Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

A fin de 2022 comenzarán a buscar petróleo costa afuera, entre Mar del Plata y Bahía Blanca

Las evaluaciones estarán a cargo de las empresas YPF, Shell y Equinor, abarcando un área de la Cuenca Norte del Mar Argentino sobre la cual han sido depositadas no pocas expectativas.

Adrián Luciani
aluciani@lanueva.com

  El nuevo año que en breve comienza quizás termine con el inicio de una serie de acciones tendientes a dilucidar uno de los interrogantes bahienses más antiguos: ¿hay petróleo en el mar próximo a la ciudad?

   Si bien en Argentina no es razonable trazar planes mucho más allá del corto plazo, la empresa YPF anunció que para fines de 2022 espera iniciar las exploraciones en busca de petróleo unos 300 kilómetros mar adentro, entre Mar del Plata y Bahía Blanca.

   Las acciones serán llevadas a cabo junto a Shell y Equinor, sus socias en este proyecto offshore y apuntan a determinar si en la zona existe una continuidad del presal brasileño, es decir, de la gran reserva petrolífera existente en el litoral marino del vecino país.

   Aunque toda exploración petrolera no está exenta de riesgos y sus resultados normalmente son inciertos, en este caso, aunque no se lo anuncie abiertamente, todo parece indicar que la zona a evaluar posee petróleo en cantidad y calidad suficiente como para ser explotado comercialmente.

   De hecho desde YPF se han destacado tiempo atrás las perspectivas de la exploración off shore, a largo plazo, y no se descarta que finalmente se confirmen las expectativas sobre un potencial similar al de algunos pozos de Vaca Muerta.

   Ahora las exploraciones comenzarán por el área más próxima a Mar del Plata, en el llamado bloque CAN 100, y se estima que el puerto de la Ciudad Feliz oficiará como sede logística para las actividades petroleras.

   Otras opciones son Quequén, a unos 400 kilómetros, o el más lejano puerto Rosales, sin dejar de considerar a Bahía Blanca,

   Este tipo de proyectos en aguas profundas requiere, además enormes herramientas y equipos tecnológicos, fuertes inversiones, ya que la perforación de pozos puede costar entre 1,2 a 1,5 millones de dólares diarios y una campaña, en el mejor de los casos, puede durar de uno a cuatro meses.

   Entonces, se ha hablado de la posibilidad de declarar los bloques off shore como zonas francas asignados a alguna de las zonas francas marítimas para reducir costos mediante los incentivos fiscales y arancelarios otorgados por el régimen franco.

   Hasta ahora lo que se hizo público es la intención de YPF de iniciar el primer pozo a fin de año junto a Shell y Equinor.

   En declaraciones al diario Río Negro, el CEO de la petrolera, Sergio Affronti, dijo que esto “podría ser un desarrollo que marque un cambio en el escenario energético.

   “Estamos viendo si hacia finales del año próximo se puede perforar. Se trata de un proyecto que es de muy largo plazo, pero que estas dos compañías, que prácticamente no están haciendo exploración en lo que se llama exploración de frontera del offshore, quieran desarrollar estos proyectos es porque le ven mucho potencial”.

   El CEO de YPF aclaró también que esta búsqueda de hidrocarburos bajo el mar no compite con los otros desarrollos que está realizando YPF.

   “Nuestra story line pasa por Vaca Muerta, no solo para YPF sino para Argentina como energía, y tenemos que focalizarnos ahí, pero también vamos a hacer una apuesta hacia finales del año próximo si es que se nos autoriza a perforar el pozo”, puntualizó.

   Affronti dio más precisiones al señalar que el pozo que se busca perforar “está a 300 kilómetros aguas adentro, entre las costas de Mar del Plata y Bahía Blanca” y explicó que el proceso de autorización de este primer pozo va a ir a audiencia pública.

   “Por eso primero tiene que salir -la resolución de- la audiencia pública por una sísmica en la zona que está pendiente que el ministerio de Ambiente y la secretaría de Energía den autorización para hacerlo y esto iría a la cola”, agregó.

   Ahora el primer paso es la definición de la audiencia pública que se realizó el junio de este año por la exploración sísmica no solo de este bloque sino también de los linderos CAN 114 y CAN 108, tramitada a través de Equinor.

   “Si se aprueba eso, esto también iría a audiencia pública, y luego, si se aprueba, se tomaría la decisión de inversión”, explicó Affronti.

   De hecho el jueves último el gobierno nacional autorizó la explotación petrolera frente a la provincia de Buenos Aires.

   El decreto correspondiente fue publicado en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Alberto Fernández y Juan Luis Manzur, jefe de Gabinete de Ministros y Martín Guzmán, ministro de Economía.

   Un poco de historia

   Las investigaciones del subsuelo marino en la zona de Bahía Blanca comenzaron en 1957 y posibilitaron el descubrimiento y definición de la cuenca del Colorado, más al sur del área que se explorará ahora.

   Entre las décadas del ’60 y ’70 se perforaron 17 pozos costa afuera, principalmente en el sector occidental de la cuenca del Colorado, entre Bahía Blanca y Viedma.

   Sólo 3 fueron perforados durante 1994 y 1995, en el sector oriental, por medio de la Union Texas Petroleum.

   El pozo Cruz del Sur X-1 fue el primero de la cuenca que «ensayó petróleo, aunque no en cantidades comerciales», según consignó un informe de Shell. Los otros 2, en cambio, fueron «pozos secos».

   Todos los pozos estuvieron ubicados en los flancos de la cuenca y en la plataforma. El talud continental no ha sido perforado aún.