Extorsión: las pruebas que comprometen a cinco policías

18/10/2020 | 07:35 |

La fiscalía pidió que los efectivos de la comisaría Quinta, acusados de exigirle dinero a un odontólogo, vayan a juicio.

Fotos: Archivo LN.

   La denuncia de la víctima y un operativo encubierto, diagramado para atrapar a los sospechosos en flagrancia, resultaron decisivos para la acusación contra 5 expolicías de la comisaría Quinta, imputados de exigirle dinero a un odontólogo bahiense a cambio de no involucrarlo en una causa penal.

   Pero en los últimos 4 meses la fiscalía incorporó otras pruebas que complican la situación procesal de los procesados, entre ellas los chats de un grupo de WhatsApp que compartían y la información que arrojó el análisis de sus teléfonos celulares.

   En los últimos días, el fiscal Mauricio Del Cero, a cargo de la UFIJ Nº 18, de Delitos Complejos, solicitó a la jueza de Garantías Nº 3, Susana Calcinelli, la elevación a juicio oral de la causa en la que se encuentran procesados el subcomisario Nicolás Pérez y los efectivos Daniel Enrique Dupré, Cristian Gabriel García, Matías Guerra y Washington Delgado.

   Todos ellos fueron acusados de extorsión y en el caso de García se le imputó además un hecho por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Sorprendidos

   El pasado 12 de junio, y tras un incidente ocurrido horas antes en una vivienda del barrio Patagonia, durante el cual una joven resultó lesionada, el profesional fue convocado a la seccional del barrio Noroeste, supuestamente para declarar como testigo en las actuaciones y en el marco de una denuncia previa que había asentado en esa dependencia la agredida.

   Sin embargo, según denunció después, en la seccional de Don Bosco al 1800 comenzó a ser increpado y amenazado con involucrarlo en una causa penal.

   Dijo que uno de los policías que tomó parte de la reunión le indicó luego que: "esto se arregla con plata, vos cuánto pensás que vale esto", acordando finalmente la entrega de 2 mil dólares.

   De esa forma pactaron un encuentro en la esquina de Zelarrayán y Perú, donde el damnificado debía presentarse esa noche con la plata.

   El profesional denunció lo ocurrido y desde la fiscalía se montó un operativo encubierto con la participación de efectivos de la Policía Federal, para atrapar a los acusados.

   Fue así que poco después de las 21 fueron arrestados Dupré, García y Guerra.

   El primero de ellos fue sorprendido en la camioneta del denunciante, mientras que a los otros los interceptaron en las inmediaciones, cuando se movilizaban en un Toyota Etios.

   Delgado -según la acusación estaba en el lugar y escapó tras advertir lo ocurrido, abandonado un Volkswagen Polo estacionado sobre Santiago del Estero- y Pérez fueron arrestados algunas horas después.

Teléfonos y grupo

   Para la fiscalía, el relato de la víctima se respalda con el análisis de los teléfonos celulares secuestrados a los imputados.

   Se destacaron varios mensajes hallados en un grupo de WhatsApp integrado por los imputados, denominado “Investigaciones GTO 5”.

   Allí se hallaron, entre otros, intercambios realizados el día previo al arresto, cuando 3 de los imputados se presentaron en la casa del odontólogo, a los fines que su amiga firmara una declaración correspondiente a la denuncia que había hecho anteriormente en la dependencia.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Por otra parte, horas antes del encuentro para la entrega del dinero, el subcomisario Pérez compartió en el grupo una captura de pantalla con la cotización diaria del dólar.

   En tanto, poco después de las 21, y tras recibir la confirmación por parte de la víctima de que estaba dirigiéndose al sitio convenido, García escribió “está yendo el loco”.

   También se encontraron mensajes en los cuales transcriben la patente de uno de los vehículos correspondientes a los efectivos de la Policía Federal, dando cuenta de que habrían advertido algún movimiento extraño.

En el sector

   El fiscal consideró que Pérez circuló también por esa zona, ya que de acuerdo a la investigación envió un mensaje señalando “está en la esquina luces prendidas, vidrio bajo del conductor.. mano izquierda", lo que, de acuerdo a la imputación, coincidía con la posición del rodado de la víctima.

   En ese sentido, indicó que pocos minutos después, y tras recibir una llamada de Delgado, escribió “las llaves de la ofi me las olvide ahí", en un intento, de acuerdo a la visión de la fiscalía, de disimular el contexto del mensaje anterior.

   También se consigna una imagen de la cámara del Centro Único de Monitoreo ubicada en la zona de Zelarrayán al 700, donde se advirtió el paso de un auto similar al del jefe policial, aunque no se pudo identificar la patente del mismo.

   Respecto de Delgado, el registro de las antenas en las que impactaron las comunicaciones de su celular lo ubican, entre las 21 y las 23, en inmediaciones al lugar del hecho.

   De la misma forma, se advirtió un llamado realizado, dos minutos antes de las 22, al teléfono de Pérez, presuntamente para comunicar lo ocurrido a partir de la aparición de la Federal y el arresto de sus compañeros.

   En definitiva, para la acusación los policías “conformaron una unidad de actuaciones” con la intención de “coaccionar y amedrentar a la víctima para obligarlo a entregar el dinero exigido”.

   También indicó que deben ser considerados como coautores del delito, ya que  existió un reparto funcional de roles en las distintas etapas del hecho.

Uno solo declaró

   Matías Guerra fue el único de los cinco imputados que aceptó declarar ante el fiscal Mauricio Del Cero.

   Sostuvo que el día del hecho la víctima estuvo en la comisaría y también ubicó ahí a los demás acusados, mencionando que él se retiró de la oficina en la que se reunieron con el damnificado.

   Dijo que no sabía nada y que solo recibió la orden de Pérez de ir, con García, Dupré y Delgado, a buscar información de la víctima a Perú y Zelarrayán.

   Todos los procesados están en libertad y, si la justicia de Garantías avala el pedido de elevación a juicio, llegarán en esa condición al debate.

   En el pedido de elevación a juicio el fiscal Del Cero insistió con la imputación del delito de extorsión, considerando que el hecho resultó consumado. El juzgado, al momento de excarcelar a los detenidos, calificó al caso como una tentativa.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias