Triunfó en la Clase B

Guido Botelli: “En cualquier cosa que vayas a correr, ganar es algo muy importante”

7/7/2019 | 09:40 |

El piloto bahiense de 26 años acentuó su crecimiento conductivo en el último tiempo, algo que quedó en evidencia en la tercera fecha del Campeonato Invernal de Midget 2019.

Fotos: Emmanuel Briane y Archivo- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa de hoy)

   A los golpes. El método que, inevitablemente, debió emplear el bahiense Guido Botelli (26) para trazar la curva ascendente en el arduo y complejo proceso de aprendizaje del Midget.

   Hace poco más de un año, el pupilo de Omar Servando Villar, su mentor y preparador, cumplía el sueño de muchos, desembarcando en la popular y convocante categoría zonal; aunque no con el éxito deseado.

   Al “Pity”, como lo conocen en el seno familiar, quien tuvo su bautismo triunfal en la tercera fecha invernal de la Clase B, podríamos denominarlo velocista nato, algo que se puso de manifiesto en su primera escena al volante, donde dio sobradas muestras de su capacidad para tratar el acelerador.

   Sin embargo, en esto del Midget, no todo es pedal a fondo. Y ello fue algo que Botelli, también piloto de la Asociación Bahiense de Karting, debió comprender y asimilar obligadamente, tras recibir una sanción de dos fechas que lo privó de formar parte del último Estival desde el vamos...

   “Tenía mucha amargura, creo que fue ahí cuando hice el click. Después cometí un par de errores más, pero que te pase eso de movida, en las primeras fechas, fue algo feo; más aún, perderse el arranque de un verano, que para un piloto debutante es de lo más lindo. Eso me dolió mucho”, reconoció Guido, sobre el correctivo recibido al cierre del Invernal 2018.

   Apelando nuevamente al léxico boxístico, Guido estaba contra las cuerdas. La dolorosa sanción de Federación, lo obligó a poner la mente en remojo...

   “Nos golpeamos mucho en las primeras carreras, y esas cosas te hacen asentar mucho el pensamiento. El trabajar en demasía y no tener resultados, también te obliga a replantear las cosas y pensar de otra forma. Después, con el paso del tiempo, nos fuimos soltando y pudimos empezar a disfrutar lo bien que anda el auto”, enfatizó.

   —¿Pudo tener que ver todo eso con la ansiedad y el querer demostrar?

   —Sí. Básicamente, por querer conseguir resultados de movida. Eso me hacía no pensar y acelerar a fondo todas las vueltas, que muchas veces no sirve. La mayoría de las veces pisaba a fondo y ni sabía por donde iba, ni pensaba lo que tenía que hacer.

   “En el debut, me acuerdo que no anduve tan mal. Después, en carrera y con otros pilotos al lado, se me hizo más complicado. Es ahí donde tenés que pulirte manejando. El salto importante se dio cuando pude largar en primera fila y pelear con cuatro autos en vez de con ocho”, admitió.

   —En ese sentido, ¿cuánto ayudo la experiencia de Omar Villar?

   —Fundamental. Omar es una persona que te acompaña siempre, a cada momento. Por más que traigas el auto en una bolsa al taller, nunca jamás te reprocha o dice algo que te haga sentir mal. Por el contrario, siempre trabaja para mejorar, y sus consejos tranquilizan y sirven mucho. Es una persona que transmite mucha calma.

   —Hablemos del triunfo conseguido en la última. ¿Por qué creés que se dio?

   —La victoria se dio por estar tranquilo y hacer bien las cosas. Reconozco que tuve un poco de suerte, porque creo que no era para mí. Pero las carreras son así y hay que correrlas. Soy consciente que hay que ir a correr siempre de esa forma. La final la disputé pensando en llegar, y así fue que me encontré con eso. Lo dije en alguna nota, quería experiencia y me terminé llevando todo.

   —En tu caso, ¿cuánto vale una victoria de invierno?

   —En cualquier cosa que vayas a correr, ganar es algo muy importante. Uno siempre busca eso, por más que no lo piense como objetivo claro. Llegó demasiado pronto, eso sí. Pensaba que me iba a costar mucho más. Creo que gracias a esto, voy a afrontar las carreras aún más tranquilo. Me saqué un peso de encima.

“Tiene futuro”

   Palabra autorizada si la habrá, la del ex piloto, devenido en preparador, Omar Servando Villar, encargado de poner en pista la prolija y veloz unidad que tripula el último ganador de la Clase B.

   “Guido se tranquilizó mucho arriba del auto, y eso incide mucho en esto. Siguió los consejos de todos los que estamos acá, que hemos corrido y que hace rato que estamos en esto”, apuntó Villar.

   “Empezó mal, pero fue agarrando viaje. Se dio cuenta como era bastante rápido, y gracias a dios anda muy prolijo y muy bien” cerró Omar, ganador de 7 finales veraniegas.

   —¿Se parece a vos arriba del auto?

   —No. A mi me pasaba que quería ganar de cualquier manera y así terminaba.

“Vi reflejado lo que hacemos en el karting”

   Estilo. “Con una pista pelada y engomada como la de la fecha pasada, girar pegado a la cuerda y tratando de no trabar el auto, que es algo que acostumbramos a hacer en el karting, ayuda mucho a llevar prolijo el auto”, contó Botelli.

   Semejanza. “Por ahí el estilo de manejo nada que ver, pero te da la pauta de tirar el auto y tratar de ser rápido de costado. Viendo el video de la final, vi reflejado lo que hacemos en el karting”, agregó Guido.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias