El viñedo más austral del mundo

LOS ATRACTIVOS DEL SUR ARGENTINO

El viñedo más austral del mundo

5/10/2014 | 00:05 | Nant y Fall se denomina este hermoso lugar de Chubut rodeado de montañas y donde nacerá un exquisito espumante.

Un arroyo cruza el viñedo y realza aún más el hermoso paisaje.

Por Pamela Subizar / Psubizar@lanueva.com

En pleno valle 16 de Octubre, también llamado Valle Hermoso, rodeado de impactantes montañas, hay una chacra de cuatro hectáreas atravesadas por 500 metros del arroyo Nant y Fall que invita a un paseo único para el ecoturismo en el sur argentino.

Allí se emplaza el viñedo más austral del mundo, que dará un selecto espumante en algunos años, con plantas de uvas Pinot Noir, una de las variedades más elegantes y antiguas que no solo resiste el frío –se puede cosechar incluso habiendo nevado–, sino que además lo necesita.

Y en esa parte del valle, a 15 kilómetros del centro de la ciudad chubutense de Trevelin, está también el único eco-parking para motorhomes de la provincia, y una pequeña laguna que se prepara para la pesca de trucha.

El promotor de esta iniciativa es Sergio Rodríguez, un argentino de 44 años, maestro y chef, descendiente de italianos por parte de su mamá, Maura Bianci, quien hace 22 años llegó a Trevelin de casualidad... y se enamoró perdidamente.

El paisaje, el movimiento cultural y la tradición galesa lo conquistaron y volvió cada año de visita, hasta 2009, cuando cumplió finalmente su sueño de comprar un terreno. Dejó entonces Mar del Plata, donde tenía un complejo de cabañas, e inició el nuevo proyecto con su familia, sus padres y su hijo Emanuel.

El destino que le dio al lugar estuvo marcado por la historia familiar, y también por su amor a la región. “La idea fue respetar las condiciones del lugar y conservar el patrimonio en cada pequeña acción”, define Sergio. El terreno era por caso un mosquetal, invadido por la rosa mosqueta, y lo limpiaron, según recuerda "a pico y pala, sin agroquímicos", en un trabajo arduo que llevó dos años.

“Mis abuelos sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial gracias a la elaboración del vino y de la grapa, cambiándolos por jabón, por pan, por todo; era vital, fundamental. La grapa se usaba hasta como antiséptico, no era solo una cuestión de tomarla para pasar el frío”, relata.

De este modo, Sergio explica cómo el viñedo es una tradición que lleva “en la sangre” y que surgió en aquellas duras épocas de su familia materna en el norte de Italia, en la región del Friuli-Venecia Julia.

En las latitudes de Trevelin, a 350 metros por encima del mar y con un clima gélido, los estudios de la tierra dieron como factible el Pinor Noir. Colocaron seis mil plantas, y ahora sumarán otras 1.500 de distintos tipos. Para ser vinificables, necesitan entre cinco y siete años.

“Es un proyecto que, mínimo, tendría que durar 150 años. En la Argentina no estamos acostumbrados a eso. Espero que el planeta y el país sigan adelante para entonces", señala y agrega: "No lo hago pensando en mí, sino en mis hijos y los que vengan”, dice el propietario.

El eco-parking para motorhomes o casas rodantes nació también en Italia, en una visita que hizo la familia hace dos años y alquilaron uno para recorrer el país.

Trevelin promueve y recibe ese tipo de turismo, pero no tenía un estacionamiento con todos los servicios.

Entre el viñedo y el arroyo, en un espacio libre bajo un gran sauce, hicieron entonces uno de siete dársenas en forma de abanico, con acceso a agua potable, tomas para cargar la batería y una salida para desechos cloacales. Incluso cuenta que construyeron una planta de tratamiento que da agua apta para riego.

En virtud de la gran demanda registrada en su primera temporada, Viñas Nant y Fall adoptó además la modalidad de turismo en el día, ofreciendo servicios de esparcimiento como parrillas y playitas a lo largo del arroyo, agua, basureros orgánicos, baños y WiFi.

Los visitantes pueden degustar también productos de la huerta orgánica y de la chacra, todo en un ambiente tranquilo y familiar. En definitiva, un lugar de ensueño que sorprende a cada paso.

¿Dónde está? Viñas Nant y Fall está ubicado a 15 kilómetros de Trevelin, por la ruta 259. Para contacto y reservas los interesados pueden llamar al (02945) 155-15021 o e-mail cocineros@yahoo.com.ar. Facebook: Motor-Home-Eco-Parking-Trevelin. Está abierto todo el año.

Otros motivos para planear una visita que no olvidará

Tulipanes. Frente al viñedo hay una plantación de tulipanes, de unas cinco hectáreas, propiedad de Juan Carlos Ledesma. Cuando florecen el campo se inunda de un paraíso multicolor: flores rosas, naranjas, violetas, blancas... Una tradición regular es que en cada octubre se rinde homenaje a las mujeres visitantes para el Día de la Madre con un pimpollo de tulipán.

Para conocer más

El viñedo Nant y Fall lleva el mismo nombre que el arroyo que lo atraviesa, que proviene del lago Rosario. Algunos kilómetros antes, el curso de agua forma las cascadas de Nant y Fall, con cuatro saltos que atraviesan un tupido bosque. A la reserva se accede por un desvío de la ruta 259.

Se trata de uno de los tantos atractivos turísticos de los que está rodeado el viñedo. Otro es Trevelin, un poblado con una rica tradición galesa que se evidencia en sus casas de té, con sus exquisitas tortas y sencillas capillas.

Este mes se realizará, además, en Trevelin un Festival Provincial de Conservación de Aves, con charlas gratuitas y juegos para los chicos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias