Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Crimen en Enrique Julio: uno de los detenidos fue quien llamó al 911

Martín Brítez quedó acusado de ser supuesto autor material del homicidio y Julio César "Tumba" Rodríguez, de encubrir el hecho. Hoy los indagan.

La detención de Rodríguez. Lo acusan de encubrir el crimen. Y también sería quien llamó al 911 el día del hecho.

Distintos testimonios, registros de cámaras de seguridad, pericias y tareas de campo permitieron esclarecer en las últimas horas el crimen de Gastón Alex Coronel, cometido hace 15 días en el barrio Enrique Julio, y con el correr de las horas se conocen otros detalles particulares de la investigación.

Por ejemplo que uno de los detenidos, Julio César "Tumbita" Rodríguez (51), fue quien llamó aquel día al 911 para que una ambulancia asistiera a la víctima, aunque finalmente fueron familiares de Coronel quienes lo trasladaron al hospital de White en un auto particular.

Rodríguez -capturado ayer durante un allanamiento en una casa de Klosterman sin número, manzana 4- está acusado en principio de encubrir el hecho, mientras que Martín Britez (22) -a quien redujeron en Coronel Vidal 1681- sería el autor material del disparo mortal, consumado en Perito Moreno al 500.

Los investigadores también pudieron establecer que estas personas -y posiblemente un menor de edad- modificaron la escena del crimen al correr el cuerpo del lugar, con la intención de trasladarlo a un descampado, al igual que la moto de Coronel.

Esa situación generó gran confusión el día del hecho, ya que allegados a la víctima -consternados por el desenlace- llegaron al lugar, trataron de hacer justicia por mano propia y hasta confundieron la moto de la víctima, que la dañaron pensando que era de uno de los sospechosos.

Pistola descartada

Cuando la Policía arribó, retiró de urgencia, a modo preventivo, a 3 o 4 personas, entre ellas los ahora detenidos, quienes para ese momento no tenían imputación formal.

Fue en esas circunstancias que Britez se habría descartado de la pistola calibre 22 usada en el homicidio, al dejarla debajo de uno de los asientos del vehículo particular de un policía que lo trasladó a la DDI.

El arma recién se encontró 10 días después del hecho, cuando el efectivo se disponía a limpiar su vehículo. Un testigo confirmó que las características de la pistola son las mismas a la que se usó en el ataque y, por otro lado, el plomo encontrado en el cuerpo coincide con el calibre.

En la casa de Rodríguez, en tanto, se secuestró la memoria de una cámara de seguridad particular de una propiedad ubicada en las cercanías del lugar del crimen, aunque al menos por ahora no se pudieron obtener imágenes de aquella tarde del día 11.

Sobre el móvil del hecho, trascendió que la víctima y los acusados se conocían de antes y que, en principio, no habían tenido ningún enfrentamiento en las horas previas. 

Sí puede haber alguna relación con consumo o comercio de drogas. En el baúl de la moto de Coronel se secuestró una bocha de cocaína.