Coronavirus: una decisión de Estado

12/7/2020 | 06:30 |

-

   La expansión del coronavirus en Bahía Blanca la semana que terminó puso en alerta a la ciudad y el fantasma de un nuevo confinamiento estricto estuvo a punto de materializarse como una pesadilla recurrente hecha realidad. 

    El lunes pocos apostaban a que esta nueva normalidad de la fase 4, a la que los bahienses nos estábamos acostumbrando, duraría más allá del jueves. De hecho, los infectólogos locales recomendaron fuertemente volver a la fase 1, es decir a la cuarentena estricta: cortar la cadena de contagios antes de que se sature el sistema de salud, lo que es una posibilidad palpable.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Sin embargo, el intendente Héctor Gay decidió mantener las libertades vigentes, en la convicción, es posible, de que Bahía Blanca no toleraría más encierro ni piscológica ni económicamente. 

   Ayer, finalmente, accedió ante la Provincia a retroceder a una Fase 3, lo que implica restricciones muy leves.

   Podrá estarse de acuerdo o no con esta decisión. Lo que siga en materia epidemiológica dirá si fue un acierto o un desatino. Lo que no puede discutirse es que aquí hubo un acto de gobierno tomado por quien fue elegido por los bahienses para hacerse cargo de lo bueno y lo malo. Quien gobierna pide consejos, pero no delega convicciones ni esquiva responsabilidades. Por supuesto, sin olvidar que el final de esta historia no lo escribe un gobernante sino cada uno de nosotros con nuestros comportamientos cotidianos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias