Bahía Blanca | Miércoles, 17 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de abril

De la incertidumbre a la esperanza: la olimpiada más corta y el milagro nacional

Pasó Tokio y el mundo deportivo comienza a prepararse rumbo a Paris 2024. En tres años, la Argentina amateur volverá a lamentarse la ausencia de una política deportiva seria, pero se ilusionará otra vez.

Fotos: COI y Télam

Por Mauro Giovannini

Twitter: @MGGiova

Mail: mgiovannini@lanueva.com
 

   Olimpiada: período de cuatro años comprendido entre dos celebraciones consecutivas de Juegos Olímpicos.

   Es decir, si bien es de uso común el término para referirse a la competencia en sí, técnicamente la olimpiada comenzó ayer cuando se apagó la llama en Tokio. Aunque esta vez, por excepción, la misma va a durar “apenas” tres años hasta la próxima celebración, en Francia.

   La pandemia marcó el desarrollo de Tokio 2020, que debió retrasar un año su exposición.

   Se modificaron entrenamientos, creció la angustia, se dilataron los sueños... Estalló la incertidumbre. Y si te tocó nacer bien en el sur de América, los esfuerzos se multiplican por naturaleza. Acá, esa normalidad nunca desapareció.

"Cuando miro la medalla es como que veo una mini película de mi vida", contó Valentina Costa Biondi

   "Todo esto es estresante. Nervios todos los días para que no te de positivo. Me quiero ir a mi casa y olvidarme de todo esto", dijo la marplatense Belén Casetta luego de completar su serie de 1500 metros con obstáculos pese a una contractura en el gemelo derecho.

   Un posteo del garrochista Germán Charaviglio en Instagram dio en la tecla, reafirmando lo que todos pensábamos desde que el Comité Organizador de los Juegos comunicó que el show iba a continuar, pese a tantas adversidades.

   “Este Juego Olímpico sabíamos que era distinto y con reglas diferentes, y acá estoy, me tocó a mí”, dijo, desconsolado, ya afuera de la competencia por la que se había preparado durante cinco años al haber dado positivo de coronavirus.

   Virginia Bardach se encargó de poner en relieve el escaso apoyo y protección con la que llegan (la mayoría) de los deportistas a la cita olímpica.

   "Me gustaría llamar a la reflexión acerca de lo que pasa en Argentina con el deporte y mas con los deportistas amateurs. No sólo son estos 14 días que se viven en un Juego Olímpico, sino que hay muchos años de trabajo atrás de todo esto. Trabajo que es muy poco visible y las condiciones en las que entrenamos son nefastas", contó la nadadora. 

   Si a la inexistencia de una política deportiva le sumamos la escasa colaboración privada —salvo excepciones—, ver flamear la bandera argentina a nivel olímpico ya debería ser motivo de aplausos.

   Durante el período 2021-2024 habrá cambios, pero fuera de las canchas. Aunque se mantendrá en la mesa chica del Comité Olímpico Internacional, Gerardo Werthein ya anunció que dejará la presidencia del COA y los coletazos de su sucesión no serán menores. 

   Argentina compitió en tierras niponas con la tercera delegación más grande jamás presentada al inscribir 182 atletas, solo por debajo de los 213 de Río de Janeiro y los 242 de la post guerra, en Londres 1948.

   Alcanza un superficial repaso de la historia para confirmar que será una empresa sumamente complicada acercarse a ese número en tres años, aunque  en este país estamos acostumbrados a los milagros.

“Pongo la medalla de Bronce por encima de todo lo que haya logrado”, dijo Álvarez Fourcade

   ¿Volveremos a poner el peso de la esperanza en Delfina Pignatiello? Seguramente, ya con 24 años y una experiencia a favor. ¿Tendrán revancha Chiaraviglio y Casetta? ¿Habrá algún argentino en las finales de atletismo, tiro, remo, canotaje o tenis?

   ¿Cómo llegará el vóley? ¿Qué será de la vida de Facundo Campazzo y sus compañeros? ¿Clasificará el básquetbol? ¿El fútbol le dará la relevancia que se merece el olimpismo con un Messi —como se estima— en suelo francés?

   Las Leonas y la vela —que en Japón no logró presea por primera vez desde Barcelona 1992— parecen ser una garantía para volver a depositar la ilusión. Y otra vez a soñar...

   No obstante, siempre es bueno recordar que nuestro país recogió 77 medallas y que 21 de ellas son doradas, sobre un total de 22 Juegos Olímpicos disputados. Es decir, en promedio se subió a lo más alto del podio menos de una vez por edición.

   Se apagó la llama de Tokio 2020, el 8 de agosto de 2021. Un año después, contra todos los pronósticos.

   Arrancó la olimpíada hacia París 2024. Serán, desde hoy, 1.082 días hasta el 26 de julio de 2024.

   Esperan 32 deportes, con la continuidad de la escalada, el surf, el skateboard y la aparición del break dance, tras su debut a nivel juvenil en Buenos Aires 2018. No estarán el sóftbol/béisbol y el karate.

   Y por primera vez, habrá total igualdad de género: 5.250 hombres y 5.250 mujeres.

   La marca de 10.500 significará una reducción general del número de atletas: 592 menos en comparación con Tokio 2020 (11.092). Eso también llevará a una reducción del número de oficiales y, por lo tanto, del tamaño y la complejidad general de los Juegos.

   En lo inmediato se vendrán los I Juegos Panamericanos Juveniles, a desarrollarse en Cali y el Valle del Cauca, Colombia, del 25 de noviembre al 5 de diciembre del corriente año.

   Luego llegarán los III Juegos Suramericanos de la Juventud, del 28 de abril al 8 de mayo del año que viene, en Rosario.

   Mientras que también en 2022 tendrán lugar los XII Juegos Suramericanos, del 1 al 15 de octubre en Asunción del Paraguay.

   Más tarde, brillarán los XIX Juegos Panamericanos, del 20 de octubre al 5 de noviembre de 2023, en Santiago de Chile.

   Serán escalas que ayudarán a responder algunas de las dudas antes planteadas. Y finalmente, Paris. Y la espera de nuevos milagros.