Policía: reclamos justos en una situación delicada

12/9/2020 | 06:30 |

-

   Las medidas de protesta lanzadas por los integrantes de la Policía de la Provincia de Buenos Aires dejan al descubierto varios problemas, de los cuales la enorme mayoría tiene que ver con la situación económica. 

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Son justos desde este punto de vista los planteos de los efectivos policiales en material salarial; es justo también avalar desde la política que la respuesta del gobierno de Kicillof sea razonable y no desmedida (la policía no es el único sector mal pago en el Estado bonaerense); también parece justo que la Capital Federal aporte algo de sus ingresos, mucho más altos que la media, a la Provincia de Buenos Aires y, por supuesto, fue muy justo repudiar la protesta de uniformados en la Quinta Presidencial del Olivos, algo inconcebible en democracia.

   Ahora bien, ¿qué es lo que no parece justo y que incluso puede tornarse peligroso? La prohibición legal de que la policía pueda sindicalizarse, es decir, unirse en una institución gremial que las represente. Este es un viejo reclamo de los uniformados que llegó a la Corte Suprema, fue desestimado y  actualmente se encuentra en apelación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 

   En primer lugar, existen sindicatos muy poderosos de policías en países mucho más desarrollados que el nuestro y, en segundo lugar, sin una institución gremial con normas internas y representantes legitimados, cualquier conflicto puede escalar indefinidamente, ya que todo dependerá de los líderes pasajeros que surjan de la coyuntura; y se sabe que, en momentos de crisis agudas y fuera de cauce, los líderes que aparecen repentinamente suelen ser aquellos que más inflaman el conflicto y no quienes analizan cómo llegar a  una solución razonable y correcta.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias