Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Donatella Levriero: la estudiante de abogacía que tiene el don de los elegidos

Hija de Alberto y hermana de Lázaro, la jovencita sueña con sobresalir en el Panamericano Mixto Sub 18 de Brasil. “Estoy muy ilusionada con vestir la camiseta argentina”, dijo.

Donatella jugará el Panamericano Mixto Sub 18 en Brasil. Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

 

Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com

(Nota publicada en la edición impresa)

 

   Era cotidiano aferrarse a las manos de su padre (Alberto) y su hermano (Lázaro) para asistir a todos los partidos. No importaba la condición ni el lugar, sólo era cuestión de estar presente para verlos a ellos, sus referentes.

   Donatella Levriero creció  jugando a las bochas. Primero en la escuelita de 9 de Julio, cuando tenía 7 años, y luego incursionando en otros clubes -como Independencia- hasta convertirse en adolescente.

 Alberto (izq.), Donatella y Lázaro en el club de sus amores: 9 de Julio.

 

   Hoy tiene 17 años, una personalidad admirable -ya cursa el primer año de abogacía en la Universidad Nacional del Sur- y un talento que le valió una convocatoria impensada.

   "Me llamaron para integrar la preselección, no lo esperaba. Si bien al principio dudé un poco, mi papá me convenció. Eran 7 chicas y 7 chicos, pero sólo iban a quedar 5", contó Donatella.

   -Por tus logros se nota que sos buena jugadora. ¿Cómo estudiante también sobresalís?

   -Soy muy exigente con todo lo que hago. En el juego de las bochas busco superarme; también voy al gimnasio para estar bien físicamente. Y al estudio le dedico mucho tiempo, porque la universidad es exigente y la carrera me gusta.

   —Y ahí están los frutos, te vas a un Panamericano.

   —(Risas). Aprendí una modalidad distinta, como Raffa Volo. Nunca había jugado, por eso primero me enseñaron el reglamento y después lo puse en práctica. En realidad, todos estudiamos las reglas para no cometer errores.

   "Viajamos a Suardi (Santa Fe), la bocha es igual a la que usamos siempre, pero la cancha es larguísima, porque tiene 26,5 metros. Piso de alfombra y tablas rectas a los costados, sin loma. La calve es tomarle la mano a la raffa", señaló.

   —¿Cómo fue esa primera raffa?

   —Horrible. La primera raffa que tiré me costó; después le fui agarrando la mano. Antes de viajar pude practicar un día en Almafuerte, pero no tenía mucha idea.

   —¿Pediste asesoramiento?

   —Hablé con Juan Pablo Urra (integró múltiples seleccionados de mayores y fue subcampeón mundial juvenil en Francia), me dio algunos consejos; siempre lo veo jugar en el club. También Lázaro me ayudó con el tema de cómo hay que ubicarse para raffar mejor.

   —¿Qué les dijo el técnico de la Selección, José Gáspari?

   —Fue muy piola. Nos brindó su apoyo, hizo mucho hincapié en el reglamento. Cuando volví a Bahía esperaba el llamado, pero no quise ilusionarme, aunque me sentí muy cómoda con el juego. 

   —La alegría fue grande.

   —Siii. Sabía que había rendido, pero la competencia fue muy pareja porque hay muy buenos jugadores. Quedamos dos mujeres y tres varones. El torneo en Brasil va a ser el primero en la modalidad Mixto, pero tenemos un muy buen equipo.

   —¿Cuándo viajan?

   —El 30 o 31 de este mes nos juntamos en Río Cuarto para la etapa final de la preparación. De ahí viajamos a Buenos Aires y luego a Brasil.

   —¿Qué te dijeron de Barbosa, donde se juega?

   —No conozco nada de Brasil; es un pueblo cerca de Porto Alegre. Mi hermano fue a jugar un Panamericano y me dijo que es un lugar muy tranquilo.

   "Vamos a representar al país, estoy muy ilusionada con vestir la camiseta Argentina". 

  —¿Quién es tu compañera en el equipo?

   —Brenda Ledesma, de Santa Fe. Creo que ella ya integró el seleccionado argentino, tiene más experiencia. 

 

El entrenador José Gáspari confirmó los nombres para el seleccionado. Además de Donatella estarán Brenda Ledesma (Santa Fe), Facundo Capdevilla y Lucas Suculino (Córdoba) y Tomás Di Biasi (Entre Ríos). Este certamen, además, otorgará plazas para el mundial de Roma, Italia.

 

   —¿Porqué tanta pasión por las bochas?

   —Seguía a mi familia, le tomé cariño al juego. Es el único deporte que practico. Me anotaba en los torneos de chicos, luego en el de un mayor y un menor, los abiertos. Estuve dos años en Independencia con Enzo Salvi, que también integró la preselección para el Panamericano, y en 2019 volví a 9 de Julio.

   —Está faltando la competencia de mujeres.

   —No hay chicas de mi edad, me anoto el los torneos de Tercera, pero no dejo de practicar. 

 Donatella en el seleccionado junto a Graciela Amodeo, Soraya Sepúlveda y Viviana Stacco.

 

   —¿A quiénes admirás en este deporte?

   —Papá es mi guía y mi hermano es un ídolo. Y admiro a Guadalupe Serantes, de Olavarría. Es una genia, un ejemplo de deportista y obtuvo resultados muy importantes a nivel local y mundial.

   “También debo agradecer a Rodrigo Catini, que siempre me llevó a los campeonatos de menores. Gracias a él, y a la ABB, he podido jugar torneos zonales y provinciales". 

 Donatella y Enzo Salvi, quien también estuvo convocado para el preseleccionado, en un torneo jugado en Coronel Suárez.

 

   —¿Tenés contacto con Guadalupe?

   —De vez en cuando la encuentro en los torneos provinciales. Es increíble el talento que tiene, la facilidad para resolver en situaciones difíciles.

   —Por ahí el día de mañana te toca a vos ocupar su lugar.

   —Sería maravilloso. Voy a dar lo mejor para seguir compitiendo en este nivel, para aprender de los que saben. Ahora es Raffa Volo, pero también está el Zerbín y hay que adaptarse a todas las superficies y los reglamentos internacionales.

   "Ser parte de una delegación argentina ya es un gran logro, me siento afortunada", aseveró.