Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Volvieron a negar la libertad a un homicida considerado "demente"

Carlos Lapuchesky, declarado inimputable luego de matar a un taxista, seguirá internado en Melchor Romero.
Fotos: Archivo LN.

   La Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Bahía Blanca rechazó el cese de la medida de seguridad contra Carlos Alberto Lapuchesky, con lo cual el homicida de un taxista en Punta Alta, considerado inimputable poco después del hecho, cometido hace más de 20 años, seguirá internado en la Unidad Penal N° 34 de Melchor Romero.

   Los jueces Pablo Soumoulou y Gustavo Barbieri, de la Sala I, consideraron que el hombre es peligroso para sí y para terceros. De esa manera, coincidieron con la postura del juez de Ejecución Penal, Claudio Brun.

   La defensa oficial de Lapuchesky sostenía que la internación debía ser excepcional y que su defendido no tiene patología mental o psiquiátrica ni recibe tratamiento farmacológico. A su vez, que su familia busca brindarle contención afectiva y material.

   Lapuchesky fue autor del homicidio del taxista Luis Enrique Sender (41), ocurrido el 12 de noviembre de 1995 en Punta Alta.

   De los estudios periciales se pudo determinar que el sujeto deliraba y, avanzada la investigación, se lo declaró inimputable al año siguiente.

   Entre otras conductas llamativas, Lapuchesky -afincado en una pensión de Colón al 300, de la vecina ciudad- se hizo pasar por periodista después del hecho y llegó a “entrevistar” a miembros de la comisaría puntaltense y a vecinos del sector donde se produjo el homicidio.

   En su domicilio se secuestraron ropa con sangre. También se encontraron elementos que pertenecían a Sender.

   El acusado había llegado a Punta Alta para solicitar su incorporación a la Armada, en carácter de voluntario. Sin embargo, no habría superado las exigencias de aptitud física.

   A partir de ello, habría planeado un asalto a Sender, quien, además, se desempeñaba como suboficial instructor en la Base Naval Puerto Belgrano.

   Cuando Lapuchesky atacó a Sender, se trenzaron en lucha y el taxista fue ultimado de unas 20 puñaladas.

   Además de los estudios existentes, los camaristas pidieron informes ampliatorios al Cuerpo Técnico Forense (Servicio Penitenciario Bonaerense) y a la Asesoría Pericial de La Plata.

   De los tres aspectos que deben evaluar para la medida de seguridad: la comisión de un delito, la inimputabilidad y la peligrosidad criminal, los dos primeros ya estaban acreditados.

   Los profesionales determinaron que Lapuchesky es “portador de un proceso psicopatológico de base de larga data, el cual se caracteriza por presentar una ideación delirante, entendiéndose como tal, una creencia que el imputado de autos vivencia con una profunda convicción a pesar de que la evidencia demuestra lo contrario”.

   Entre 2004 y 2005, escapó dos veces del Melchor Romero.

   En la primera oportunidad volvió a demostrar peligrosidad. Fue atrapado en Corrientes, luego de que aparentemente atacara a un policía, a quien encerró en un calabozo y le disparó, sin herirlo.

   Al año siguiente se fugó en marzo y fue recapturado tres meses después en Córdoba.

   Hoy se encuentra en el pabellón 10 (Evangelista) del Neuropsiquiátrico platense y, al menos por ahora, no obtendrá la libertad.