Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Claudio Martini: “Las grandes transformaciones vienen de la mano de la educación”

Con más de medio millar de servicios educativos que atender en su jurisdicción sueña con una sociedad más justa, más igualitaria, más equitativa.

   Claudio Martini lleva más de tres décadas vinculado a la docencia, ámbito que hoy desarrolla desde su función de Inspector Jefe de Educación de la Región 22 de la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires.

   De entrada, nomás, este padre de dos adolescentes ejerció la docencia en ocho escuelas a la vez, situación que, de alguna manera, marcó su perfil de funcionario con una dinámica inusual. Activo y sanguíneo a la vez.

   Con más de medio millar de servicios educativos que atender en su jurisdicción, que va de Patagones hasta Monte Hermoso, sueña con una sociedad más justa, más igualitaria, más equitativa. Pero, fundamentalmente, más solidaria.

   1. “Empecé a estudiar una carrera en la Universsidad Nacional del Sur, pero como tenía que trabajar y los horarios me complicaban, me pasé al Juan XXIII para finalmente recibirme de analista de sistemas. Aquel momento era el boom de la informática. Por lo que ya antes de recibirme, con 19 años, empecé a dar clases. Fue cuando la vocación me encontró a mi o yo encontré a la vocación. Me enamoré de la profesión, en un tiempo que disponía de pocas herramientas hasta que luego fui incorporando otras nuevas para ejercer hidalgamente la docencia”.

   2. “Las grandes transformaciones vienen de la mano de la educación. Es un problema cultural que tenemos que resolver. Pensar con otra cabeza para lograr una sociedad más justa, más igualitaria, más equitativa, pero fundamentalmente más solidaria”.

   3. “Las líneas de largada para nuestros chicos siempre van a ser distintas, porque todos partimos de lugares diferentes. El tema es qué horizonte les mostramos, qué derechos les garantizamos. Es por ahí. He trabajado en escuelas con contextos complejos, adversos, pero la transformación que edifica la escuela permite pensar en un anti destino. Uno dice ‘esto nace así, se cría así y termina así’. Bueno, la escuela trabaja para romper con eso. Esa es la magia que tiene el aula”.

  4. “Es habitual escuchar ‘cuando yo iba a la escuela la educación era mejor’. Yo les pregunto: Pónganme en contexto. ¿Por qué era mejor? Explíquenme. ¿Y por qué no es mejor ahora? Ponderar los diferentes estadíos que atravesó la educación es como si lo trasladáramos a la sociedad. Yo tengo 50 años y hace 30 la sociedad era otra. Y yo también era otro. Ergo, la escuela era otra”.

  5. “Nada sobra dentro del aula. Cualquier recurso, pienso en el mapa, en Internet, en el pizarrón y la tiza, en la tablet, la compu, en el celu… Todas herramientas que tienen que propender a que el chico aprenda. El termómetro es el aprendizaje, que el chico salga sabiendo”.

   6. “Los procesos atencionales, lograr la atención del auditorio, van en función de la propuesta. La charla puede ser más didáctica o estructurada. El docente juega con eso. El aula es fresca, dinámica”.

   7. “En mi Región, que va de Patagones hasta Monte Hermoso, de pronto tenemos una escuela con un solo alumno, unipersonal, con una sola docente, en el medio del campo, con 80 kilómetros de camino de tierra o 90 de ripio para llegar. Y ahí está la escuela, haciendo escuela en el lugar que se necesita. Y también tenemos escuelas de 2 mil alumnos. Otro formato. No hay una sola receta. Nuestra querida Región tiene 516 servicios educativos. Escuelas rurales, escuelas de islas, escuelas urbanas, escuelas en contextos de encierro. Tenemos distritos pequeños como Monte Hermoso, con 12 servicios educativos. Y por otro lado Bahía Blanca, con casi 300. Ahí está la riqueza. Es un aula diversa”.

   8. “El docente rural o ese que acude a una escuela en contexto de encierro, es maravilloso. ¡Hay que ir a dar clases a una escuela en contexto de encierro!”.

   9. “La educación es un terreno de garantía de derechos y de posibilidades. La educación abre puertas, abre cabezas. Es como los libros. Funciona cuando se abren”.

   10. “El docente es un gran profesional que tiene ese algo más, eso distinto. Educar es un acto amoroso. Si no establece un vínculo con los alumnos sólo sería un transmisor de conocimientos”.

   11. “La extensión horaria en las escuelas se apoya en la ley. Está legislado. Marca una progresividad que vamos dando. Se trata de un cambio histórico. Tenemos escuelas primarias con cuatro horas de clases como hace cien años. Es un cambio cultural, estructural y social. La escuela es un eje organizador. Estoy convencido que más horas de nuestros chicos en el aula es mejor. Más escuela y mejor escuela. No puedo pensar en algo disociado. Sin prisa pero sin pausa. Tenemos un grupo que ya inició, otro pensado para arrancar en marzo de 2023 y otro en análisis para que vayamos trabajando con sus docentes, padres, con sus comunidades educativas”.

   12. “Escucho los diálogos de mis dos hijos adolescentes (Bautista, de 16, y Rosario, de 14). Cuando surge un comentario inapropiado, en la tele por ejemplo, de discriminación o misógino, sostienen que no es por ahí. Y lo hacen con toda firmeza. A mí, por ejemplo, me interpelan si llego tarde. ‘¿Adónde fuiste?’, ‘dejá el teléfono que tenemos que cenar’. Es fantástico. Son la esperanza”.

   13. “Me siento un bendecido con mi función. Tengo un gran equipo de trabajo, con 5 jefes distritales, 63 inspectores de área, 516 directores y casi 150.000 alumnos. Una población educativa más grande que algunas provincias del norte del país”.

   14. “Nos duele cuando notamos que un chico empieza a faltar. Hay equipos de psicología, de deserción escolar, que van a buscarlos, pero existen realidades que son muy fuertes, que superan las mejores intenciones de la escuela”.

   15. “No tengo a ninguno de mis padres en vida, pero si tuviera que definirlos diría que fueron dos grandes maestros para mí. De la vida. Ella, ama de casa, se levantaba temprano, me preparaba el café con leche. De fierro, siempre. Mi Viejo, empleado de la Cap, en Cerri, me marcaba el horizonte. ‘Vos tenés que estudiar, el conocimiento no ocupa lugar’, me decía”.

   16. “Me siento emocionalmente realizado. Mi mujer y mis dos hijos son el motor, los que me ofrecen todas las alegrías diarias. A mis hijos intentamos darles alas para volar, el vuelo que ellos quieran. Claro que me encantaría que vuelen en este país. ¡Si tenemos un país maravilloso! Tenemos todo. Sólo debemos ponernos de acuerdo. Trabajo mucho para que así sea".

   Vos también podés proponer un líder para entrevistar en nuestros próximos episodios. Escribí un correo a contenidos@lanueva.com con el asunto LÍDERES o utilizá la etiqueta #UnLíderEnBahíaEs en las redes sociales junto al nombre del candidato.