Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Remodelar el mercado municipal y su entorno, el gran objetivo

El actual mercado municipal fue inaugurado en septiembre 1971, luego de demolerse el viejo Mercado de Abasto.

Archivo La Nueva.

Por Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Con la participación del municipio y la Corporación del Comercio, la Industria y Servicios (CCIyS) como promotores y del colegio de Arquitectos como asesor, comenzaron los primeros encuentros para la preparación de las bases que permitirán el llamado de concurso de ideas para la remodelación y puesta en valor del Mercado Municipal y su entorno.

   En particular la participación de la CCIyS tiene que ver con haber celebrado la entidad sus cien años de existencia y de allí su voluntad de financiar este concurso “como obsequio a la ciudad” colaborando con la recuperación de un área tan singular del centro bahiense.

   “Creemos que se trata de una de las zonas que hay que potenciar, el sector del mercado y de la plaza Ricardo Lavalle. Se han realizado ya algunas intervenciones en las calles adyacentes y pensamos que una buena remodelación del mercado mejorará toda esa zona”, señaló Jorge Longoni, director de esa entidad.

   La CCIyS viene trabajando hace tiempo con la idea de mejorar y poner en valor todo el eje Belgrano-Donado, de manera de contar dos anclas atractivas en cada extremo, una en la zona del teatro Municipal, la otra en el Mercado. “Vemos como de a poco se va mejorando el centro, lo cual es favorable para todos”, dijo.

   La intervención que se pretende en el Mercado Municipal incluye la posibilidad del rediseño de su actual organización, como así también pensar el funcionamiento de las cocheras, el último piso, donde funcionara el Concejo Deliberante, y el entorno inmediato de plaza y calles.

   “La idea es pensar el sector, delimitado por Donado y O’Higgins, entre Brown y Saavedra, en conjunto. Es un sitio con algunos puntos de conflicto, donde hay posturas variadas. Por eso vamos a implementar la misma metodología que para el concurso el parque Independencia, con talleres participativos donde se escuchen todas las voces”, manifestó Aldo Braccini, presidente de la delegación local del Colegio de Arquitectos.

   "Hay un idea fuerte de transformar el funcionamiento comercial, sumando, por caso, una feria de productos artesanales, de manera de generar una gran feria regional, que funcione con horarios extendidos y aliente al turismo”, agregó.

   Por eso se hace imprescindible resolver la relación del mercado con su entorno, con lo cual el tratamiento que se haga de los locales exteriores será clave. Tampoco se descarta intervenir el exterior del edificio, mejorando su imagen.

   “Respecto a la plaza Lavalle, se busca que mantenga sus condiciones históricas y sentimentales, aunque la idea es también modernizarla, hacerla más accesible y que tenga un mayor uso como expansión del centro”, finalizó.

   Similar visión se mantiene desde la Secretaría de Movilidad Urbana y Espacios Públicos, desde donde se pone énfasis en la importancia que tendrán los talleres participativos, de modo que todos los actores sugieran propuestas y se pueda tener bases consensuadas para el concurso.

   “La idea es reformular el funcionamiento del mercado, que se adapte a los nuevos tiempos. Para eso seguramente habrá que hacerlo más accesible y mejorar el orden de sus locales. Que tenga otra impronta y se convierta en un referente del centro”, puntualizó el arquitecto Arrigo Reale, director de Planificación Urbana del municipio.

   Las próximas semanas serán destinadas entonces a discutir las primeras cuestiones, disponiendo para eso los participantes de la documentación que existe sobre el sitio, los planes que hubo en el tiempo y los intentos por transformar el lugar.

   “Nuestra idea es poder concursar en junio/julio para antes de terminar el año disponer de una idea ganadora. Esa es nuestra expectativa”, señaló Braccini.

Una historia de medio siglo

   El actual mercado municipal fue inaugurado en septiembre 1971, luego de demolerse las viejas instalaciones del Mercado de Abasto inaugurado a fines del siglo XIX (1892) y expropiado por la municipalidad en 1952.

   Fue el intendente Luis María Esandi el encargado de, en 1966, decidir la construcción de un nuevo edificio, para lo cual se convocó a un concurso nacional de anteproyectos.

   En junio de 1968, un calificado jurado que incluyó al arquitecto tucumano Eduardo Sacriste, premió el trabajo de los arquitectos Mario Goldman, Horacio Ramos y Emilio Gómez Luengo.

   La obra, de 14.200 metros cuadrados, se comenzó en agosto de 1969. 

   Le correspondió al intendente Mario Monacelli Erquiaga inaugurar la planta baja del edificio, con espacio para 59 locales, mientras estaban todavía en obra los cuatro pisos de cocheras y otras dependencias.

   En la otra mitad del terreno que quedó sin uso se construyó en 1978 la llamada Plaza del Sol, rebautizada en 1994 como plaza Ricardo Lavalle.