Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Lo que le dijo Santini a los jugadores de Olimpo, su doble responsabilidad y los sacrificios

El aurinegro mantuvo la categoría, después de sufrir durante la fase regular.

Juan Cruz Santini llegó en reemplazo de Mario Errazu. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

   Juan Cruz Santini dudó cuando lo convocaron para reemplazar a Mario Errazu en la Primera de Olimpo, que estaba en último lugar. Su intención era iniciar un trabajo en conjunto con divisiones formativas. Tenía siete partidos por delante de fase regular, aunque el objetivo era salvarse del descenso. Y lo consiguieron, venciendo a 9 de Julio (3-1) en el primer cruce.

   “Si bien sabíamos que la situación era complicada, necesitábamos dejar a Olimpo en Primera. Era parte del proyecto de formativas que queremos empezar en el club. Aunque si pasaba lo contrario -dijo- no era una catástrofe”.

   —No era tu responsabilidad absoluta si pasaba.

   —No, pero desde que asumís, después pasa a ser tu responsabilidad. Y más en mi caso, que soy hincha del club. La responsabilidad se la pone uno mismo, no los de afuera.

Mallemaci le aportó experiencia al aurinegro.

 

   —¿Qué cambió el equipo en este último tramo?

   —Más que nada cambió la forma de juego, la dinámica. Pusimos en valor el material que había. A los chicos del club le dimos una responsabilidad, se sintieron importantes y, a partir de ahí, pudimos empezar a construir el juego de equipo.

   —¿No se trató de una apuesta, sino que estaban convencidos de que los chicos podían aportar?

   —Tenían cosas para dar. Lo que pasa que ellos estaban con demasiadas dudas, tenían temores, algo que le pasa a cualquier jugador cuando no juega. Lo primero que les dije fue que teníamos que prepararnos para los playoffs, no para los partidos que quedaban de fase regular. Lo principal era tener una identidad de juego, saber cómo íbamos a defender y a atacar, cada uno asumiendo su rol.

Así se jugó la serie, luchando, como Percello (Olimpo) y Pordomingo (9dJ).

 

   —¿Cómo fue el proceso de trabajo durante la fase regular, sabiendo que el objetivo era ganar una serie de playoffs?

   —Fue como un volver a empezar. Teníamos que tener paciencia, hacer algunos sacrificios personales como, por ejemplo, entrenar, dedicarle un poco más de tiempo, venir los fines de semana o después de los partidos. Lo principal fue que enseguida nos pusimos todos detrás del mismo objetivo, dejando, en algunos casos, el lucimiento personal o vicios que traen los jugadores.

   —A todo esto se le sumaron refuerzos.

   —(Guillermo) Mallemaci, (Franco) Percello y (Agustín) Solomon que hacía dos años no jugaba. Agustín nos ayudó porque pude poner de dos a (Juan Ignacio) Reiner, ya que teníamos poco gol en el perímetro.

Juan Ignacio Reiner

 

   —¿Te sorprendió Marcos Diel?

   —Lo conozco desde Cadetes, así que no me sorprendió lo que nos dio, sí su madurez en momentos clave, porque no deja de tener 20 años. Sobre todo con su liderazgo y a la hora de anotar, porque metió 20 o 25 puntos todos los partidos y, también, porque prácticamente no tenía recambio.

Marcos Diel fue determinante.

 

   —¿Qué relación tiene el resultado de la Primera con el proyecto en menores?

   —El resultado en sí no tiene ninguna relación. Lo que buscamos es poner en valor la Primera del club, para que los chicos no intenten irse tan rápido a jugar otros torneos. Y estamos tratando de darle una estructura de entrenamiento para que lleguen preparados y no todos los años haya que salir a buscar cinco o seis jugadores a último momento. Darle espacio a nuestros jugadores, a los que puedan y estén a la altura, pero que todos tengan la posibilidad.

Mañana, el último

   Pueyrredón y Estudiantes jugarán mañana jueves el quinto partido, buscando el último clasificado a semifinales, donde ya están Liniers, Napostá y Bahía Basket.

   El partido será a las 20.45 y lo arbitrarán Emanuel Sánchez, Mauro Reyes y Sebastián Arcas.