DE CARA AL DEBATE POR EL HOMICIDIO DE MICAELA

Mónica Cid: “Va a ser el final de todo, pero el comienzo de una gran ausencia”

17/9/2017 | 09:23 | Mónica Cid asegura que espera “una justicia ejemplar” para el imputado por el crimen de su hija Micaela. También dice que prefiere no pensar en cómo será el día después. “Tengo mucha ansiedad y miedo”, afirma la mujer.

El juicio oral y público por el asesinato de la adolescente bahiense se llevará a cabo del 9 al 13 de octubre venidero.

Pablo Andrés Pascual

ppascual@lanueva.com

Mónica Cid carga con su dolor como puede. Se sienta y antes de hablar saca de una bolsa un cuadro con una foto de su hija y la frase “exigimos justicia por Mica”.

No puede ni trata de ocultar la tristeza que la acompaña desde el 29 de mayo del año pasado, cuando le dieron la peor noticia.

La impotencia es muy grande. Admite que el futuro es algo en lo que prefiere no pensar y para lograrlo ocupa sus días trabajando para que no haya otra Micaela Ortega (12), con las campañas y charlas de concientización sobre grooming.

“Si me preguntás qué proyecto tengo de vida, hoy te digo que es del 9 al 13 de octubre. Después tengo un abismo y no puedo pensar más allá. Estoy enfocada en esto y va a ser el final de todo, pero el comienzo de una gran ausencia”.

Durante esos días se llevará adelante juicio oral y público por el crimen de la adolescente bahiense, que estará a cargo del Tribunal en lo Criminal Nº 2 y en el que se juzgará a Jonathan Luna.

“Tengo ansiedad y mucho miedo a todo esto, que es algo desconocido para nosotros. No tengo ninguna duda que está todo muy claro”, sostiene acerca de lo que se viene.

“No espero otra cosa que una justicia ejemplar. Tengo las mejores referencias del tribunal que nos tocó. Esto puede hacer visibilizar que existe la justicia en Bahía”.

En su mente puede imaginar lo que sucederá durante las audiencias del debate, aunque no se anima a pensar en el instante final.

También cuenta que el dolor no da tregua.

“Estamos todos mal. Nos reunimos con Claudio (Ortega, papá de Micaela), porque más allá de que yo soy la encargada de estar al frente de la causa y en todos los detalles, necesitaba comunicarle algunas cosas. Entre el dolor y la angustia hablamos un poco y pudimos pensar juntos, pero es muy difícil. Es revivir todo a cada rato”.

Respecto a la actuación de la policía durante los 35 días que estuvieron buscando a su hija, considera que “subestimaron lo que pasaba en un principio, pero por desconocimiento”.

“Ellos no creían que Micaela había sido captada. Cuando hablaba de eso no tenía idea que estaba hablando de grooming, pero sí sabía que la respuesta estaba ahí. Pensaron que era una nena rebelde, que era una chica que se había peleado con la mamá y que el domingo o lunes volvería”.

“Esa hipótesis la mantuvieron unos días más, porque pensaban que capaz que la mamá hizo demasiado escándalo y la nena volvería cuando todo esté más tranquilo, porque los adolescentes son así. Con cada uno de ellos, que también se tomaron el derecho de opinar, ya lo hablé. Lamentablemente es por desconocimiento o ignorancia que hablaron”, agrega.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Mónica asegura que “desde un primer momento sabía que lo ocurrido era grave, porque conocía a mi hija. Pero al resto, si te dicen que la nena se fue de la casa un sábado, vas a apoyar que se fue de joda y que los adolescentes son así, pero yo siempre me mantuve con lo mismo: que a `Mica´ la habían sacado de casa y engañado”.

Pese a esto, afirma que no está enojada con alguien en particular, “aunque tengo muchos reproches que ya se los hice a cada uno. Estoy enojada con la vida, porque no puedo creer y no voy a entender por qué a nosotros”.

