Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Villa Mitre-Independiente: "Va a ser difícil pero nada es imposible"

El tricolor se enfrenta mañana contra el Rojo, por los 32avos de final de la Copa Argentina. El arquero Facundo Tavoliere vivió la previa del histórico cruce, que significará el primer partido de la temporada para un plantel renovado.

Fotos: archivo-La Nueva.

Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com

 

   Villa Mitre e Independiente tendrían que haber jugado el 17 de marzo del año pasado pero el COVID-19 ya comenzaba a ser una realidad en nuestro país y pocas horas después llegó el decreto nacional para que iniciara el aislamiento social preventivo y obligatorio. Lógicamente, el fútbol quedó en un segundo plano.

   El plantel tricolor, que se encontraba en un hotel porteño a la espera del encuentro que iba a jugarse en Lanús, regresó a nuestra ciudad y todo lo que vino a continuación ya es conocido.

   Ahora, casi un año después, finalmente la "Villa" enfrentará por primera vez en su historia a uno de los cinco equipos grandes de la Argentina.

   El partido por los 32avos de final de la Copa Argentina se jugará mañana, desde las 21.30, en el José María Minella de Mar del Plata, sin público, con arbitraje de Ariel Penel y transmisión de TyC Sports.

   En esos casi 365 días de espera pasaron cosas y el equipo de nuestra ciudad quedó a las puertas del ascenso a la Primera Nacional. Hoy, aún sin actividad en el certamen regional, comenzará a desandar una nueva temporada.

   "Después de ese golpe duro que tuvimos, arranca todo de nuevo. Son esos partidos lindos para jugar, con las ilusiones intactas y todo lo que genera la Copa Argentina y ya nos tocó vivir", admitió el arquero tricolor, Facundo Tavoliere, en diálogo con La Nueva.

   "Ahora nos toca un equipo grande —agregó—, ojalá que podamos hacer las cosas bien y que ganemos. Sabemos que va a ser complicado, duro, porque enfrentamos a un rival de jerarquía, va a ser difícil pero como siempre decimos nosotros: 'nada es imposible'", admitió "Balú", quien ostenta el récord de valla invicta en el arco villamitrense.

   Para el equipo que conduce Carlos Mungo será el primer partido luego de la eliminación en el Torneo Federal A, tras perder la final por el ascenso ante Güemes de Santiago del Estero y caer en las semifinales de los playoffs ante Deportivo Madryn. Ambos cruces, por penales.

   "Nosotros ya hablamos y dijimos que lo que pasó, ya está. Va a quedar ese dolor pero ya está, tenemos que hacer borrón y cuenta nueva y enfocarnos en lo que viene. Los chicos que llegaron nuevos se integraron muy bien al grupo y eso es fundamental. La mayoría ya sabe cómo es Villa Mitre y cómo se maneja. Ojalá que les vaya bien a ellos y a todos", señaló Facu.

   —¿Cómo fue ese primer entrenamiento cuando volvieron?

   —Fue duro… raro. A mí me pegó muy fuerte el haber quedado afuera… porque justo quedamos afuera por penales y sentí que no pude ayudar a los chicos en ninguna de las definiciones. La verdad que me pegó mal, estuve varios días bajoneado. Pero sabemos que el fútbol tiene estas cosas y con el apoyo de la familia uno se levanta rápido y se pone objetivos para que esas cosas no sigan doliendo. Ojalá que estos torneos nuevos que arrancan nos hagan feliz a todos los villeros.

   Cuando el mercado de pases comenzó a moverse, sucedió lo que todos suponían: muchos equipos posaron los ojos en jugadores del tricolor, que habían tenido un gran rendimiento.

   La mayoría de los que dejaron el club fueron fundamentales en los últimos años y hasta referentes de una época, como el caso del capitán Héctor "El Loro" González.

   Además del oriundo de Lamarque, también se fueron —entre otros— Nicolás Ihitz, Ramiro Formigo, Maximiliano Tunessi (goleador del último torneo), Juan Pablo Zárate, Facundo Fabello y Gabriel Jara.

   —¿Fue raro volver y que no estuvieran muchos de los que venían hace años?

   —Sí, por eso. Al desarmarse ese grupo no te digo que es arrancar de cero, pero casi. Se fueron bastantes jugadores que venían jugando hace muchos años, pero era sabido porque la mayoría tuvo un rendimiento muy regular y muy bueno. El llegar a una final casi invicto, iba a ser muy difícil retenerlos y ellos querían jugar en otra categorías que es, obviamente, el sueño de todo jugador. Es estar a un paso de Primera, no era para dejar pasar una chance así. Ni ellos, ni ninguno que la tenga. Va a ser duro armar un equipo de vuelta pero Carlos (Mungo, el DT) sabe manejar los grupos y quedaron algunos chicos grandes como Falu (Carlos Herrera) y Alfredo (Ramírez) que manejan muy bien la banda. Ojalá se arme un lindo grupo y un lindo plantel, parecido al del año pasado.

   —¿Vos también estuviste por irte?

   —Sí, pero tenía contrato con el club hasta diciembre e iba a ser complicado que un club pague. Chances hubo, pero por ahora vamos a seguir hasta diciembre en el club y después vamos a ver qué va a pasar.

   —¿La clave es volver a encontrar la motivación?

    —Sí, es fundamental. Eso también va en cada uno, a veces esa motivación extra está afuera de la cancha, con la familia de cada uno. Después como grupo tenemos que proponernos objetivos, ir partido a partido, tratar de armar un lindo grupo con la base que quedó y ojalá se puedan lograr cosas importantes de vuelta. No se pudo dar el torneo pasado pero ya estamos con fe de nuevo que se puede dar este año.

   Volviendo a lo que sucederá mañana en Mar del Plata, Villa Mitre llega a esta instancia tras eliminar a Sansinena y es el único representante liguista en el cuadro principal del certamen nacional.

   En la edición de 2019, la "Villa" hizo historia al eliminar a Newell's en Santa Fe, San Martín de San Juan en Cutral Có y llegar hasta octavos de final por primera vez, donde cayó ante Central Córdoba (a la postre subcampeón de River), nuevamente en la ciudad neuquina.

   —Ya saben lo que es la Copa Argentina, ¿en cierto punto se disfruta?

   —Sí, son esas cosas que te da este torneo. Hemos enfrentando a Newell’s, a San Martín de San Juan, a Central (NdR: en 2016); son partidos lindos para jugar. Ojalá que se pueda dar otra vez y si no seguir trabajando y meter la cabeza en el Federal, que es nuestro torneo.

   —Más allá de lo que pase van a hacer historia porque es la primera vez del club contra un equipo grande...

   —Enfrentar a un equipo grande y quedar en la historia del club a uno lo pone feliz y no tienen precio. Vamos a tratar de disfrutarlo, vivirlo al máximo y darle la seriedad que se merece este tipo de partido.

    Villa Mitre sumó siete refuerzos: Leonardo López (volante, proveniente de Deportivo Madryn), Jonathan Lastra (volante, Güemes de Santiago del Estero), Emilio Rébora (arquero, Sportivo Las Peras), Alejo Distaulo (delantero, All Boys), Fabián Muñoz (delantero, exNewell's de último paso por el fútbol de Chipre), Juan Manuel Elordi (defensor, del fútbol uruguayo) y Maximiliano Herrera (delantero, Huracán Las Heras).

   —Más allá de que habrá nombres nuevos, la identidad del equipo seguramente será la misma...

   —La idea de Carlos siempre es la misma, con los jugadores que quedaron que ya que conocen la idea y algunos que se sumaron, ojalá que podamos lograr grandes cosas. Lo importante era sumar gente que tenga ganas de estar en este grupo, sabían que venían a un grupo golpeado y era fundamental sumar. La verdad que todos los que se sumaron lo hicieron muy bien, ojalá que podamos lograr cosas importantes por el club, que viene haciendo las cosas muy bien. No es porque uno sea hincha, pero es un club que se merece estar en otra categoría.

   —¿Qué vieron de este Independiente, que llega con tres triunfos al hilo y con ritmo de competencia?

   —Sabemos lo que es Independiente, por más que venga de buena o mala racha no deja de ser Independiente. Es uno de los grandes y saben vivir con esa presión de que todos los partidos tienen que ganar. Nosotros trataremos de hacer lo que pensó Carlos para imponer nuestro juego y cuando podamos lastimar, hacerlo. Sabemos que tienen jugadores de jerarquía, va a ser difícil pero trataremos de hacer las cosas bien y no equivocarnos. Sabemos que cuando te equivocas contra estos rivales es muy probable que sea gol o pegue en el palo. Trataremos de hacer las cosas bien y aprovechar las chances que tengamos.