Bahía Blanca | Jueves, 01 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 01 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 01 de diciembre

"Estoy psicológicamente quebrado", dijo el fotógrafo agredido por guardaespaldas de Cara Delevingne y Margot Robbie

Pedro “Peter”Alberto Orquera se encuentra internado con una fractura expuesta en el codo después de retratar a las actrices en La Boca. Deberá ser operado.

   El fotógrafo Pedro “Peter” Alberto Orquera se encuentra internado tras sufrir un ataque luego de retratar a Cara Delevingne y Margot Robbie. Contratado por una revista las encontró en un restaurante del barrio porteño de La Boca y, al verlo con su cámara, los guardaespaldas de las actrices corrieron al reportero hasta dejarlo en el piso, con una fractura expuesta en el codo y una hemorragia que lo asustó al punto de perder la conciencia.

   “Estoy psicológicamente muy quebrado, muy angustiado, no caigo”, dijo Peter desde el hospital Argerich al portal Infobae. “Sufrí una violencia inusitada y les inicié una demanda”, afirmó sobre los dos hombres que permanecen detenidos, acusados de lesiones graves: Jac Rhis Hopkins y Josei Mac Namara Callum, ambos de nacionalidad británica y que ayer debían viajar con las estrellas hacia el sur del país.

   Peter recibió la paliza el día de su cumpleaños 61. Ahora tendrá que ser operado del codo derecho y según los médicos, deberá permanecer internado, como mínimo, una semana.

   “Las fotos me las encargó una revista, me avisaron que las dos actrices estaban de incógnito en el país, las busqué y las encontré en el restaurante”, recordó el reportero gráfico sobre lo sucedido frente al exclusivo restaurante “Patagonia Sur”. “Cuando salieron e iban a subirse a un coche, las puertas estaban trabadas y se pusieron como locas. Y así logré las fotos”.

   Después inició la violencia: “Se vinieron los dos (guardaespaldas) a la mitad de la calle, pero yo seguí haciendo fotos. Se la agarraron conmigo, me empezaron a insultar en inglés, me prepotearon y salí corriendo rumbo al taxi que me estaba esperando. Me querían sacar la cámara”.

   Peter aseguró que corrió lo más rápido que puedo. “Venían por mí y me alcanzaron. No sé cuál fue, pero se tiró con todo su peso contra mí en velocidad; y caí al piso con el brazo y choqué contra mi taxi. Fue terrible. La cámara voló y yo veía el hueso al descubierto, la hemorragia y no podía mover el brazo. Perdí la consciencia”. 

   Entre el taxista que lo esperaba, otra persona que pasaba por el lugar y una agente de la Policía de la Ciudad pidieron apoyo policial y una ambulancia al SAME. “Cuando llegaron los patrulleros, ahí mismo les marqué a uno de los dos. Lo identifiqué enseguida, el otro estaba en el auto. No pude ver para atrás como para saber cuál me golpeó, pero los dos me corrieron. Así los detuvieron”, explicó Peter.

   Los británicos Jac Rhis Hopkins y Josei Mac Namara Callum están acusados por “lesiones graves”. La auxiliar fiscal Catalina Neme, que tiene a cargo la causa, dispuso que se le hagan estudios a los sospechosos sobre su “estado de conciencia y posibles toxicidades” y que se comunique sobre su arresto al consulado y a Migraciones.

   Peter todavía no declaró. “Lo voy a hacer cuando esté más tranquilo porque estoy psicológicamente muy quebrado, muy angustiado, no caigo. No estoy en condiciones ahora”, dijo, a la vez preocupado por cómo le quedará el brazo derecho: “Es una fractura expuesta, comprometida, es muy jodida en la articulación. Por suerte, me han atendido muy bien”.

   “Es la primera vez que tengo una experiencia así, de una brutal paliza, de acto de violencia de esta naturaleza. Mi cámara voló por el aire. Por suerte, la recogimos del piso y la guardé en la mochila. Las imágenes las tengo”, dijo, al menos, como consuelo. (Infobae y La Nueva.)