¿Cómo alcanzar una meta?

19/1/2020 | 06:30 |

-

Por
Guillermina Rizzo

   ¡2020! Un nuevo año ya está “en marcha” y tenemos la sensación de que en “un cerrar y abrir de ojos” ya transcurrió la primera quincena de enero.

   Algunas personas tal vez gozan de sus vacaciones, otras ya han retornado al trabajo, les aseguro que unos cuantos “están viendo” dónde se reubican tras los cambios de gabinetes de gobiernos municipales, provinciales y nacionales, y otros, con mucha angustia, buscan hasta en lugares impensados un puesto de trabajo.

   Lo cierto es que un nuevo año ya comenzó y seguramente muchos dicen “esta vez sí”, este año voy a lograr “ese” objetivo. Este es el tiempo en el que advertimos conductas de cambio radical, ya que junto al primer mes del año es habitual lanzarse a la tarea de modificar hábitos, comportamientos y hasta espacios.

   ¿Estás dentro del grupo de personas que ante un nuevo año se propone alcanzar metas? ¿Sos de los que fallan una y otra vez en el logro de los objetivos? ¿Qué impide cumplir con aquello que nos proponemos?

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   La lista podría ser muy extensa, aunque generalmente se reiteran propósitos tales como: dejar de fumar, empezar la dieta, hacer actividad física, compartir más tiempo con la familia, “cortar” con las tareas laborales en el horario estipulado, dormir más, apagar el celular, acomodar cajones, empezar terapia… tantos propósitos como personas hay en el mundo.

   A simple vista parecieran metas “alcanzables” y hasta en el corto plazo, sin embargo dejar de fumar es muy difícil para quien tiene años de dependencia, comer saludable es complejo para quien disfruta de la comida, y disponer de tiempo para la familia o el descanso es una quimera para quien no sabe delegar tareas y responsabilidades.

   Al cabo de un tiempo advertimos que caímos en un círculo vicioso, los objetivos parecieran lejanos e inalcanzables y estamos repitiendo las mismas conductas que deseábamos modificar. En medio de la frustración y la amargura comenzamos una “batalla” de ideas y pensamientos que van desde abandonar todo aquello que nos habíamos propuesto o volver a intentar.

   Estoy convencida, tal como dice Anthony de Mello, que todo camino empieza con un pequeño paso, por eso desde la Psicología la mirada se dirige a revisar los objetivos, analizar si son realistas, si devienen en bienestar y no desistir.

  Está comprobado que es dificultoso sostener en el tiempo un “cambio drástico”; desear “algo imposible”, pretender que nuestra vida o nuestra rutina sea distinta en 24 horas es absurdo. Según psicólogos, el concepto “moldeamiento”, se refiere a agregar conductas de a poco, pequeños cambios, tal vez imperceptibles pero que nos acercan a la meta; las acciones que a simple vista parecieran lentas e insignificantes, son las que progresivamente dan resultado.

   Habrá días en que amaneceremos con una dosis de motivación y saldremos a “conquistar los cambios”, habrá otros en los que la desmotivación nos aceche y nos gane el deseo de abandonarlo todo, ser disciplinado, tener un método propio o ajeno, será el escalón que nos permita una pausa para poder luego continuar la marcha hacia nuestros objetivos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias