Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Se movilizan en Stroeder para que avance una causa por abuso sexual

La mamá de una niña que habría sido violada por su padre reclama, a un año de la denuncia, que su hija pueda relatar lo sucedido en la cámara Gesell. Mientras tanto, el acusado está en libertad.

En Stroeder se hicieron dos marchas para reclamar justicia y que se detenga al acusado.

   Un denodado reclamo por justicia lleva adelante la madre de una nena que al parecer fue abusada sexualmente por su padre hace un año en Stroeder, desde donde la familia de la víctima exige celeridad en la investigación.
   La mamá de la menor reclama que su hija pueda contar lo sucedido mediante declaraciones en la cámara Gesell, diligencia para la cual -afirmó- todavía no se fijó fecha de realización, pese al tiempo transcurrido.
   Además visibiliza el caso con marchas que se desarrollaron en aquel pueblo del partido de Patagones -donde el imputado continúa en libertad- como también a través de redes sociales y medios de comunicación.
   El proceso de revictimización en perjuicio de la denunciante y sus familiares se acentúa no solo como consecuencia de las demoras en el trámite de la causa judicial, sino también a raíz de los encuentros ocasionales entre ella y el denunciado en la vía pública.
   Es que Stroeder es una pequeña localidad del sudoeste bonaerense con apenas 2.000 habitantes, por eso con frecuencia la joven “se cruza” al aparente abusador.

   "No se imaginan lo desgarrador que es escuchar el relato de una nena de 5 años contando lo que le hacía su abusador; es la verdad de mi hija y yo le creo. Merecemos salir a la calle sin tener que cruzarlo", manifestó.

   "Dejar de ser nosotras las que estamos encerradas para evitar aun más dolor. Y, como si esto no fuera suficiente, tengo que lidiar con familiares (del investigado) que exigen derechos que perdieron el día que decidieron creerle y proteger al abusador", acotó.

   La abuela paterna de la niña presentó un pedido formal en el juzgado de Paz de Patagones, para recibir un régimen de visitas a la menor.

   "Ella no quiere proteger a su nieta, sino que pide que le dé a la nena para llevársela a su casa diciéndome que su hijo no está acá, en Stroeder, pero lo veo todos los días", aseguró.

“Algo no me cierra”


   El hecho, calificado como “abuso sexual con acceso carnal agravado”, está siendo investigado por la fiscal de delitos sexuales de esta ciudad, Marina Lara.
   “Desde la fiscalía me dicen que la causa está 'en investigación', pero siempre es la misma respuesta. Me da la sensación de que alguien lo está protegiendo, además de su familia; hay algo que no me cierra”, dijo la mamá.
   “A mi hija (de 4 años al momento del hecho) le hicieron dos pericias psicológicas; en la segunda fue más clara y brindó más detalles, según la psicóloga. Pero necesitamos que fijen fecha para la cámara Gesell, porque ya pasó un año del abuso contra mi nena”, enfatizó.
   Al día siguiente de denunciar el abuso sexual infantil, un médico forense de la Policía examinó a la niña y supuestamente constató lesiones compatibles con el delito en cuestión.
   “El día que me enteré de lo que había pasado, sentí que me habían matado y me habían puesto en el cuerpo de otra mujer”, completó.
   La Justicia bahiense dispuso la restricción de acercamiento del acusado a su hija, medida que el supuesto violador “incumple”, de acuerdo con los dichos de la progenitora de la menor.
   Otra familiar de la menor explicó que en ningún momento tuvieron contacto con la fiscal Lara.

 


   “La última notificación que recibimos dice que el próximo jueves, recién un año después del hecho, se va a hacer la pericia de ADN a los elementos secuestrados durante el allanamiento que se realizó en la casa del imputado”, agregó la madrina de la niña.
   “Lo único que nos dijeron es que en mayo de este año (al encausado) le tocaba una pericia psicológica, pero tenemos entendido que no lo indagaron”, sostuvo.

 

"Anda por el pueblo como si nada"

 

   Con el objetivo de dar a conocer el incidente y denunciar dilaciones en la instrucción de la causa, la madre de la pequeña además participó de un vivo en Instagram con la abogada tucumana Colomba Nasca, presidenta de la fundación Pañuelos Amarillos, especializada en la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes.
   “Mi nena muchas veces está triste y tiene sus días; estoy tratando de que sean los más normales posibles. Por suerte estoy separada (del presumible agresor) desde que mi hija era bebé”, contó la mujer, quien añadió que la menor recibe tratamiento psicológico producto de las secuelas del ataque sexual.
   “Estoy pagando abogados y haciendo de todo; luchándola para que ella esté bien porque es lo que más me importa. Afortunadamente mi familia me acompaña”, resaltó.
   Familiares y allegados a la nena tienen previsto efectuar una nueva movilización, aunque esta vez en Bahía Blanca y con fecha a confirmar.
   “Tenemos la necesidad de hacer marchas para visibilizar la causa y que el proceso avance. Es importante que más personas se unan y no tengan miedo de salir a mostrarse, porque muchos de los que dijeron que me apoyaban no estuvieron presentes en las marchas”, dijo.

 


   “La última movilización la hicimos el mes pasado para pedir la detención (del imputado), porque anda por el pueblo como si nada. La primera la habíamos hecho en 2021 y tuvimos el acompañamiento de familiares de otras víctimas en el pueblo, uno de esos casos también de abuso sexual infantil”, finalizó la joven.