Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Es un exfutbolista de la Liga del Sur, trabaja de colectivero y su gesto se hizo viral

La acción solidaria de Gustavo Fabián Derrac, chofer de la línea 513 Ex de la empresa San Gabriel, explotó en las redes sociales. Un simple hecho que demuestra que no estamos tan mal como sociedad.

   “Nunca pensé que ese pequeño gesto, que lo hice porque me pareció que podía ayudar desde mi lugar, iba a tener tanta repercusión en las redes sociales; la verdad, todavía estoy un poco sorprendido y avergonzado con las felicitaciones y los halagos de gente que ni siquiera conozco”.

   Aunque pasaron algunos días, Gustavo Derrac, ex jugador de la Liga del Sur, campeón con Tiro Federal y Comercial, lo sigue contando con cierto pudor, pero también con una naturalidad que no se inclina hacia ninguno de los extremos, ni para la vanidad absoluta ni para el sensacionalismo vanal.

   Lo pongo en tema: Gustavo, o el “Loro”, tal como lo conocen en el ambiente futbolístico local, es colectivero de la línea 513 Ex, y el lunes 25 del mes que pasó, cuando estaba cumpliendo la última de las cuatro vueltas de su recorrida habitual, una señora en sillas de ruedas le hizo seña en la parada ubicada en la puerta principal del Hospital José Penna.

   Esmeralda, como se llama la pasajera, intentó subir por la rampa del interno 51, pero no pudo. Estaba sola y su destino era Villa Harding Green. Sin pensarlo demasiado, el chofer bajó a auxiliar a la mujer, la alzó en brazos y la sentó en una de las butacas delanteras de la unidad.

   Lo que sucedió después lo cuenta el mismo protagonista de esta historia...

   “Cuando la levanté y empezamos a subir me abrazó como una madre, como una abuela, y te juro que se me aflojaron las piernas. Se acomodó en el asiento y empezó a llorar; fue emocionante, sentí como si había marcado el gol más importante de mi vida”, sostuvo el delantero que brilló con la 7 de Tiro en la espalda.

   “Los otros pasajeros empezaron a aplaudir, pero no hice nada de otro mundo; soy como soy, y si puedo ayudar a alguien, lo hago. No es la primera vez que me pasa, pero alguien lo compartió en Facebook y a mi me explotó el celular con llamados y mensajes en reconocimiento a lo que había hecho”, contó el “fercho” de la empresa San Gabriel.

   “Surgió tener que ser solidario con una persona con dificultades para subir al micro, simplemente eso, nunca pensé que se iba a viralizar de semejante manera en las redes sociales. Me han llamado de todos lados, incluso de medios periodísticos ajenos a la ciudad. Estoy muy contento con lo que hice, pero es un granito de arena dentro de un mundo que necesita gente más amable y comprensiva”, resaltó.

   “En un país en llamas y en la vorágine de una sociedad irritable, todos podemos demostrar ser mejores personas, aún en los momentos más críticos de nuestras vidas”, fue su mensaje.

   “Arriba del colectivo ves como es cada uno, la realidad misma, aunque debo reconocer que el bahiense, o el que utiliza este medio de transporte, es solidario. No pido mucho, no exijo que aparezcan superhéroes, solo me gustaría que se respeten los gestos diarios, como el saludo o cederle el asiento a una persona mayor, a una embarazada o a una madre con su hijo. Es simple, pero no está incorporado en algunos sujetos, y eso me da muchísima bronca”, repudió.

   “No sé si se están perdiendo los valores o qué, pero veo que los adolescentes, por ejemplo, están en otro mundo, ni siquiera un `hola´cuando suben al cole, y eso es preocupante. Es raro hablar de este tema, pero si todos pusieran un poquito, hoy estaríamos mejor”, acotó con otro reproche.

   Antes de finalizar, le mandó un saludó a Gladys, “una señora que se portó de diez”, y explicó por qué.

   “Cuando llegamos a destino, no había nadie esperando a Esmeralda, y se encontraba a unas cuadras de su casa. Le dije que me espere, que la iba a acompañar, porque estaba imposible transitar con la silla de ruedas por calles embarradas, pero apareció Gladys, una pasajera frecuente, y me dijo: `no te preocupes, yo la acompaño. Esa acción también merece ser destacada”.