Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Para recuperar poder de compra, el salario mínimo debería subir un 52 %

El atraso salarial frente a la inflación aún no se puede resolver, aseguran desde un centro de estudios santafesino.

Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   Para recuperar el poder de compra que tenían en promedio durante toda la etapa de Cristina Fernández, el Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) tendría que crecer un 52 por ciento por encima de la inflación, al tiempo que, para equiparar al del último mes de Mauricio Macri, el incremento tendría que ser del 11%.

   El análisis pertenece al Mirador de la Actualidad del Trabajo y la Economía (MATE), con asiento en Rosario, que comparó los niveles de SMVM a diciembre de 2021 con respecto a los promedios de los mandatos presidenciales de Cristina Fernández de Kirchner (años 2007 a 2015) y de Mauricio Macri (2015 a 2019), expresados a precios constantes del último mes del año pasado, lo que permite aislar el efecto de la inflación. En forma usual, esta práctica exige el uso de los índices inflacionarios, en este caso, el IPC oficial de diciembre de 2021.

   Con todo, se obtienen los salarios reales de cada etapa, vale aclarar, los salarios medidos en términos de poder adquisitivo, en contraposición con las salarios nominales, los cuales, por el contrario, no toman en cuenta el efecto de la inflación.

   Así las cosas, el SMVM de noviembre de 2007, el que ascendía, por regulación del Consejo Nacional del Salario de aquel entonces, a poco más de 900 pesos, equivale a un SMVM de 48.913 pesos a diciembre del año pasado. En términos sencillos, los $ 900 de 2007 “compran” el equivalente a $ 48.913 pesos a diciembre de 2021, siempre hablando en términos de salario real.

   Por este motivo, recuperar el poder de compra de aquel lejano noviembre de hace 14 años atrás exigiría un SMVM un 53% mayor en términos reales. Vale aclarar que el aumento nominal equivalente a dicha suba real del SMVM debería ser muchísimo mayor -concretamente, de alrededor del 5.300%-, ya que, en este caso, no se toma en consideración la evolución de los índices inflacionarios.

   Según el análisis de los economistas del MATE, el retraso salarial es sumamente importante, a punto tal que afecta con mayor énfasis a los sectores más postergados de la sociedad, quienes obtienen ingresos cercanos al nivel mínimo legal e incluso por debajo.

   En tanto, tomando exclusivamente el registro salarial del sector privado, siempre de acuerdo con el Mirador, las remuneraciones se deberían incrementar a razón del 27% real para recuperar el poder de compra de 2015, aunque están apenas 1% real por debajo de los que dejó la administración de Mauricio Macri.

   Del lado del sector público, la cosa es algo peor, toda vez que los niveles salariales estatales se deberían incrementar un 34% promedio para volver a sus niveles de noviembre de 2015, hablando, claro está, en términos de poder de compra.

   Sin embargo, quienes más han sufrido el duro golpe fueron los trabajadores informales, que en la ciudad promedian entre el 27 y el 30%. Para ellos, cuyos aumentos no están regidos por los acuerdos paritarios, la inflación les ha corroído poder de compra en forma ininterrumpida desde 2020, lo que explica, en buena parte, el alza de las cifras de pobreza a indigencia en nuestro país, que alcanzaron su pico más importante en la pandemia (42% de la población al segundo semestre de 2020, de acuerdo con el INDEC, que se compara con el 35,5% del segundo de 2019).