Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Una bahiense en Dubai: la historia de una joven que no teme al riesgo

Gisela Sfascia es partenaire de un experimentado arquero mexicano en un número de puntería en el Cirque Du Liban. Ella sostiene globos con la boca y sobre su cabeza y él lanza flechas a ciegas para explotarlos. 

Gisela Sfascia, patinadora, artista y payasa.

  ¿Cómo llegó una bahiense a ser la partenaire de un número de puntería en el Cirque Du Liban, en Dubai, uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Árabes? ¿Cómo hace para pasear con tacones altísimos por una pista mojada e inestable, entre láseres, humo y agua? ¿No tiene miedo a las flechas? 

   Gisela Sfascia, profesora de patín y payasa está viviendo por estas horas una experiencia única y quizás uno de los desafíos más grandes de su trayectoria.

   Llegó a Dubai desde Chile el pasado 22 de setiembre y debutó en el Fontana Show del Cirque Du Liban apenas unos días después en un número totalmente nuevo para ella.


Gisela junto al arquero José Luis Vital.

   Su rol es sostener globos con la boca o ubicarlos por encima de su cabeza para que un experimentado arquero y artista circense internacional los explote a través de disparos de flechas con su arco y ballesta. A lo largo del show ella lo va guiando, porque lo hace a ciegas e incluso de espaldas.

   “Si bien hace años que trabajo en circo esto es algo nuevo porque originalmente comencé como patinadora de hielo”, contó.

   Gisela es, junto a su pareja, el también bahiense Luciano Cueva, creadora de la compañía artística Queque.


Con su pareja Luciano Cuevas, payaso y profesor de Teatro.

   “Con mi pareja tenemos un número de látigo y de riesgo en el cual él me explota globos que yo sostengo con distintas partes del cuerpo. Lo nuevo para mí es que me lancen flechas”, contó.

   Ambos son payasos y también hacen acrobacia, malabares y burbujas. Además, ella da clases de patín y él de teatro. Juntos dan talleres de circo.

    Gisela llegó a Dubai invitada por José Luis Vital, un compañero al que conoció en el circo México On Ice, en el cual estuvo trabajando en Chile desde diciembre de 2021, al igual que su pareja. 


En el número de puntería.

   Ambos se incorporaron al elenco como patinadores sobre hielo en un número cargado de colorido, coreografía, con muchas faldas y bailes típicos e interpretaban a Ernesto de la Cruz y Mamá Imelda, personajes de la película Coco. Luego, Luciano tuvo el rol de payaso en hielo. 

    “José Luis realizaba el número de arco y flecha con una compañera pero a mitad de gira ella tuvo que dejar el circo y fui yo quien empezó a trabajar en la pista de hielo como partenaire de su número. En agosto le surgió a él esta posibilidad de trabajar en Dubai, donde ya había estado antes, y como su mujer no podía hacerlo me ofrecieron que lo acompañara en esta aventura”, comentó.

   “Tengo la mayor de las confianzas en mi compañero porque es un profesional con todas las letras. Muy experimentado, cuarta generación de circo y arquero. Es el número de toda su familia, ya que son todos arqueros y arqueras, también su mamá y su hermana”, confió.


Luciendo el maravilloso vestuario del Cirque.

   Para Gisela no estar sobre sus patines también es algo nuevo. 

   “Siempre trabajé con mis patines de rueda salvo en el circo chileno donde la pista era de hielo. Ahora tengo que caminar con tacos sobre una pista mojada e inestable ya que el circo es fontana, es decir, que toda la pista es una gran fuente que sube y baja al compás de las aguas danzantes”, relató.

  Se trata de un espectáculo que combina luces láser, humo y tecnología de última generación.


Burj Khalifa & Dubai Mall, Dubai, UAE.

   “Su fuente es el escenario mismo. La pista es circular y sube y baja por completo, en gajos, como si fuera una naranja”, indicó.

   En cuanto a la cultura de Dubai confió que fue muy chocante de entrada y lo sigue siendo, sobre todo por el hecho de ser mujer, por las innumerables restricciones que son impensadas en el mundo occidental.

   “Hay muchas cosas que no están permitidas. Los artistas del circo paramos en un hotel que compartimos con otros artistas. A mí me tocó con otras tres chicas argentinas y cuando salimos a pasear, como hace mucho calor, vamos lo más frescas posible, aunque nada provocativo. Sin embargo, más de una vez los vehículos te siguen, te interceptan, te tocan bocina y los hombres giran la cabeza sin pudores para verte”, comentó.


En uno de sus paseos por el Dubai Miracle Garden.

   Lo que más le llamó la atención no es que las mujeres estén tapadas de pies a cabeza, inclusive las niñas, sino enterarse que debajo de sus burkas, muchas de ellas tienen vestimentas y joyas diseñadas con oro, que nadie más que su marido y su familia puede ver.

   “A muchas niñas solo se les ve la carita y los pies”, dijo.

   “El mercado del oro tiene joyería de metal y también vestidos, corsets super extravagantes que las mujeres llevan puestos debajo del burka. Muchas tienen miles de dólares bajo de esa túnica”, dijo extrañada.


En México On Ice, en su paso por Chile.

  El burka o burqa es la ropa tradicional usada por mujeres en algunos países de religión islámica y que consiste en una túnica negra que las envuelve de la cabeza a los pies. 

   “En esta cultura las mujeres son muy sumisas y, en cambio, los hombres son como en todos lados. No tienen más prohibiciones que las generales como no beber en la vía pública o no consumir drogas. No vimos graffitis, ni hay delincuencia. No vimos ni un solo patrullero con la sirena prendida por alguna emergencia”, contó.

   Dubai es un sitio reconocido por sus llamativas, lujosas y enormes construcciones y edificios.

   “Nos asombró la facilidad de construcción que tienen. Llegamos el 22 de setiembre y al lado del hotel en el que nos alojamos estaban construyendo un edificio. Pasaron dos meses y avanzaron tanto que pensamos que antes de irnos ya lo van a tener listo”, reflexionó.

   “Acá es todo grande, enrome. Tienen terreno y no temen usarlo”, señaló.

   Las playas son de acceso libre pero tienen horarios restringidos.  A las 18 suenan los silbatos de los guardavidas y las playas cierran. No se puede ir a la noche a tomar unos mates o una cerveza mirando el mar. 

   "En el emirato que vivimos nosotros que es Sharjah es así, pero no es así en todos lados. En Dubai sí hay playas accesibles a toda hora, solo que nosotros estamos lejos", contó    

    Antes de vivir esta experiencia Gisela y su pareja Luciano realizaron intervenciones artísticas en Bahía Blanca y viajaron mucho por Chile haciendo presentaciones en escuelas, jardines, teatros y municipios. 

   

  Estuvieron presentes en las Fiestas de la Chilenidad, una celebración patria de gran relevancia para el país vecino.

   En nuestra ciudad, ella dio clases de patín en el club Barrio Hospital, en el Club Napostá y, durante la pandemia, en el Parque de Mayo mientras que su compañero dio clases de teatro.

   Sus IG: @quequeartistas, @patinrecreativogs, @gisetriz, @cosmesfulanito_artista.