La historia

Mónica dice que tiene claro todo lo que sucedió.

“El fiscal (Rodolfo De Lucia) me decía que muchas veces estas historias no se terminan de saber, porque hay un personaje que no está, en este caso mi hija, y no puede contar su historia, pero yo la tengo casi cerrada”.

“Te la puedo contar desde un primer momento, cuando la vi por las cámaras que caminaba con un desconocido, desde que me doy cuenta que no sabía dónde iba, desde que decido hacer el mismo recorrido de `Mica´ y encontrar algunas cosas, y hoy que Facebook nos dio la apertura del perfil `Rochi de River´, me cierra la historia”.

También reflexiona que resultó fácil engañar a Micaela.

“Esto lo entiendo porque había más de dos mil niñas captadas de la misma manera, cinco casos anteriores y posteriores que se salvaron. Casi puedo ponerme del lado de las nenas cuando leo esas conversaciones, en las que te ponen en un estado de indefensión total”.

Del mismo modo, resalta la tarea llevada adelante por el fiscal que instruyó la causa.

“Rodolfo (De Lucia) consiguió obtener la información de Facebook. Insistió mucho, porque no teníamos una herramienta para llegar a eso. Es una persona que se puso a la par de todos nosotros y es quien me ayuda a terminar la historia”.

También piensa que lo que le tocó padecer “tiene que tener un sentido”.

“Siempre digo que `Mica´ no se pudo morir en vano. Hablar de lo que le pasó a ella y de grooming es lo que voy a seguir haciendo por los hijos de los demás”.

Actualmente colabora con las ONG “Mamá en Línea” y “Argentina Cibersegura”, y forma parte de “Desbandadas”, una banda feminista de tambores, voces y movimientos escénicos callejeros.

“Ellas me dan muchas alas para seguir volando en esta vida”, afirmá sobre las integrantes del último grupo.

Explica que “antes de esto no tenía ni idea de lo que era el grooming. Mi hija nació en la era digital y yo no. Cuando la orientaba y le daba herramientas para cuidarse era decirle `no hables o le abras la puerta a desconocidos´. Antes de que ella estuviera en la calle o cuando yo no estaba por trabajo, para que estuviera dentro de casa y cuidada, le puse internet, le compré la computadora, una tablet y un mejor celular. Yo estaba conectada y ella segura. Pero no le abrí la puerta a un desconocido, se la abrí a dos mil desconocidos que ella tenía. Le abrí toda mi casa”.

“En ese momento te das cuenta que uno es ignorante. A los padres nos sirve para abrir los ojos y a los chicos también. Cuando ellos (por los adolescentes) se enteran lo que pasó con Micaela y borran a un desconocido, es un chico salvado. Ese también es mi objetivo”.

“Después del juicio voy a ir por Chirinos”

Mónica Cid considera que hay más de un responsable por la muerte de su hija.

“Más allá de Jonathan Luna, el responsable de todo esto es Juan Pablo Chirinos. Después del juicio voy a ir por Chirinos”, señala.

La madre de “Mica” se refiere al Juez de Ejecución Penal de General Roca que le había otorgado la libertad condicional al imputado por el crimen de la adolescente.

“Si Jonathan Luna hubiera estado cumpliendo su condena mi hija estaría viva y nada de esto hubiera pasado. Hay dos diputadas de Río Negro que ya empezaron a trabajar (en el juicio político). Ahí empieza mi historia, el calvario”.

Sobre el encuentro que mantuvo con el magistrado dijo que “no sabía qué contestarme, me evadió, me mostró su familia. En este último tiempo sus falencias como juez se van notando cada vez más. Sigue haciendo lo mismo y es un juez que no nos garantiza nada al resto”.

“Le dio el beneficio a Luna, pero no volvió y no lo buscaron. Su tutora no se hizo responsable. Fallaron un montón de organismos”, finalizó.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias