La mejor intérprete de “tormentas”

17/9/2018 | 08:00 |

Por
Ricardo Salas

”Vidal es la dirigente de Cambiemos que mejor entiende el momento que están atravesando los argentinos” resumen entusiastas no pocos legisladores del oficialismo gobernante, tras la nueva escalada del dólar y una inflación galopante.
Dentro de la gobernación creen estar un paso adelante de las turbulencias económicas. Con medidas como el tercer refuerzo de partidas sociales.
Casi todo el arco ministerial y legislativo de Cambiemos amplificó los anuncios de la gobernadora María Eugenia Vidal en materia de políticas sociales que determinaron un nuevo incremento de 500 millones de pesos para los programas sociales, las jubilaciones mínimas y las asignaciones familiares de los empleados públicos.
“La Provincia no deja solos a los que más están sufriendo el aumento de los precios y, sobre todo, de la canasta básica”, sostienen aliados gubernamentales del radicalismo, mientras los “lilitos” de la Coalición Cívica controlan cada movimiento de pinzas. 
La mandamás de Cambiemos dejó abierta la posibilidad de implementar nuevas subas en caso de que hagan falta. Como termómetro del clima social, Vidal decidió hacer recorridas semanales por ciudades del interior bonaerense y visitas casi diarias a municipios del Conurbano. 
El miércoles que viene en Bahía Blanca, según se desprende de la agenda, Vidal realizará una reunión de “gabinete ministerial ampliado” con intendentes y legisladores en medio de una creciente tensión económica, política y social.
Podría decirse que Vidal no sufre el desgaste de la gestión bonaerense pero si las consecuencias del malhumor social y un escenario pesimista respecto a las políticas del Gobierno nacional de Mauricio Macri.
Dentro de este contexto, no pocos apuntan sobre el rol que la UCR tiene en este momento de crisis: “En el radicalismo, la gobernadora va a encontrar a un partido que está consciente de las dificultades que enfrentamos para revertir el ciclo de fracasos acumulados por gobiernos anteriores y que va a luchar a su lado contra aquellos que intentan especular política y económicamente sobre el momento que nos toca atravesar”, aseguran.
En la sede del Ejecutivo de calle 6 reconocen que “se viven tiempos complejos” en la Provincia. Hasta el secretario general de la Gobernación, Fabián Perechodnik, destacó la necesidad de “empujar todos juntos para salir de la Argentina que somos y llegar a la que queremos ser”.
”Nos entregaron una Provincia quebrada, inviable, como consecuencia de décadas de corrupción política. Hoy, hay un equipo que trabaja de verdad por la transparencia y que la política ya no es el espacio donde las mafias pueden esconderse y funcionar con impunidad, como sí lo fue durante la gestión anterior”, concluyen en Cambiemos.
Desde el “Grupo Descartes” que responde a la “judicializada” ex administración naranja de Daniel Scioli responden: “La gente está cansada de excusas. Ya han transcurrido casi tres años de gobierno de Cambiemos y el discurso de la pesada herencia para ocultar la propia incapacidad de resolver los problemas es algo que ya no corre más”.
Los problemas sociales son producto de causas estructurales que vienen de décadas, pero que se han agravado con la crisis cambiaria y sus consecuencias en la economía real de las familias.
Con el indefinido conflicto salarial docente como telón de fondo y para evitar huelgas docentes, el diputado “lilito” Guillermo Castello, cercano a Elisa Carrió, con el aval de legisladores de Cambiemos dijo que evalúan reformas legislativas en educación y se armó revuelo en la granja parlamentaria.
Se analiza declarar la educación primaria como “servicio esencial” con el objetivo de ponerle un coto a los paros docentes en la Provincia. 
“Hablan de considerar el servicio esencial” - a la educación pública- “para cercenar el derecho a huelga pero no a la hora de arreglar las escuelas, tenemos 1000 escuelas cerradas por problemas de infraestructura, es decir, 15 mil pibes que no tienen clases”, indican desde el Frente Renovador que responde al tigrense Sergio Massa. 
“No vamos a avalar que se restrinja el derecho a huelga docente”, aseguran desde un massismo legislativo intentando mostrar un perfil más opositor a Vidal.
“En lugar de avanzar en el camino del diálogo, de imaginar propuestas en conjunto para que los docentes puedan volver a las aulas en condiciones de dignidad y que los alumnos puedan educarse y en muchos casos poder recibir las comidas que necesitan en esta crisis, de arribar a consensos, de convocar también a las fuerzas opositoras, los diputados de Cambiemos echan leña al fuego y exacerban el conflicto impulsando este tipo de propuestas”, subrayan.
Por último, señalan: “pareciera que el Gobierno quiere agravar la situación porque no se puede entender de otra forma que no tengan en cuenta el contexto en el que impulsan esta medida: el secuestro y tortura a una docente en Moreno, escuelas cerradas por falencias en la infraestructura, una docente y un personal auxiliar muertos por la desidia del Estado; y las paritarias docentes lejos de cerrarse por la continua falta de respeto que significa proponer aumentos irrisorios con relación a la inflación”.
 

Una instantánea…falta la película
Desde la sede gubernamental niegan que se busque excluir a los alcaldes de la oposición kirchnerista que piden diálogo: “Para dar respuestas voy a estar, no para la foto”, les contestó públicamente la gobernadora.
Antes, el ministro Santiago López Medrano (Desarrollo Social), su par Joaquín De La Torre (Gobierno), y el subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, se habían reunido con intendentes peronistas del Conurbano para analizar la situación social. 
Desde el inicio de su gestión y aún más con el avance de la crisis económica, Vidal mantiene un buen vínculo con la mayoría de los intendentes PJ del Gran Buenos Aires. A diferencia de Macri, cuya relación con los gobernadores peronistas es más “inestable”. En particular, la mandataria de Cambiemos buscó aceitar el diálogo y la buena vecindad con los intendentes de la 1ra y 3ra sección electoral, a quienes considera "necesarios" para transitar esta compleja etapa. 
No obstante, algunos jefes comunales y legisladores kirchneristas descreen de esa cordialidad y se manifiestan bastante críticos a la gestión Vidal. Además, ensayan un duro diagnóstico y emiten señales de alerta sobre el futuro ajuste que la gobernadora-- alineada y pidiendo la reelección de Macri -- deberá imponer en la Provincia. 
Justamente en las diagonales se espera una reunión que promete repercusiones. El líder sindical Hugo Moyano visitará a los diputados y senadores de Unidad Ciudadana en un nuevo gesto de acercamiento al sector que se referencia en la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Se tratará de un encuentro que el camionero pactó con la jefa de la bancada kirchnerista, Teresa García hace algunas semanas luego del cónclave que reunió a referentes del peronismo bonaerense en Merlo. En orillas del “cristinismo K” hay quienes imaginan a García integrando una fórmula para la Gobernación, y resaltan su desempeño parlamentario así como el alto perfil que adquirió después de denunciar a Vidal por los presuntos “aportes truchos”. La senadora, que tiene entre sus alfiles parlamentarios al bahiense Federico Susbielles, está abocada por estas horas a la elaboración de la estrategia para discutir el Presupuesto bonaerense 2019.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias