Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Causa Herro: jueces de Mar del Plata deberán intervenir en la apelación

Los recursos contra la absolución a 6 acusados por fraude hereditario irán a la Cámara Penal bahiense, aunque ninguno de sus 5 integrantes es juez hábil para actuar.

El juez Gabriel Giuliani dictó el fallo absolutorio. Fotos: Pablo Presti La Nueva.

   Con el fallo de primera instancia, que determinó la absolución de 6 acusados de una presunta estafa con una herencia, la denominada causa Herro no se cerró sino que tiene más capítulos para escribir.

   La segura apelación que van a presentar el fiscal Gabriel Lopazzo y el abogado Juan Francisco Carnero, quien representa al denunciante, Maximiliano Rodríguez Labastía (foto), seguramente será analizada por jueces de la ciudad de Mar del Plata.

   Si bien ante los recursos contra fallos de jueces en lo Correccional de nuestra ciudad, como el doctor Gabriel Giuliani, debe actuar la Cámara Penal de la jurisdicción, en este caso ninguno de sus integrantes es considerado hábil para intervenir.

   Es que algunos se excusaron de actuar -hay que saber que entre los imputados del caso, aunque todavía no llegó a juicio, está la exfiscal provincial María Gabriela Corrado- y otros ya emitieron opinión en razón de distintos planteos que se dieron en la instrucción de la causa, es decir antes de que llegara al debate.

   Se trata de los doctores Gustavo Barbieri y Pablo Soumoulou, de la Sala I, y Guillermo Petersen, Guillermo Emir Rodríguez y Hernán Alfredo Mones Ruiz, de la Sala II.

   En consecuencia, las actuaciones seguramente serán giradas a la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Mar del Plata, órgano que deberá actuar a modo de subrogante.

Los argumentos del juez

   Rodríguez Labastía, reconocido en 2007 como hijo natural y único heredero del contador Adolfo Herro, asesinado en 2005 en su chalet de Cariló, denunció que la familia de origen de su padre urdió una maniobra para dejarlo sin la herencia.

   El juez Giuliani absolvió a los hermanos de Adolfo, Gustavo y Eugenio Herro; a Juan Marini; a Enrique Pérez Ronda; a Hugo Osvaldo Adobatti y a María Josefa Rodríguez.

   Entendió que al momento de la acción sucesoria y venta de bienes la única heredera era la madre del contador, Beatriz Pennacchiotti (ya fallecida) y que, en consecuencia, no se configuró el delito de estafa porque no había estafado.

   Sin embargo, para el abogado Carnero el fallo, jurídicamente, es "una suerte de burla" porque no se tuvieron en cuenta los testigos que pasaron a lo largo de las 10 audiencias del debate.

   "Todos dijeron que la familia sabía, que todo el mundo conocía a Maximiliano y la sentencia no analizó nada del juicio. Eso nos llamó la atención", explicó.

Posturas previas 

   Organismos superiores al juzgado Correccional, al momento de intervenir durante la etapa de instrucción de la causa, fijaron postura contraria a la del juez Giuliani.

   Por ejemplo, en mayo de 2017, la Sala I de la Cámara Penal bahiense revocó el sobreseimiento de los acusados, que había dispuesto el juez de Garantías de Tres Arroyos, Alberto Gallardo.

   "La descripción de la hipótesis fáctica (por la que el Ministerio Público Fiscal acusa a los encausados) resulta circunstanciada, clara, precisa y específica, y permite comprender con facilidad cuál es el hecho por el que se lo acusa; se encuentra espacio temporalmente determinado, y está correctamente individualizada la conducta imputada”, habían dicho en ese entonces Soumoulou y Guillermo Giambelluca, quien ya está jubilado.

   En julio de 2019, la Sala III del Tribunal de Casación bonaerense, al rechazar la prescripción de la acción penal pedida por las defensas, también fijó posición.

   "Cada uno de los imputados hizo su aporte al hecho único formando eslabones de la cadena imputada, lo que resulta derivación razonada del derecho vigente en función de las circunstancias de la causa y conduce al rechazo de la impugnación”, afirmaron los doctores Ricardo Borinsky y Daniel Carral.

   Vale aclarar que cada uno de esos argumentos no son condicionantes para los jueces que deben intervenir ahora.