que va de 2015, desde que cambiara la dirección de la secretaría, se ha adjudicado un total de 1.334.209 pesos a 62 pequeños y medianos emprendedores de distintos rubros del distrito.

El 70,96% de estos créditos corresponde a sumas que no superan los $25.000, lo cual demuestra que se prioriza la actividad de micro y pequeñas empresas, que generan mayor cantidad de puestos de trabajo y autoempleo que las grandes empresas, en relación a los montos que se invierten para ponerlas en funcionamiento.

Además, se calcula que cada emprendimiento genera, además del trabajo para quien lo solicita, 0,3 puestos de empleo genuino. Esto significa que por cada emprendimiento puesto en marcha se genera 1,3 puestos de trabajo, contribuyendo así a disminuir el desempleo e incentivando a la producción local. Según nuestros cálculos, mediante la implementación de los créditos Se Puede se han generado en el distrito más de 80 puestos de trabajo en menos de dos años.

Pero respecto de la producción, es fundamental que los productos y servicios se adecúen a las variaciones en los requerimientos de la demanda y que mejoren en la medida de lo posible la eficacia y eficiencia en sus procesos productivos.

Por ello se considera a la actividad científico-tecnológica un eje fundamental del desarrollo y, en consecuencia, se trabaja en conjunto con universidades y centros de investigación para lograr una comunicación fluida entre el municipio de Saavedra, el organismo de investigación y los emprendedores locales, tanto para mejorar los productos locales como para hacer más eficientes los procesos productivos.

De suma importancia

También desde el punto de vista económico, cabe recordar que la actividad primaria es de suma importancia para nuestros distritos, por lo que su promoción y fomento constituye otro de los ejes en torno a los cuales gira el proceso de desarrollo local.

En el partido de Saavedra puntualmente, se ha decidido promocionar aquellas actividades agropecuarias que se consideran con mayor potencial de desarrollo, o que requieren de acompañamiento del sector público para crecer satisfactoriamente. Dentro de las actividades tradicionales, se apunta al desarrollo de la ganadería, por representar una actividad con menor riesgo para el productor y que le representa un considerable beneficio económico, además del beneficio social que significa una actividad que requiere de una presencia diaria del productor o del empleado en el campo.

La mayoría de los programas que se aplican para promocionarla provienen de los estados nacional o provincial, quedando su aplicación a criterio del municipio de Saavedra, por considerarse más eficiente a la hora de detectar la problemática y resolverla con celeridad.

En ese sentido, se está aplicando el programa de Sustentabilidad Forrajera desde hace ya tres años con excelentes resultados, habiéndose implantado hasta el momento más de 800 hectáreas de diferentes pasturas perennes en establecimientos localizados en los cuarteles más áridos del distrito; y se continúa trabajando en la preparación de lotes para siembras futuras con la sembradora propiedad del municipio, adquirida a través de fondos provenientes del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. También, de manera anual, se presentan planes de siembra de verdeos de verano que, con el formato de fondo rotatorio, permiten al productor prorratear el costo de la siembra en el tiempo, y trasladarlo al momento de venta de la hacienda.

Por otro lado, se ha comenzado a implementar de forma exitosa el Plan Ganadero, fundamentalmente su módulo sanitario, que resulta de utilidad para disminuir los costos de los productores que vienen manteniendo una adecuada sanidad en sus rodeos, e incentiva a aquellos que no tienen por costumbre hacer los controles, ya que se les proveen algunos servicios veterinarios de manera gratuita.

Actualmente el plan financia tactos rectales para detección de preñez hasta 250 vientres, sangrado para brucelosis hasta 250 vientres y hasta 12 machos reproductores, a los que también se les realiza revisación clínica y dos raspajes por toro previo al servicio para diagnóstico de campylobacteriosis y tricomoniasis.

Por supuesto, hay algunas restricciones: el stock ganadero del productor no debe superar las 650 cabezas totales para poder acceder a los beneficios del plan, por lo que cumple la función esperada, que es beneficiar al pequeño productor.

También apuntando a resolver los problemas sanitarios de los rodeos locales, se han adquirido recientemente -provenientes del ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia, por intermedio del Plan Ganadero- dos bretes inmobilizadores de hacienda, que mediante un comodato serán prestados a los productores y veterinarios que los soliciten para ser utilizados en los establecimientos durante dos días, para facilitar los controles sanitarios de la hacienda.

Trabajo en conjunto con universidades y centros de investigación: una positiva experiencia

Un buen ejemplo del trabajo en conjunto con universidades y centros de investigación para lograr una comunicación fluida entre el municipio de Saavedra, el organismo de investigación y los emprendedores locales, es la vinculación que la comuna ha generado entre el Conicet (OVT Bahía Blanca) y varias empresas locales que referían problemáticas que excedían a las tecnologías existentes en el medio local, y requerían el asesoramiento de investigadores específicos de diversos campos del conocimiento para tener la posibilidad de resolverlas.

Así, la OVT vinculó a los emprendedores con los investigadores, que realizaron un trabajo de varios meses que ha dado como resultado una serie de informes acerca de la situación de la empresa, así como de la correcta definición de la problemática y las opciones y acciones que pueden tomarse para resolverlas.

Respecto de este trabajo, que ha sido de alguna forma una experiencia piloto en nuestro distrito y en toda la región, trató una jornada desarrollada el 18 de septiembre pasado en la que se compartió la experiencia con el resto de los municipios del sudoeste bonaerense, para que, adaptando el método de trabajo a las características de sus comunidades, puedan replicar una experiencia que ha resultado de sumo provecho en el distrito de Saavedra.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias