Desorden del deseo sexual hipoactivo.

Cuando de pronto ya no tenemos ganas

2/6/2018 | 08:00 |

Por
Elizabeth Schulz

   “¿Antes te encantaba y ahora ni me tocás?” “¿Ya no me querés?” “¿Tenés otra/o?” ¿Tan feo/a me ves?

   Tal vez alguno, o todos, de estos cuestionamientos de cama sean ciertos.

   Pero en muchos otros, la falta de ganas puede ser producto de lo que los especialistas llaman el Desorden del Deseo Sexual Hipoactivo, una de las disfunciones sexuales más frecuentes.

   ¿De qué se trata? De eso. De no tener ganas casi nunca o de haberlas perdido. Les puede pasar a todos, pero es más común en las mujeres.

   Los cambios sociales, las presiones laborales, el nivel de estrés, entre otros factores contribuyen a que la líbido sexual disminuya.
  
   Para algunos investigadores esta disfunción afecta claramente la calidad de vida de quien la padece, porque además del malestar personal, puede ocasionar también problemas en la pareja.

   Pero no hay un nivel normal de deseo sexual, sino que varía según la persona y su realidad biológica, cultural, personal y amorosa anterior.

Disfrutar de las fantasías sexuales es positivo y saludable

   Pero, si de pronto hay una ausencia o disminución de fantasías y deseos de actividad sexual de manera persistente es fundamental la evaluación médica adecuada para descartar que su origen sea orgánico.

   Una vez descartada esta posibilidad con la ayuda de tu médico, entonces podrás comenzar a evaluar otras causas posibles. Las más comunes de encontrar suelen ser psicológicas, pueden estar relacionadas con la pareja, con las presiones laborales, el contexto personal, familiar, etc.

   Si nunca has tenido mucho interés o mucho deseo sexual, el Desorden del Deseo Sexual Hipoactivo puede ser primario; o secundario en el caso de que siempre hayas tenido deseo sexual y ahora no.

   La falta de deseo provoca en algunas mujeres mucha angustia porque no entienden qué es lo que les sucede. Suelen plantearse si se trata de la edad, si se ha entrado en el climaterio y con eso ya su vida sexual ha terminado. 

   Lo cierto es que aquellas mujeres que están transitando el climaterio es muy posible que su deseo sexual decline, pero de ninguna manera tenés que pensar que tu vida sexual llegue a su fin. Antes consultá con tu médico porque puede tratarse con medicación adecuada.

¿Por qué todavía decir orgasmo o masturbación incomoda?

   También es cierto que a veces las relaciones de pareja complejas, los conflictos, las peleas, los celos o en algunos casos la presión o las exigencias sexuales mismas pueden provocar un descenso del deseo. 

   Según The Female Patient y The North American Menopause Society los problemas con la pareja, a veces hasta los más sutiles, pueden causar un gran “enfriamiento” o total declive del deseo sexual.

   Por lo tanto en el caso de que se trate de una causa situacional con relación a la pareja, lo más conveniente será que lo trates con un especialista, ya que siempre van a llegar a una solución que sea conveniente para ambos.

   Los tratamientos para el Desorden del Deseo Sexual Hipoactivo pueden variar según cada caso particular, en algunos pueden centrarse únicamente en el incremento del deseo sexual individual apuntando a resolver conflictos personales. 
   
   En otras situaciones la terapia en pareja puede ser el camino para recuperar el deseo, al resolver las diferencias y los conflictos, al mejorar la comunicación por medio de la educación sexual o las tareas en pareja ayudará a recuperar y estimular el deseo.

   El Desorden del Deseo Sexual Hipoactivo o la falta de deseo tiene solución. Lo importante es que consultes, que no te angusties ni llegues a tener o profundizar conflictos con tu pareja. La sexualidad puede y debe vivirse de manera plena y placentera ¡SIEMPRE!

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias