Mundo Gremial

Misión cumplida: la Colonia de Verano y la Inclusiva de la AEC tuvo su cierre soñado

12/3/2019 | 08:17 |

Unos 800 niños, contando a los 30 con capacidades diferentes, disfrutaron de una fiesta de cierre cargada de entusiasmo. "El rey momo se prendió fuego y emocionó a todos", dijo Walter Mele, el coordinador. 

Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com 

   Para la Asociación Empleados de Comercio no hay misiones imposibles. Otra temporada más de la Colonia de Verano, con el éxito que la caracteriza, y el grupo de trabajo que volvió a exteriorizar su pasión, amor y valentía para cobijar a tantos chicos.

    La cabeza visible es el coordinador Walter Mele, quien cumplió diez años consecutivos en un trabajo que le demanda denodados esfuerzos, además de una responsabilidad suprema para no dejar nada librado al azar.

   "Todo es posible cuando estás rodeado de gente capacitada. Los profesores, guardavidas, enfermeros y quienes cuidan el predio se esmeran para que todo salga bien. Y así uno se siente respaldado. Igual recién después de 2 meses te puedo decir que me empecé a relajar (risas)", dijo Mele, quien vivió múltiples experiencias en los 10 años al frente de la Colonia, pero también siente satisfacción por el incesante incremento de chicos que año tras año le dan vida.

   "En los inicios había menos chicos y menos profes. Mi misión era cuidarlos y que se diviertan. Por entonces estaba detrás de todo, hasta el más mínimo detalle. Con los años prioricé el cuidado y le pasé la posta a los profes para que los hagan divertir, arrancarles sonrisas...", detalló.

   --Esa es la parte más linda.

   --Los chicos tienen entre 4 y 12 años. Es una etapa maravillosa para vivirla con felicidad, disfrutando de todo. Pero no se puede obviar que empezamos el verano con 670 chicos y luego se sumaron más y se llegó a los 800 en febrero. Ahí sí que tenés que tener los ojos como dos faros; tus ojos son los ojos de todos los profesores.

   --Un mínimo descuido puede llevar a un lamento.

   --Uff..., ni pensarlo. En los noticieros hablaban de casos en La Plata y Mar del Plata, donde un par de segundos fueron fatales. Gracias a Dios acá nunca nos pasó, pero un descuido puede ser letal.

   "El bocho te carbura a la noche, cuando estás en tu casa, porque con la adrenalina del trabajo ni siquiera lo contemplás. La responsabilidad es grandísima. Y lo traslado a un ejemplo muy sencillo. Te vas de vacaciones con tu familia y tu hijo o hija invitó a un amiguito o amiguita; o se prende un sobrino. Yo pregunto: ¿a quién cuidás más?  Y trasladalo esa responsabilidad a la cantidad de chicos que vienen acá. Los padres me aman, pero si llega a pasar algo, aún cuando no se trate de una equivocación nuestra, me van a caer con toda la bronca".

   --¿Cómo se distribuye la tarea cuando tenés chicos con edades tan variadas?

   --Por suerte contamos con un predio grandísimo, donde cada profesor con su grupo tiene espacio para desarrollar la tarea diagramada para ese día, siempre y cuando el clima acompañe.

   "Los chicos de 4 y 5 años estaban a disposición de una maestra jardinera. Para chicos de esa edad se trabaja diferente, como si fuera otra Colonia aparte con otros juegos, otros tiempos y otra pileta. También disponen del Salón Evita, repleto de juegos con carruseles. Hasta los días no favorables son muy beneficiosos para los más chiquitos", aseveró.

   "Los de 6 a 8 están más adaptados a la Colonia. Conocen los detalles, las normas. Y los más grandes tienen el comando de operaciones (risas). Saben todos los movimientos, incorporan a los nuevos con mucha facilidad y adquieren un ritmo mucho más específico para realizar muchas actividades al aire libre".

   --¿Cómo es la adaptación para los chicos nuevos que se van incorporando con el correr de los días?

   --Muy sencilla. Al segundo día de estar en la Colonia ya saben cuáles son los movimientos. El malón te va llevando en la dirección correcta. Van aprendiendo cómo se tienen que desempeñar, cuáles son las reglas.

   --¿Con los profesores pasa lo mismo?

   --Sí. La adaptación es muy simple a partir del compromiso que se genera. Este año hubo una mención especial para mi hijo (Lucas), quien se cargó la Colonia al hombro.  Estamos hablando de un grupo de profesionales que ronda las 35 personas, donde cada uno va diagramando las actividades a realizar al día siguiente.

   --¿El cronograma de trabajo es específico o se amolda a las circunstancias?

   --Se tiene que amoldar porque no es lo mismo un día de lluvia a otro de 35 grados. Con más de 700 chicos no puedo hacer un cronograma; de ahí la libertad de trabajo de cada uno de los profesores adoptando la modalidad que crean más conveniente según las condiciones climáticas.

   "Sí existen determinados espacios para aprovechar integralmente. Se puede suplir un día de pileta por juegos de toda índole en espacios abiertos o en los salones del predio.

   "Cada profesor dispone, junto a su grupo, de materiales y un salón para desarrollar la creatividad, volcar todo lo que estuvieron programando. Ellos mismos toman la iniciativa, no me tienen que consultar a mí. La idea es variar los juegos y generar cosas nuevas para no aburrir a nadie y que todos se vayan contentos.

   "En los campamentos los grupos de chicos se esmeran para hacer el mejor fogón, el mejor campamento. Juegos sanos y divertidos, sin necesidad de generar una competencia", subrayó.

   --¿En qué consistió la fiesta de clausura?

   --No tomamos el tiempo con mi hijo (Lucas) para armar un muñeco de 15 metros de altura. Una especie de rey momo al que prendimos fuego luego de montar un lindo show.

   "Lo hizo gente especializada que se dedica a realizar arquería con fuego. Estaba toda la gente reunida en el medio del campo, hice apagar las luces y luego de un show de malabarismo con fuego empezaron los arqueros a lanzarle flechas al rey momo", dijo.

   --Imagino el entusiasmo de los chicos.

   --Fue increíble. Iluminé con un reflector y aparecieron flechas de todos lados lanzadas por arqueros disfrazados con trajes negros. 

   "Anterior a eso tuvo lugar un sketch del 'Chavo del ocho' con escenografía y  animación similar al que se puede ver por televisión. Estuvimos practicando un mes, aunque el espectáculo duró 15 minutos y salió bárbaro.

   --¿Cuánto duró el muñeco prendido fuego?

   --Media hora. Lo armé con un alambre mosquitero de acero inoxidable, con todas las ramas envueltas para evitar que el muñeco se desarme enseguida.

   --¿Tu hijo sigue tus pasos?

   --Tiene el mismo entusiasmo, pero es más inteligente (risas). Después de muchos años dejó de ser el hijo del "loco" Mele para transformarse en Lucas.

   "Ahora soy el papá de Lucas. Se ganó un lugar por méritos propios y eso me llena de orgullo".

   --¿Qué te aportó este año la Colonia Inclusiva?

   --La emoción de siempre. Tengo fotos con Mateo, Federico y otros chicos que subieron al escenario a recibir sus premios. 

   "Son chicos con distintas capacidades llenos de amor y alegría. Tomaron parte de todos los ejercicios de recreación y disfrutaron de la pileta a la par del resto. Fueron alrededor de 30", contó.

   "Me costó dos años implementarlo. En la primera temporada a mi cargo se anotaron muy pocos nenes en general; en la segunda creció un poco más, y en la tercera llegó Mateo, que tiene síndrome de down. El es un poco el emblema del grupo, el dueño de la colonia", concluyó Walter Mele.

Cursos de oficios

    Por otra parte, se encuentra a disposición de los interesados la posibilidad de inscribirse, en el denominado secundario con oficio, para cursar la carrera Capacitación en Administración y Comercialización. Es cuatrimestral durante 3 años y los requisitos son tener estudios primarios completos y ser mayor de 18 años.

   En el CENS Nº 453 "Ezequiel Crisol", 19 de Mayo 21. Las clases se iniciarán el venidero lunes 18 de este mes. Informes e inscripción de lunes a jueves de 20 a 23, o martes, miércoles y viernes de 15 a 19 en la sede de calle Rodríguez 60. O bien llamando al teléfono 4560236.

Escuela Polideportiva

   Desde hoy, y por espacio de las próximas semanas de lunes a viernes de 10 a 18, en el SUM de la AEC (Rodríguez 60), estarán abiertas las inscripciones para participar de la Escuela Polideportiva Inclusiva Gremial.

   Son requisitos asistir con carnet de afiliado, recibo de sueldo, apto médico, fotocopia de DNI del padre/madre/tutor/niño/a. Las actividades son Gimnasia deportiva, Fútbol (predio), Básquetbol, básquet y fútbol femenino, Fustal (mixto), Hockey (predio), Baile, Hándbol, Baby fútbol, Baby básquet, Baby Dance y  Espacio Polideportivo para Adolescentes, para jóvenes de 13 a 15 años.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias