Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

El Parque Industrial, con una gran proyección para continuar creciendo

El 60% de las empresas radicadas son proveedoras de grandes compañías del Polo Petroquímico y el Puerto de Bahía Blanca.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

   En la década del 70, la provincia de Buenos Aires creó el Parque Industrial de Bahía Blanca, 136 hectáreas estratégicamente ubicadas en cercanías del Puerto, Polo Petroquímico y la Zona Franca Bahía Blanca-Coronel Rosales.

   En aquel entonces, pocos imaginaban el desarrollo posterior. Hoy, tras superar una crisis institucional muy importante, el PIBB alberga a 130 empresas, que emplean alrededor de 5.000 personas en forma directa.

   “El Parque Industrial está íntimamente ligado al puerto. Estamos ubicados en una zona estratégica, muy cercana a la ciudad y también al Polo Petroquímico, donde muchas de nuestras empresas brindan servicios”, señaló el ingeniero industrial Juan Pablo Rodríguez Mendoza.

    Rodríguez Mendoza tuvo a su cargo liderar el equipo de asociados que asumieron en 2018 la tarea de acompañar la normalización y regularización del Parque Industrial de Bahía Blanca previo y durante el proceso de intervención, hasta llegar en 2021 a la asamblea de asociados que aprobó su designación como presidente.

   “Estamos en un punto intermedio de donde estábamos cuando arrancamos como comisión y de donde queremos ir. No fueron fáciles los comienzos, porque tenemos socios que están reclamando obras de infraestructura que dicen haber pagado, pero ese dinero no está. Pero de a poco estamos cumpliendo con esos trabajos y dotando al Parque de la infraestructura que necesita para no detener su crecimiento”.

   El ingeniero industrial, egresado de la UNS, señaló que las empresas no están sufriendo las secuelas de la pandemia, sino que se ven perjudicadas por las condiciones macroeconómicas.

   “No podemos echarle la culpa a la pandemia, porque la realidad es que nosotros pudimos seguir funcionando prácticamente con normalidad, ya que casi todas las empresas fueron declaradas de servicio esencial, por lo que ninguna frenó su producción a cero. El problema es que las reglas del juego no están claras, los precios se desmadraron y la incertidumbre es muy grande. La cadena de pagos está muy complicada, porque ya no se pueden dar plazos. Si un cliente se retrasa un mes, perdés un 7% como mínimo”.

   Aunque manifestó que éste es un momento muy propicio para crecer, estas condiciones complican todo.

   “Podríamos estar teniendo un desarrollo tremendo, pero está todo frenado por la falta de estabilidad, que impide proyectar a mediano y largo plazo”.

   Y añadió: “El gran desafío de la clase política es ir de la economía informal a la formal. La economía informal, que no paga ningún tipo de impuesto, es gigantesca y le va muy bien. Mientras que la formal es cada vez más pequeña y sufre con todos los tributos que debe pagar. Es un círculo vicioso que se debe cortar en algún momento”.

   Rodríguez Mendoza señaló que el Parque Industrial está recibiendo nuevos emplazamientos.

   “Tenemos varias empresas que se están radicando en el Parque Industrial, realizando inversiones importantes. Es el lugar ideal para producir bienes y servicios industriales, de eso no cabe dudas, porque los beneficios son muchos. Pero otro problema con el que se encuentran es que no hay muchas líneas crediticias para poder efectuar inversiones de infraestructura tan grandes”.

   “Podemos recibir nuevos socios y proveerles los servicios esenciales que necesitan. Cuando asumió está comisión directiva se propuso finalizar con la obra de gas, y hoy todo el Parque lo tiene. Hemos asfaltado muchas calles internas, ya adjudicamos la obra eléctricas, dotamos de iluminación LED todo el predio, estamos construyendo la nueva portería por calle Pedro Pico, que fue asfaltada por el municipio dando cumplimiento a un viejo pedido nuestro”, enumeró.

   Simultáneamente se está terminando el Espacio Amigo de la Lactancia.

   “Se espera que, en línea con políticas proactivas de género y responsabilidad social, este Espacio sea un factor diferenciador, que colabore con las empresas asociadas al PIBB, ayudándolas a atraer y retener talentos, acceder a financiamiento y alinearse con expectativas e iniciativas de empresas clientes”.

   Una de las claves de este buen momento de la Asociación de Propietarios del Parque Industrial fue el proceso de normalización por el que pasaron.

   “De a poco se va normalizando todo. Hoy el Parque Industrial es un lugar serio. Los socios tienen las puertas abiertas, tanto para controlar como para participar, porque hemos creado varias subcomisiones para que todos tengan su espacio y ayuden a la comisión directiva en proyectos concretos”.

   Los grupos de trabajo así conformados son: subcomisión de Infraestructura, subcomisión Revisora de Cuentas, subcomisión de Seguridad, subcomisión de Difusión y subcomisión de Género, Diversidad e Inclusión.

   “La articulación con el municipio y la UTN permiten desarrollar varios proyectos. Dentro del predio tienen sede los dos principales bancos del país, como son Nación y Provincia”.

   “Consideramos que es necesario sumar servicios y beneficios que hagan atractivo ser parte del PIBB. Crear un entorno innovador, estimulante, que fomente la asociatividad para logros comunes y ayude a crecer a las empresas, mediante capacitaciones, acceso a créditos y alineación con estándares internacionales. El compromiso con el medioambiente, la responsabilidad social y aspectos como la ética empresarial, la transparencia, la igualdad de género y políticas de diversidad e inclusión, integran un conjunto de indicadores que empiezan a influir en la consideración de clientes, gobiernos, inversores y la sociedad en general”, cerró Rodríguez Mendoza.