Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Con sangre artificial, lograron revivir órganos de cerdos una hora después de su muerte

Médicos de la Universidad de Yale, en EE.UU., consiguieron reanudar el flujo sanguíneo mediante una técnica innovadora. En un futuro, la tecnología podría aplicarse a trasplantes. La investigación plantea cuestiones éticas sobre la definición de la muerte.

Fotografía cedida por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (EE.UU.)

   Un grupo de científicos consiguió reanudar el flujo sanguíneo y revivir con éxito órganos vitales de cerdos fallecidos con una tecnología que parece prometedora para el trasplante de órganos.

   La investigación, publicada ayer en la revista Nature, desafía la suposición de que la muerte del tejido es rápida e irreversible, ya que científicos pudieron restaurar la función de varios órganos una hora después de que los corazones de los cerdos se detuvieron.

   “Los hallazgos más recientes plantean una serie de preguntas, entre ellas, si será necesario revisar las determinaciones médicas y biológicas de la muerte”, indicó Brendan Parent, director de investigación de políticas y ética de trasplantes de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, que precisó que los hallazgos también pueden forzar un replanteamiento de los procesos de cuidados intensivos en humanos.

En un nuevo experimento, científicos pudieron restaurar la función de varios órganos una hora después de que los corazones de los cerdos se detuvieron.

 

   Ya en 2019, el mismo equipo de investigadores asombró a la comunidad científica al conseguir restaurar la función celular en el cerebro de cerdos unas horas después de su decapitación. Ya se sabía que poco después de un paro cardíaco, la sangre deja de circular por el cuerpo, lo que resulta en una falta de circulación de oxígeno y nutrientes que desencadena una serie de procesos que conducen a la muerte celular y la lesión de órganos.

   Los científicos han estado buscando formas de proteger las células y los órganos de este proceso durante años.

   En su última investigación, los científicos provocaron un ataque al corazón en cerdos anestesiados, lo que detuvo el flujo de sangre y privó a sus células de oxígeno. Al cabo de una hora, inyectaron a los cadáveres un líquido que contenía la sangre de los cerdos (tomada mientras estaban vivos) y una forma sintética de hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos.

   También inyectaron medicamentos que protegen las células y evitan la formación de coágulos de sangre. La sangre comenzó a fluir y muchas células empezaron a funcionar de nuevo, incluso en órganos vitales como el corazón, el hígado y los riñones, durante las siguientes seis horas.

   “Estas células estaban funcionando horas después cuando no deberían haber funcionado. Esto demuestra que se puede detener la desaparición de células”, dijo Nenad Sestan, autor principal del estudio, en una rueda de prensa.

En el estudio, la sangre en el cerdo comenzó a fluir y muchas células empezaron a funcionar de nuevo, incluso en órganos vitales como el corazón, el hígado y los riñones.

 

   En este experimento, investigadores liderados por David Andrijevic de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale adaptaron una tecnología llamada BrainEx para uso de todo el cuerpo y descubrieron que funcionaba mejor que una técnica estándar para agregar artificialmente oxígeno a la sangre, llamada oxigenación por membrana extracorpórea, o ECMO, que se usa en los hospitales para ayudar a los pacientes cuyos los órganos han fallado.

   El sistema ajustado permitió que el oxígeno recirculara a través de los cuerpos de los cerdos, preservando células y órganos una hora después de un paro cardíaco. El grupo había demostrado anteriormente que BrainEx podía restaurar parte de la actividad en las células de los cerebros de los cerdos después de horas de privación de oxígeno.

   Los hallazgos son prometedores para la conservación y el transporte de órganos para trasplantes, dijeron los investigadores, aunque se mostraron reacios a especular sobre otros usos.

   “Esto está muy lejos de usarse en humanos”, dijo Stephen Latham, director del Centro Interdisciplinario de Bioética de Yale, y agregó que el proceso requerirá mucho más estudio antes de que los científicos lo contemplen para las personas.

Los hallazgos son prometedores para la conservación y el transporte de órganos para trasplantes, dijeron los investigadores.

 

   Los investigadores enfatizaron que los cerdos no sufrieron dolor porque estaban anestesiados y no se detectaba actividad eléctrica en sus cerebros.

   Actualmente, una técnica de perfusión en humanos llamada oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) se utiliza en entornos hospitalarios para ayudar a los pacientes cuyo corazón, pulmones o ambos han dejado de funcionar. El equipo de Yale demostró que, después de seis horas de perfusión, OrganEx funcionó mucho mejor que ECMO en términos de hacer que los fluidos fluyan nuevamente en las arterias y los órganos.

   Mientras que ECMO solo retrasa la muerte celular, OrganEx mejoró en gran medida la arquitectura celular en los tejidos, incluso en el cerebro. Incluso activó programas genéticos involucrados en la reparación celular y la restauración de la función celular normal en los riñones, corazones e hígados de los cerdos.

   Hoy en día, ECMO se implementa principalmente como una intervención para salvar la vida de pacientes con afecciones cardíacas y pulmonares graves, pero ha habido un interés creciente en usarlo para preservar órganos en personas.

   Los grandes avances en las tecnologías de perfusión podrían algún día aumentar la probabilidad de que los médicos puedan reanimar a los pacientes, como señalaron los comentaristas en 2019 .

   Ese potencial también podría dificultar que los cirujanos justifiquen éticamente el uso de la perfusión para recuperar órganos trasplantables después de que los corazones o los pulmones de los pacientes hayan dejado de funcionar.

   Los últimos hallazgos plantean una serie de preguntas, entre ellas, si será necesario revisar las determinaciones médicas y biológicas de la muerte. Para estar mejor preparados para esa posibilidad, es posible que los médicos deban repensar cómo están utilizando los sistemas de perfusión. (Infobae)