Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Sobre presidenciales y legislativas: ¿qué votaron los bahienses desde 1983?

El radicalismo (y aliados, u otras denominaciones) se impusieron en 15 ocasiones y acumulan un promedio de 39,47 por ciento de sufragios. El PJ (y afines) llegó al 32,52 %. El resto de las fuerzas políticas del distrito ha logrado el 28 %.

Desarrollo de elecciones en Bahía Blanca. / Fotos: Rodrigo García-La Nueva.

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   Tras 20 elecciones entre presidenciales y legislativas desde el regreso a la democracia, en el distrito de Bahía Blanca se produjo la quinta victoria consecutiva para el radicalismo (y otras denominaciones afines), siempre en comparación con el rival con quien más ha competido —no el único— en este tiempo contemporáneo: el peronismo (y otros, en calidad de aliados).

   Es adecuado aclarar que, a los efectos del análisis, y contemplando que las tradicionales agrupaciones evaluadas —la Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista— se han reconfigurado en forma permanente desde 1985, se toma la referencia de aquellas denominaciones con las alianzas de turno incluidas, hoy representadas en Juntos y en Frente de Todos.

   Del mismo modo, desde el año 1983 el radicalismo se impuso en 15 ocasiones en que compitió con el PJ en un formato mano a mano, dejando de lado la participación, a los efectos de este trabajo, de otras fuerzas políticas.

   El peronismo se quedó con las cinco restantes,  tres de ellas de manera consecutiva: 2007, 2009 y 2011.

   La máxima diferencia entre las dos agrupaciones se produjo en el año 1999: 62,27 % de la UCR respecto de 23,04 del PJ: 39,23 % de margen.

   Otra racha favorable importante, en porcentajes, se produjo entre los años 1991 (43,27 %); 1993 (46,01 %); 1995 (58,97 %) y 1999 (62,27 %), para un promedio de 41,81 %.

   De todos modos, no llega a promedio de las últimas cuatro elecciones: 47,51 %, con este detalle 43,52 % (2015); 49,16 % (2017); 50,90 % (2019) y 46,44 % (2021).

   La menor diferencia entre las dos agrupaciones se produjo en las legislativas de 1991: 41,88 % del PJ (entonces como Frente Justicialista Federal) respecto de 43,27 % de la UCR. El margen es de 1,39 %.

   El peronismo se impuso al radicalismo en cinco ocasiones.

   Fue en el año 1989 (Alianza Frente Justicialista de Unidad Federal), 39,52 % vs. 34,48 %; en el año 2003 (PJ), 43,15 % vs. 31,67 % y en el año 2007 (PJ), 37,32 % vs. 27,84 %.
También en el año 2009 (PJ), 20,85 % vs. 11,74 % y en 2011 (Frente para la Victoria), 44,30 % vs. 12,79 %.

   El promedio del peronismo en las últimas cuatro elecciones —desde 2015 a 2021— es de 34,28 puntos porcentuales: 35,43 %, 37,15 %, 41,51 % y 23,03 %.

   De todas maneras, su mejor racha se produjo en el lapso de las primeras cinco ediciones: 1983 (30,89 %); 1985 (26,34 %); 1987 (38,55 %); 1989 (39,52 %) y 1991 (41,88 %). El promedio aquí es de 35,43 %.

   La ocasión en que las dos fuerzas políticas reunieron el mayor número de sufragios fue en las presidenciales de 1995, con el 92,51 %: 58,97 % para el radicalismo y el 33,21 % para el PJ, como Frente Justicialista Federal.

   En contrapartida, la vez en que entre ambas lograron el menor porcentaje fue en las legislativas de 2013, con 32,7 % de los votos: 17,88 % la UCR (Unidos por la Libertad y el Trabajo) y 14,82 % el PJ (Alianza Frente para la Victoria), que se ubicaron terceros y cuartos, respectivamente, detrás de Frente Renovador (20,03 %) y de Integración Ciudadana (19,4 %).

   En la tabla general de las elecciones del distrito para el período 1983-2021 el promedio para el radicalismo, y sus distintos formatos, es de 39,47 %.

   Para el peronismo y sus aliados, en tanto, es del 32,52 %. Otras fuerzas políticas, alternativas en denominaciones, que participaron lograron, en este mismo lapso,un promedio de 28,01 % de los votos.

   Entre las terceras fuerzas en Bahía Blanca, la que se consolidó es el Frente de Izquierda y de Trabajadores. En las últimas siete elecciones (de 20) desde las presidenciales del año 2009, han logrado un promedio de 4,71 % de los sufragios.

   El tope está en 2013, con 7,58 %, seguido de la reciente del domingo 14: 7,27 %.

   Respecto del voto en blanco, el porcentaje más importante se produjo en las legislativas de 2005, con 13,53 % de los sufragios totales: 20.536 (respecto de 151.826), incluidos los anulados.

   La segunda votación en blanco acaeció en 2007, con 9,49 % (16.820 sufragios). Luego siguieron el año 2011, con 9,58 % (17.126); 1999, con 9,13 % (14.699) y 2001, con 8,31 % (12.610).

Radicalismo bajo la lupa

   La victoria lograda por Juntos —el último domingo 14 en las elecciones legislativas— fue la séptima de mejor porcentaje de las veinte realizadas desde 1983, año del retorno a la democracia en nuestro país.

   Con el 97,69 % de las mesas relevadas, Juntos logró el 46,44 % de los votos (77.751), contra el 23,03 % del peronismo (38.565). La diferencia es de 23,41 puntos porcentuales.

   Considerando las 20 elecciones que se han desarrollado, entre legislativas y presidenciales, ya que las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) no entran en consideración, la más importante fue la lograda en el año 1999, con el 62,27 % de los votos.

   En esa ocasión, llegó a la presidencia de la Nación el Dr. Fernando de la Rúa y al tercer período como intendente el agrimensor Jaime Linares. La Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación logró 90.271 votos, respecto de 33.410 (23,04 %) de la Concertación Justicialista para el Cambio. La diferencia es de 39,23 puntos porcentuales.

El 1 de diciembre de 1999, el agrimensor Jaime Linares asumió su tercer período como intendente. Había ganado con el 62,27 %. Lo rodean María Virginia Linares y Carlos Fabaro.

   De las 12 bancas en juego, con María Virginia Linares y Facundo Arnaudo a la cabeza, la Alianza se quedó con 8. Las restantes fueron 4 para el PJ.

   La segunda mejor elección para el radicalismo desde 1983 sucedió en las presidenciales del año 1995, cuando logró al 58,97 % (81.196 votos) y llegó al sillón de Bordeu —por segunda vez— el Agr. Linares.

   El PJ, con la denominación de Frente Justicialista Federal, logró el 33,31 % (45.729), para una diferencia de 25,66 puntos porcentuales.

   En esa ocasión, de los doce cargos para el Concejo Deliberante, la UCR se quedó con 8. Encabezaron la lista Raúl Woscoff, Oreste Retta y Carlos Ocaña, entre otros. Para el PJ correspondieron 4.

   La tercera mejor elección de la UCR —ya con la denominación de Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación— fue en las legislativas de 1997, donde logró el 53 % de los votos (73.901). El PJ consiguió el 35,08 % (48.914), para una diferencia de 17,92 puntos porcentuales.

   Se quedó con 7 de las doce bancas en juego, en una lista encabezada por Carlos Vallejo, Carlos Lemos y Elisa Quartucci, entre otros.

   La cuarta elección de mejor porcentaje ganada por la UCR acaeció en el retorno a la democracia, en el año 1983, en que Raúl Alfonsín llegó a la presidencia de la Nación; Alejandro Armendáriz a la gobernación bonaerense y Juan Carlos Cabirón a la intendencia.

   El radicalismo logró el 52,23 % (67.201) —encabezados por Néstor Pérez, Roberto Mauri y Alberto Baeza, entre otros— y le correspondieron 15 concejales de los 24 del cuerpo. Con el 38,89 % (38.187), el Partido Justicialista se quedó con 8 bancas y una correspondió al MID (3,95 %). La diferencia del primero al segundo fue de 13,34 puntos porcentuales.

   La quinta mejor del radicalismo fue hace sólo dos años (2019), cuando se quedó con el 50,90 % de los sufragios (94.760). Entonces —con la reelección de Héctor Gay para la intendencia— se quedó con 7 de los doce concejales en juego, en una lista encabezada por Fernando Compagnoni y Soledad Martínez.

   También en 2019, el PJ (Frente de Todos) logró el 41,51 % de los votos (77.272). La diferencia entre primero y segundo fue de 9,39 puntos porcentuales.

   Finalmente, la sexta victoria en el ámbito local para lo que denominamos radicalismo, y sus aliados, se produjo en las legislativas de 2017, con el 49,16 % (89.740).

   Alianza Cambiemos Buenos Aires consiguió 6 de las 12 bancas en juego, en tanto que el PJ logró otras tantas, aun considerando que se presentaron como Alianza Unidad Ciudadana (3 ediles, con 19,18 %) y Alianza Frente Justicialista (3 concejales, con 17,97), con el 37,15% entre ambos.

   Por la lista de Cambiemos en 2017 ingresaron, entre otros, Nicolás Vitalini, María Lucía Pendino y Federico Tucat.

   En la otra vereda, la peor elección del radicalismo desde 1983 se concretó en el año 2009, cuando se produjeron no pocas particularidades.

   La UCR, como tal, logró el 11,74 % de los votos para quedar en el cuarto lugar. Quien ganó fue el PJ, con 20,85 %; seguido por Integración Ciudadana, con el 20,15 % y Unión Pro, con el 17,67 %.

   No muy lejos quedaron las presidenciales de 2011, donde la UCR logró el 12,79 % de los sufragios. Quedó en el tercer puesto, como Unión para el Desarrollo Social, detrás del Frente para la Victoria (44,3 %) e Integración Ciudadana (17,9 %).

Peronismo bajo la lupa

   La derrota del Frente de Todos —el último domingo 14 en las legislativas— no fue la más importante en nuestra ciudad, sino que hubo otras tres relevantes en las veinte veces que los bahienses acudimos a las urnas desde 1983.

   Con el 97,69 % de las mesas relevadas, el Frente de Todos logró el 23,03 % de los votos (38.565), respecto de los 46,44 % de Juntos (77.751). La diferencia es de 23,41 puntos porcentuales.

   Las tres elecciones anteriores de menor porcentaje de votos lograda por el PJ se produjeron en los años 2001, 2009 y 2013, con esta particularidad: al igual que en las de hace una semana, fueron todas en medio término.

   En el año 2013 logró el 14,82 % de los sufragios (25.566). De las doce bancas en juego, accedió a dos: Matías Italiano y Ricardo Pera.

   Fue una elección particular, ya que el ganador resultó el Frente Renovador, con el 20,03 % (34.557); seguido por Integración Ciudadana, con el 19,4 % (33.471) y la UCR, como Unidos por la Libertad y el Trabajo, con 17,88 % (30.845).

   En el año 2001 logró el 17,65 %, con 18.135 votos. En una elección con gran dispersión, quedó detrás de la Alianza (26.297) por diferencia de 25,35 puntos porcentuales.

   De las doce bancas disponibles, el PJ logró tres: Marcelo Feliú, Juan Bautista Leiva y Marta Brusa. En esa ocasión, el Polo Social (13,78 %) accedió a dos lugares en el Concejo Deliberante.
En las elecciones legislativas de 2009 el PJ consiguió el 20,85 % de los votos (30.509).

   En segundo lugar se ubicó Integración Ciudadana, con el 20,15 % (29.482); y luego Unión Pro, con el 17,67 % (25.849) y la Unión Cívica Radical, con el 11,74 % (17.178), en la que se considera su peor elección local desde 1983.

   De las doce bancas del Concejo Deliberante, el peronismo accedió a cuatro. Ana Civitella y Santiago Mandolesi Burgos, entre ellos.

   Las presidenciales de 1999 quedaron muy cerca de la reciente: 23,04 %. La Concertación Justicialista para el Cambio logró 33.410 sufragios respecto de los 90.271 de la Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación. Este 62,27 % fue el mejor porcentaje desde 1983.

   En contrapartida, las mejores elecciones del peronismo bahiense se produjeron en instancias de presidenciales, desde el 44,30 % hasta el 41,51 %.

   En el año 2011, con Cristina Fernández en la presidencia de la Nación; Daniel Scioli en la Provincia y Cristian Breitenstein en el municipio, el peronismo logró la mejor performance en el distrito bahiense desde 1983: 44,30 % (70.703 votos).

   Incluso, en segundo lugar se ubicó Integración Ciudadana, con el 17,92 % (28.592) y en tercer puesto el radicalismo, encarnado en Unión para el Desarrollo Social, con el 12,79 % (20.416).

   De las doce bancas disponibles, seis fueron para el peronismo: Gustavo Bevilacqua, Ramiro Villalba, Soledad Espina y María Gisela Ghigliani, entre otros.

El Dr. Rodolfo Lopes dio el golpe en 2003. Venció a Jaime Linares por casi 12 puntos. Aquí celebra junto a Haroldo A. Lebed y Dámaso Larraburu.

   En el año 2003, el peronismo consiguió la segunda mejor elección: 43,15 %, con 59.359 votos, en respaldo a la llegada a la intendencia del Dr. Rodolfo Lopes. En segundo lugar arribó la UCR, con el 31,67 % (43.573), representada por Jaime Linares.

   Más impacto tuvo en el Concejo: de las doce bancas en juego, se quedó con 8. Entre ellas, para Adalberto Simón, Cristian Breitenstein, Esteban Obiol, Marisa Plano y Marta Castaño.

   La tercera mejor votación desde 1983 la logró en 1991, con el 41,88 % (55.004 sufragios). Hay una salvedad: debido a una gran polarización no le alcanzó para ganar, ya que la UCR logró el 43,27 % (56.822). La Unión del Centro Democrático quedó en el tercer lugar, con el 3,19 % (4.188).

   El reparto de concejales fue por igual y al Concejo llegaron, entre otros, David Diskin, Edgardo Morán y Hugo Márquez.

   La elección ubicada en el cuarto término, también presidencial, fue la de 2019. El PJ alcanzó el 41,51 % (77.272) y ubicó a cinco de los doce concejales en pugna.

   Es decir, al PJ local casi siempre le fue mejor en las presidenciales que en las legislativas. En tal sentido, y como puede comprenderse, hay que observar el eventual arrastre de las listas nacionales y provinciales de esos tiempos para encontrar alguna explicación.

   La quinta mejor elección fue con el 39,52 % (52.570 sufragios), aunque sucedió en las legislativas de 1989.

NOTAS RELACIONADAS:

Linares: “La gente hoy quiere que uno le explique lo que hace y por qué lo hace”

Larraburu: “El peronismo siempre tiene a los mejores candidatos”