Todos pasan por allí

29/4/2017 | 20:06 |

Por
David Roldán

Que todos los que visitan Florianópolis pasan por el mercado público no sólo es una sensación, sino una realidad.

Desde los interesados en recorrer un lugar por demás emblemático y nacido a fines del siglo XIX, con un estilo colonial que hoy se conserva en un excelente estado hasta los que buscan alguna pieza de pescado extraída de los interminables mares que rodean al territorio brasileño.

O de aquellos que tan sólo pretenden hacer un alto en alguna caminata por el centro de esta plaza turística en permanente crecimiento, deleitándose con un plato ligero de calamares o, simplemente, con una bebida fresca.

Todo está disponible allí, donde quienes están del otro lado del mostrador se desviven para que los ocasionales clientes se retiren con un sonrisa.

En el mercado público se encuentra también una oferta que va más allá de los comestibles.

Y obliga a una caminata lenta, haciendo zig-zag entre la muchedumbre que, tal vez, tiene las mismas intenciones que nosotros.

Ropa diversa, calzado, marroquinería y hasta lanas o bijouterí pueden citarse entre la mercadería que se ve abarrotando cuanto lugar está disponible.

Claro que también mucho más, en una actividad intensa que se extiende desde el lunes y el domingo sólo comprende a las pescaderías.

Por fuera y por dentro, personajes de toda clase en un permanente peregrinar, con un sólo objetivo: vender o comprar.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias