Celebrar Navidad hoy es casi el triple más caro con relación a 2013

Celebrar Navidad hoy es casi el triple más caro con relación a 2013

18/12/2017 | 19:27 |

“La Nueva.” relevó los precios de una completísima canasta con infaltables de estas Fiestas, y detectó su impactante evolución con respecto a los años recientes. Corolarios de una economía que tarda en “desinflarse”.

Celebrar Navidad hoy es casi el triple más caro con relación a 2013

Foto: Rocío Zabalza-La Nueva

     Celebrar hoy la Navidad en Bahía Blanca cuesta casi el triple con respecto a cuatro años atrás y poco más de tres veces y media si se compara con lo que ocurría a diciembre 
de 2012, de acuerdo con un ejercicio realizado por este diario en tres grandes cadenas minoristas con presencia local.
     Así, la suma de los precios promedio de una completísima canasta compuesta por artículos infaltables en las mesas navideñas de las familias de nuestra ciudad arrojó un valor total de 
1561,87 pesos, exactamente 2,72 veces más alto (o un 172,44% más) de lo que costaba hace cuatro años atrás y 3,53 veces (252,79%) con relación a diciembre, pero de 2012.
     En todo este tiempo, y corolario del escenario inflacionario que caracteriza a la economía nacional, las presentaciones de los productos se achicaron, por lo que resultó necesario, a los fines
comparativos, tomar sus valores por kilo y expresarlo en unidades equivalentes.
     A modo de ejemplo, el tradicional pan dulce con frutas de primera marca, que en 2012 y 2013 se exhibía en las góndolas bahienses en paquetes de 700 gramos, hoy se presenta con 200 gramos menos.


     El precio medio del producto por kilo es, a diciembre del corriente, es de 168,32 pesos, equivalentes a $ 118 por unidad para 700 gramos.
     El mismo pan dulce tenía un precio de $ 45,69 en 2013 y de 32,08 en 2012 por 700 gramos de producto, por lo que se incrementó a razón del 158% y 267% respectivamente.
     El mayor aumento acumulado corresponde al infaltable turrón de maní: aumentó a razón del 724% con relación a 2013 y un 957% contra 2012.
    Otro de los alimentos navideños con fuertes incrementos fue el maní confitado por 120 gramos -una presentación que todavía sigue vigente- que se incrementó entre un 275,29% y un 378,26% 
contra 2013 y 2012.
     El jamón cocido por 100 gramos subió en idéntico lapso un 355,26% y un 427,09%, al tiempo que el atún en conserva hizo lo propio, aunque en un 185,16% y un 291,34%.
     El jamón crudo, en tanto, ostentó un alza de precios del 242,16% y del 282,23% respectivamente, siempre con respecto a 2013 y 2012. Cada 100 gramos, el precio promedio no baja de los 75 pesos, siempre que se trate de primerísimas marcas.
     Otro clásico navideño,presente en la previa del brindis, el postre de maní clásico en su envase de 120 gramos, se exhibe a 32 pesos en promedio, un 177,21% y un 272,97% más caros respectivamente.
     Si de brindis se trata, la sidra por 720 centímetros cúbicos se vende en los comercios visitados a 47 pesos. Como en el último mes de 2012 valía 12,45 y 16,95 en el mes doce de 2013, el alza,
acumulada a diciembre de este año, es de 172,12% y 274,56% en forma respectiva.
     En tanto, pese a que todavía no se anunciaron canastas navideñas económicas oficiales, una acción muy ensayada durante los años kirchneristas, las cadenas se adelantaron a lanzar sus propuestas de canastas en la ciudad, que ya se están poniendo a la venta.
     Traen 5 o 6 de estos básicos: en general pan dulce, budín, turrón, postre de maní, maní con chocolate, garrapiñadas y sidra.
     En paralelo y de acuerdo con un relevamiento de características similares realizado en La Plata, armar una mesa navideña con los tradicionales pan dulce, garrapiñadas, maní con chocolate,
sidra, budines, turrones, gaseosas y si se puede el “lujo” de alguna champaña, puede costar para una familia tipo entre 2.000 y 4.000 pesos dependiendo de la mercadería que se elija.

La inflación local 
    Las impactantes alzas de precios tienen su explicación en el escenario inflacionario de los últimos tiempos, que afecta con particular énfasis a los alimentos básicos, y no sólo a los productos navideños.
     A modo de ejemplo, el Indice de Precios al Consumidor que elabora en nuestra ciudad el Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca-Argentina (CREEBBA) arrojó una variación
positiva del 204,75% entre noviembre del corriente e igual mes de 2013, mientras que, entre el undécimo mes de 2017 e igual lapso de 2012, la misma cerró en un 280,25%.
    La comparación se realiza con los meses de noviembre,  ya que el IPC-CREEBBA de diciembre se halla en plena etapa de elaboración.
    En noviembre de este año con relación a diciembre, el indicador registró un incremento del 1,6%, variación levemente inferior a la verificada en el promedio general de precios minoristas de octubre (1,9%).
     En términos interanuales (noviembre de este año contra igual mes de 2016) se evidencia un incremento general del 22,8%, mientras que la inflación acumulada en la ciudad, transcurridos once
meses de 2017, alcanza el 20,5%.
     Alimentos y Bebidas, el capítulo de mayor ponderación, cerró el mes levemente por encima de la inflación general del mes con un aumento del 1,8%. 
     Las alzas más destacadas tuvieron lugar en frutas frescas (6,9%); bebidas sin alcohol (5,4%); azúcar, dulces y cacao (3,3%); alimentos semipreparados  (3,1%); aceites y grasas (2,8%); cereales y derivados (2,2%); leche, productos lácteos y huevos (2,2%); condimentos (1,8%); carnes (1,1%) y bebidas alcohólicas (1,0%).
     Respecto de los precios de la canasta de veinte variedades básicas de alimentos en la ciudad, los ítems que más subieron fueron azúcar (9,5%), papa (8,0%), harina de maíz (5,4%), agua mineral (3,4%), fideos secos (3,3%) y pan (2,3%). 
     En tanto, las bajas fueron lideradas por tomate (-32,1%), pollo (-3,7%), harina común de trigo (-0,8%) y arroz (-0,5%).

Nuevas presiones
    Los aumentos de tarifas de electricidad y gas, y las subas en prepagas y en combustibles, sumados a los habituales incrementos de precios para las fiestas, abren más interrogantes sobre el éxito del combate a la inflación encarado por el gobierno.
     Cargada sobre las espaldas del jefe del BCRA, Federico Sturzenegger, la lucha contra la escalada de precios, un mal endémico en la Argentina, dejó más sinsabores que éxitos en los últimos meses.
      El número uno del Central debió admitir que la inflación del año estará por encima del 17% que se fijó como meta.
     Todo indica que el costo de vida cerrará 2017 en nuestra ciudad por arriba del 22% -diciembre de este año contra igual mes de 2016- , con pronósticos de 2% o más para diciembre-, lo cual impondrá un desafío enorme para las paritarias del año próximo.
     El problema es que las tasas altas que el Central paga para absorber pesos en el mercado, y que ya alcanzan el 28,75%, se traducen en un costo financiero enorme.

 

 

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias