Ciclo de entrevistas

Ricardo Aure: “Soy uno de los sobrevivientes de los años 70”

2/3/2021 | 06:30 |

Docente sin querer serlo, dejó una impronta entre todos nosotros. En especial entre quienes disfrutamos tenerlo de compañero en “La Nueva Provincia” por más de tres décadas.

Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   Ricardo Aure es, esencialmente, uno de los últimos periodistas de nuestro medio a que bien podríamos denominar “de raza”. Producto, esencialmente, de una época romántica en la que la prensa tenía como premisa humanizar en general sus contenidos, brindar por encima de todo un servicio.

   Docente sin querer serlo, dejó una impronta entre todos nosotros. En especial entre quienes disfrutamos tenerlo de compañero en “La Nueva Provincia” por más de tres décadas.
Casado con Marita y padre de cinco hijos y abuelo de Luan, Ricardo habló en Líderes sobre el periodismo, el yoga que practica con devoción, el país y su pasión racinguista.

   1. “Estoy fuera de lo que podríamos decir una relación de dependencia, pero siempre está el impulso de escribir. Y lo disfruto de otra manera al no tener que correr detrás de un cierre o estar limitado por una cantidad determinada de espacio. Es como que la escritura aflora sin tantos límites. Sólo con los que uno se impone”.

   2. “En principio me convocaron para trabajar en el diario “El Eco”, que era de tendencia peronista. Me llevaron mi profesores de entonces que eran Valentín Pitiot y Luis Pedro Ponte. De pronto pasé a trabajar en “La Nueva Provincia” en un contexto de extremos ideológicos. Y lo pude hacer con mi independencia, siempre en un marco de respeto, a plena conciencia mis empleadores de cuál era mis criterios, mi manera de pensar. Quizás por eso nunca me confiaron determinadas responsabilidades, lo que agradezco profundamente”.

   3. “Tengo que admitir que soy uno de los sobrevivientes de los años ’70. Quizás el hecho de haber formado parte de “La Nueva Provincia” me dio algún tipo de plus. No lo tengo claro. Me hubiera sentido muy culpable de haber sobrevivido a aquellos años sin cumplir con lo que yo estaba comprometido”.

   4. “Hoy estoy en una etapa de aprender y de aceptar, pero sobre todo de hacerme cargo de mis actos y de mis pensamientos. Pero creo que disfruté especialmente de mis últimos 15 años en el diario. Porque me di cuenta que podía llevar a cabo una tarea de servicio en un contexto mucho más libre que aquellos condicionamientos ideológicos. Y tomando como prioridad el sentirme parte de una especie. Escribía simplemente para humanos y eso era primordial”.

   5. “Tuve la necesidad de formarme, y tuve la posibilidad de haber contado con la presencia de una periodista estadounidense, Mary Gardner, que fue contratada para formarnos. Y aquello me sirvió para trascender la parte egocéntrica del periodista. No escribía para mí, sino que trataba de hacerlo de manera divertida y útil. Estar al pie de la rotativa al momento que salía el diario era como presenciar un parto. Porque el diario nacía cada día”.

   6. “Acá se da un mix entre profesión, pasión y obsesión. Sí, me tengo que definir como alguien obsesionado que se tiene que hacer cargo de sus responsabilidades en un 200 por ciento. Y si delegaba responsabilidades lo hacía en personas que me merecían máxima credibilidad”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   7. “Hubo proyectos que tuve la necesidad de no continuarlos porque no formaban parte de mis convicciones. En una recta final de mi carrera, decidí involucrarme en ciertos temas en los que yo estaba seguro que tenía que comprometerme solo. Demandaban mucho tiempo porque no siempre se lograban respuestas y éstas había que buscarlas con insistencia sacándole horas a mi vida privada. Temas que eran lo suficientemente álgidos y los traté en soledad para que no se lleve a la carga a ningún compañero”.

   8. “Recuerdo que una vez me metieron en un tren para cubrir una ronda proselitista que llevaban a cabo Eduardo Duhalde y Palito Ortega. En un momento Duhalde declara su enemistad y ruptura con Carlos Menem. Entonces, al llegar a General Roca, escribo toda esa situación, pero no… Se me cambió el enfoque. Al otro día la periodista de “La Nación” escribió en un recuadro aquella confesión off the record de Duhalde”.

   9. “Uno no es el resultado de esta vida, sino de muchas otras vidas más allá de que no existan pruebas científicas. Hay una parte que es imperecedera que entra y sale y de los cuerpos. Y es allí donde uno se abre a otras miradas, como el yoga, la Cultura Rishi. El compromiso con la vida se hace muy férreo, no quedan lugares para excusas ni pretextos. Yo me estoy preparando para otra vida. Tengo que aceptar que hay otras posturas, pero debo decir lo que siento”.

   10. “Esta pandemia nos brinda un montón de enseñanzas, de ver cómo se especula con la sanidad, con la ancianidad, y qué fáciles somos los humanos de manipular con el miedo. Se creó la necesidad y ahora está la respuesta a esa necesidad a partir de la vacuna, pero no veo el compromiso con el género humano de que cada uno sepa potenciar su sistema inmunitario para que pueda resistir hoy al Covid y mañana a cualquier otro tipo de enfermedad”.

   11. “En mi condición de jubilado y de afiliado al Pami estar sano representa un tesoro. No tengo que renegar, esperar, ser ninguneado por la situación de que en este sistema que no puede liberarse del capitalismo, el Viejo debe ser arrumbado en un geriátrico o aislado porque molesta. Para colmo se promueve la vejez ya a los 40 años. A esa edad ya cuesta encontrar trabajo, que te consideren”.

   12. “La última nota que recuerdo con satisfacción quizás tenga que ver con aquella de los chicos del Hospital Penna que murieron al poco tiempo de nacer y algunos no estaban registrados en el cementerio. Eso me movió a mucho tiempo de búsqueda y también a situaciones conflictivas, de rechazo, de enojo perfectamente comprensibles por la magnitud de la temática”.

   13. “Con Marita (su mujer) vivo un reencuentro desde el pasado que estamos intentando de descubrir”.

   14. “La camiseta de Racing tiene una prolongación familiar que habría que buscarla en los años ´20, ´30., con un familiar que jugaba en la Primera por ese entonces. Hay un lazo hereditario muy fuerte, con mi papá Pedro, mis hijos y ahora mi nieto Luan. ¿Un jugador? Dos. Roberto Perfumo y Walter Machado Da Silva, un brasileño impresionante que disfrutamos a fines de los ´60”.

   15. “Los argentinos nos hemos autotraicionados, Seguimos siendo estúpidamente esclavos de las grietas que nacen de la época de Moreno y Saavedra, antes de 1810. Desde allí hasta acá siempre fuimos víctimas de las grietas”.

   Vos también podés proponer un líder para entrevistar en nuestros próximos episodios. Escribí un correo a contenidos@lanueva.com con el asunto LÍDERES o utilizá el hashtag #UnLíderEnBahíaEs en las redes sociales junto al nombre del candidato.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias