Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Acuerdo con el FMI: pocos detalles, objetivos trimestrales y la ausencia de un plan

Según el economista Oscar Liberman, el anuncio hasta ahora ha tenido una carga política más que una económica.

Fotos: archivo-La Nueva.

   El economista Oscar Liberman aseguró por LU2 que el acuerdo al que llegó el país con el Fondo Monetario Internacional es algo a lo que se podría haber llegado hace dos años y medio, sin necesidad de tensar la cuerda hasta el final.

   “No es un acuerdo, sino un entendimiento y un convenio en el cual no se presenta un plan económico y cuyo anuncio ha tenido una carga más política que económica. La idea es llegar a déficit y emisión cero, pero llegar a eso significa ajustar y eso solo se puede hacer por reducción de gastos, de más impuestos o por vía inflacionaria”, manifestó.

   En Panorama, por “LU2”, indicó que –por lo que se sabe hasta ahora- el país deberá ir cumpliendo metas trimestrales.

   “Por ahora no hay detalles sobre lo que se va a hacer. Hasta ahora ese ajuste lo viene haciendo el gobierno a través de su principal fuente de recaudación, que es el impuesto inflacionario. Entonces, hacer un programa de reestructuración de deuda, con inflación alta y permanente, está lejos de ser un programa económico de crecimiento. La idea de crecer con inflación, no es una buena idea; el crecimiento genuino es con estabilidad, evitando así las distorsiones que causa la inflación”, dijo

   Liberman recordó que no existe muchas precisiones sobre el programa y afirmó que los anuncios hechos responden más a una cuestión política que económica.

   “Se habla de reestructuración de tarifas, pero no se explica cómo; tampoco hay reformas institucionales, al menos dice eso el gobierno, pero tampoco se aclara cómo se financiará el déficit. Hoy la Argentina tiene emisión e índices de inflación muy altos, y si vamos a tardar tres años para llegar al equilibrio fiscal, va a haber que financiar el déficit”, aclaró.

 

Hay que separar si son metas cumplibles o cómo las vamos a cumplir y lo que implica para quienes vivimos en Argentina”, señaló Liberman.

   En ese sentido, dijo que –por lo que se sabe- no se trata de un “acuerdo duro”, con un período muy largo para llegar a un equilibrio fiscal.

   “Hoy la inflación es funcional al gobierno, porque le está haciendo el trabajo sucio del ajuste; por ejemplo, en lo político dicen que no ajustarán las jubilaciones, pero las jubilaciones corren por detrás de la inflación”, manifestó.

 

Conflictos en el seno del gobierno por el acuerdo con el FMI

 

   Por último, respecto del historial negativo que tiene el país en cuanto al cumplimiento de acuerdos con el FMI –de 22 acuerdos, en 20 casos no cumplió-, Liberman sostuvo que en “200 años tuvimos siete 7 superávits y en el resto quisimos vivir más allá de nuestras posibilidades”.

   “Eso siempre llevó a crisis cíclicas de deuda que se tomaban y no se pagaban, o a crisis inflacionales fabricando dinero sin respaldo. Al FMI se llega porque los sucesivos gobiernos fueron, pidieron dinero y ellos nos solicitan un programa. Entonces, Argentina va cíclicamente, pide el dinero y después convierte al FMI en el enemigo: no queremos pagar y empezamos la historia con que nos quieren imponer un plan”, finalizó.