Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Detuvieron al "Teto" Medina por asociación ilícita y reducción a la servidumbre

El conductor promocionaba un centro de rehabilitación en Berazategui que no estaría habilitado. Además de él, otras 16 personas fueron arrestadas y la policía busca a tres más.

El Teto Medina al ser detenido por la PFA.

   El exconductor, panelista y cantante, Marcelo "Teto" Medina, fue detenido este jueves en la localidad bonaerense de Berazategui por "abandono de persona, reducción a la servidumbre, asociación ilícita, trabajos forzados y usurpación de autoridad y título".

   El exmediático manejaba centros de rehabilitación de drogas. Él mismo se había recuperado de adicciones a estupefacientes y se hacía conocer como "terapeuta".

   Incluso en sus redes sociales se presenta como “MOTIVADOR” y detalla: “Operador Socio terapéutico especialista en adicciones. Doy charlas motivacionales.. Se puede”. En su cuenta de Twitter se define de la misma forma y además alguna vez compartió videos y fotos de los encuentros.

   Según contaron en Telefe Noticias, el conductor se presentaba como el “operador socio terapéutico” de un centro de rehabilitación especializado en adicciones en Berazategui llamado La razón de vivir, donde se realizaron los allanamientos y algunas detenciones. También había sedes en Florencio Varela y en el departamento de Punilla (Córdoba).

   Fuentes judiciales informaron que en la institución "se identificó a unas 200 personas sometidas a trabajos y servicios de servidumbre con fines de explotación laboral, mayores y menores de edad".

 

Detuvieron a Marcelo "Teto" Medina.

   El hombre que inició su carrera televisiva de la mano de Marcelo Tinelli, fue arrestado junto a otras 16 personas. La policía se encuentra buscando a quien se presentaba como director del lugar, Néstor Ezequiel Zelaya, confirmaron fuentes policiales.

   Según las investigaciones judiciales, Zelaya era quien establecía contactos y realizaba apariciones en medios de comunicación, fijaba los aranceles a cobrar para ingresar a las quintas de rehabilitación y coordinaba la internación de un nuevo paciente.

   También era el que indicaba cómo debían ser las condiciones de servidumbre y trato de las víctimas, incluido el sistema de castigo y la prohibición de salir de las quintas, así como la forma, condiciones y tipos de trabajos forzosos que debían realizar algunas víctimas.

   Para la Justicia, es una organización netamente coercitiva, “lo mismo que una secta”, afirma una alta fuente en el expediente. Se estima que habría, al menos, 200 víctimas.

   Testimonios de víctimas, intervenciones telefónicas, chats y trabajos de inteligencia. Con todas estas pruebas cuenta la Justicia de Quilmes para acusar a la organización La Razón de Vivir de ser una asociación ilícita dedicada a reducir a la servidumbre a adictos, someterlos a castigos físicos y psicológicos y evitar que se comuniquen con sus familias. El objetivo final era mantenerlos como esclavos para que sirvan a los líderes.

   En el expediente, al que tuvo acceso Infobae, se relatan situaciones denigrantes para las víctimas, se detallan sistemas de castigos y se especifica el rol de cada uno de los detenidos.

   Según especifica el fiscal Daniel Ichazo en la causa, “los internos debían mendigar leña para la calefacción y pedir dinero en las calles y las iglesias de la zona. También estaban obligados a cocinarse productos de baja calidad par ellos y de alta calidad para los jefes. Las víctimas tenían prohibido comer y en ocasiones debían dormir en el suelo y a la intemperie expuestos a roedores. Por otro lado, limitan su libertad ambulatoria y los capturaban si cuando huían del lugar sin autorización. Además, los privaban de atención médica básica y de los medicamentos que tenían prescriptos”.

   Entre los detenidos, hay dos mujeres llamadas Fabiana Edith C. y Valeria M. que hacían las veces de psicólogas sin poseer el titulo habilitante. “su objetivo era engañar a las víctimas y a sus familiares y perpetuar en el tiempo la explotación laboral y servil de las víctimas”.

   Así, los adictos en recuperación eran obligados a trabajar durante largas jornadas sin recibir ningún tipo de remuneración a cambio. Construían oficinas o habitaciones para que usen los líderes y hasta eran trasladados a otras provincias para que hagan lo mismo de manera gratuita.

   La cobertura con la que contaba la organización incluía también a una miembro de la Policía Bonaerense. La oficial Tatiana L., fue detenida acusada de “imponer temor y violencia psicológica sobre las víctimas y evitar que intenten huir o resistirse a la servidumbre y los trabajos forzosos”. Pero la acusación suma algo aún más grave: “simulaba ser una autoridad judicial frente a las víctimas para engañarlas con falsos procedimientos judiciales contra ellos y obligarlos a no resistirse a la explotación laboral”.

Hay gente que defiende a Medina

   Tras conocerse la detención de los responsables de la comunidad, la madre de un joven que se encuentra allí en rehabilitación declaró a los medios de comunicación en la puerta de la sede de Berazategui que su hijo está internado "hace 6 meses y es otra persona junto a otros 60 chicos más".

   "El 'Teto' Medina es el mejor de todos, es una excelentísima persona, viaja en tren desde zona Norte para estar con los chicos acá, les enseña sobre la vida, jamás hubo nada", dijo la mujer.

   Otra familiar de un paciente internado en la comunidad afirmó que "los hijos que están acá, están cuidados, protegidos, alimentados y con una nueva vida que los cambió, porque los sacó de la calle y de la droga".

   Por su parte, Cristian, un expaciente rehabilitado que estuvo internado 14 meses en el centro, afirmó que "no es nada cierto lo que dicen" y agregó: "Yo cuando estuve acá jamás viví lo que están diciendo. Al contrario, acá me dieron un lugar, me dieron un techo, me dieron comprensión, me pudieron entender". (Telam, Ámbito, Infobae)