Emergencia alimentaria: vetar o no vetar

10/9/2019 | 14:11 |

La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva. en Casa Rosada.

Archivo La Nueva.

Por
Eugenio Paillet

   El proyecto de ley de Emergencia Alimentaria que se dispone a tratar toda la oposición en el Congreso terminó por convertirse más temprano que tarde en una disputa de campaña entre el Gobierno y el peronismo, impulsor central de la iniciativa. Y abrió, impensadamente para algunos pero de modo previsible para otros en medio de las rispideces de la carrera hacia las elecciones del 27 de octubre, un debate sobre si el Poder Ejecutivo debería vetar esa norma en caso de resultar sancionada por ambas cámaras del Parlamento.

   Vetar o no vetar ha pasado a ser, además, un punto de discordia hasta entre los propios integrantes del Gobierno de Mauricio Macri, aquellos que en especial desde la catástrofe electoral del 11 de agosto se autodefinen como "halcones" o "palomas" a la hora de cómo pararse frente a este nuevo desafío que les propone la oposición, en especial los bloques del Frente de Todos.

   Para el ala dura que se referencia en la Jefatura de Gabinete, la ley de Emergencia Alimentaria no es más que otra "chicana" del sector más cristinista del Frente que encabeza el candidato presidencial Alberto Fernández para hacerle pagar a Macri, en plena campaña hacia la primera vuelta de octubre, el costo político de un eventual veto.

   Los sectores blandos del gabinete coinciden con sus colegas del ala dura en cuanto a las ulteriores intenciones de la oposición y en especial del peronismo en medio de los fragores de la campaña, pero con números en la mano descreen por completo que la ley que impulsa el Frente de Todos pueda ver la luz.

   "No vamos a caer en esa trampa que nos quieren tender, no habrá veto o no veto porque la ley directamente no va a salir", desafían en despachos de la Jefatura de Gabinete. Más moderados, otros funcionarios sostienen que en el caso altamente improbable de que salga la ley, el Gobierno también tiene la facultad de no reglamentarla. Es decir "cajonearla" en la jerga parlamentaria.

   En el Gobierno en general y en los análisis del gabinete en particular, en especial el que tuvo lugar durante la reunión de ayer de Mauricio Macri con sus ministros y secretarios en el Salón de los Científicos, están convencidos que la oposición no tendrá el número suficiente para sancionar la ley que ratificaría la vigencia de la Emergencia Alimentaria en el país que fue puesta en vigencia por decreto en 2002, durante la gestión del presidente interino Eduardo Duhalde.

   "No tienen el número y ellos lo saben, para tratar el proyecto el jueves sobre tablas como plantean se necesitan los dos tercios de ambas cámaras", sostuvo una fuente del Ministerio del Interior. En la Casa Rosada aclaran que si bien el oficialismo no se negaría al debate previo en comisión que el Frente de Todos se propone llevar adelante mañana, obviamente los bloques de Cambiemos tanto en Diputados como en el Senado no se prestarán a la formación de ese quórum especial.

   La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, junto al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, ya le anticiparon el lunes a los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, que el Gobierno no dispondrá la Emergencia Alimentaria mediante otro decreto, que era lo que fueron a plantear los dirigentes de la central obrera en consonancia con los reclamos callejeros de otros grupos sociales y piqueteros.

   El argumento oficial para rechazar la ley que propone sancionar la oposición en el Congreso o el dictado de otro decreto similar al de 2002 es que el Gobierno "ya cumple largamente" con los compromisos vinculados a la ayuda a los sectores más carenciados, además de otras medidas que se han tomado como las anunciadas tras las PASO del 11 de agosto y el análisis de un bono extra para trabajadores registrados, en principio de $ 5.000, que se anunciaría a fines de esta semana o la venidera, cuando se conozca el dato de la inflación que dará a conocer el INDEC, que se ubicaría por encima del 4 % según los análisis oficiales y privados que se conocen hasta ahora.

   "Si quieren la ley de emergencia, que implica un aumento del 50 % de todas las partidas del prepuesto para ayuda social, que es el más alto de la historia, que primero digan de donde van a salir los recursos", completó el rechazo otro funcionario. "Es raro que el candidato del Frente de Todos no haya dicho nada sobre esto", devuelven la chicana en el primer piso de Balcarce 50.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias