Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Las primeras noticias sobre Bahía Blanca en diarios europeos

Diarios de Madrid recogían de sus colegas porteños las primeras noticias referidas a Bahía Blanca.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Fundada nuestra ciudad en abril de 1828, el modesto fuerte quedó poco menos que abandonado a su suerte, con una casi completa falta de comunicación con Buenos Aires. Las noticias llegaban de manera esporádica en los buques o con mensajeros que a lomo de caballo se aventuraban a cruzar el territorio bonaerense.

   Sin embargo, algunos hechos ocurridos en el pueblo lograban llegar a los diarios capitalinos y a partir de allí encontrar eco en publicaciones de España.

   No es simple determinar cuál fue la primera vez que un acontecimiento de Bahía Blanca figuró en un diario europeo, pero la publicación del primero de marzo de 1833 debe estar entre ellas. Lo que sigue es un compendio de algunas noticias e historias que se reflejaron diarios de Madrid y que dan cuenta de los primeros tiempos de existencia de la ciudad que hoy celebra sus 194 años.

 

White-Bay

   "Este Cantón lo ocupa un grande número de brazos, que salen de los dos Ríos de Camarones y que lo dividen en muchas grandes Islas, que la más distante del lado del Rio grande, ha tomado el nombre de Negrey. Se halla en ella una Bahía, que se llama White-Bay, o Bahía Blanca , cerca de la cual hay al Oeste un Cabo, que los Ingleses llaman High-Point y los Pilotos SteapPoint, opuesto de Rio de Beroa, que está al Sud- Est de Camarones".

   Diario Noticioso Universal, abril, lunes 14 de 1776. Historia general de los Viages.

Mujeres que guisasen

   “Algunas tropas han sido enviadas al sur de la bahía Blanca. Los soldados se quejaron que no tenían mugeres (sic) que les lavasen la ropa y les guisasen. (Juan Manuel de) Rosas, tomando en consideración esa queja, mandó que a las mujeres de cualquier clase se las obligue a entrar en el servicio. A una hora determinada oficiales de la policía arrestaron a todas las mujeres que se encontraron en las calles. Así el pequeño ejército destinado para Bahía Blanca ha sido socorrido con vivanderas”.

   La Revista Española, Madrid, 1º de marzo de 1833

 

El desamparo

   "La reciente sublevación de los indios en Bahía Blanca, ha venido á golpear con el cuento de su chuza las mal guardadas puertas de nuestras fronteras, y á dar actualidad á una cuestión que es para la República Argentina de un interés permanente; hablamos de la guerra contra los indígenas.  

   EI resultado de todo es que hoy nos hallamos en peor estado que el primer día en que emprendimos nuestra cruzada contra los salvajes, y que hay una parte considerable de nuestro territorio que se halla en poder de la barbarie.

   Todo el desierto mas allá de la sierra hasta el estrecho de Magallanes, incluyendo la falda de la cordillera, se halla á merced de las tribus bárbaras, que de vez en cuando vienen á plantar en medio de nuestras poblaciones rurales su roja bandera de exterminio (sic), para recibir después el premio de la paz.  He aquí los detalles que da el Diario de la tarde de Bahía Blanca sobre la invasión de los indios:

   Horror causa la triste relación que se nos hace de los sucesos lamentables ocurridos en las inmediaciones de Bahía Blanca. Se realizaron desgraciadamente los temores que teníamos de una invasión de indios á favor del desamparo de la frontera; y el sacrificio de vidas, el cautiverio bárbaro de niños y mujeres, el despojo de inmensas fortunas, han sido la consecuencia terrible del abandono en que nos hallamos bajo el imperio de la dictadura. Cuatro mil indios invadieron la campiña del Sud, hasta una distancia de cuatro cuadras de Bahía Blanca, cuya población recogió muchas familias de sus inmediaciones, fortificando las bocacalles del pueblo con montones de carretas, con troncos de árboles, con todos los objetos más o menos aparentes para preparar la defensa de aquel punto.

   Los indios, entre tanto, recorrían como vándalos las campiñas, asesinaban los hombres que prendían, y cautivaban á las mujeres y á los niños. Las tribus de Calfucurá y de Renquil, caciques conocidos en sus diversas correrías, capitaneaban la invasión; pero se nos dice que los acompañaban en esa empresa feroz algunos cristianos. 

   Los males causados en las propiedades eran ya de mucho valor; y, según informes de un individuo que logró escaparse de entre ellos, se sabe que la invasión debía continuar por la dirección del Sauce, de las Mostazas y Quequén Salado. Había sido derribado un molino de mucho valor que poseía Samuel Hale á pocas cuadras de Bahía Blanca”.

   La Esperanza, Periódico Monárquico, Madrid, 16 de junio de 1852

 

El último golpe

   La nuestros corresponsales especiales Buenos Aires, 20 de Diciembre de 1881. Con motivo de haberse presentado varias tribus de indios salvajes en las cercanías da Bahía Blanca y Patagones, el gobierno nacional ha tomado las debidas precauciones, con el fin de darles el último golpe. Al efecto se comunicaron órdenes para que avance la línea actual de fronteras, ocupando los puntos más estratégicos. Al mismo tiempo se ha concertado el plan de la expedición que mandará el general Villegas. La opinión pública acoge con fruición estas medidas, ávida de ver pronto convertido en hecho la completa posesión del desierto.

   El dia, Madrid, 25 de enero de 1882